papa_francisco_rafael_zornoza_web_08_03_14.jpg
papa_francisco_rafael_zornoza_web_08_03_14.jpg

Los curas de Cádiz también denuncian que la gestión económica y la transparencia dejan mucho que desear, y califican a Zornoza como una persona ultraconservadora.

Hace unos días leí en este mismo medio una curiosa noticia relacionada con el clero, la carta que un grupo de sacerdotes de nuestra provincia le han hecho llegar al Papa Francisco y al Nuncio Apostólico en España. En el escrito, los indignados curas no dudan en denunciar la buena vida que se pega el obispo de Cádiz. Afirman que Rafael Zornoza -que así es como se llama el obispo- es muy amante de comer y beber bien en restaurantes de lujo, dispone de varios coches, es muy aficionado a viajar a destinos como Roma, Jerusalén, Santiago…; el susodicho prelado habría viajado a Tierra Santa dos veces en tan sólo tres meses, con el coste económico que supone.

Los curas de Cádiz también denuncian que la gestión económica y la transparencia dejan mucho que desear, y califican a Zornoza como una persona ultraconservadora. No hay que olvidar que este mismo obispo ya ha tenido alguna que otra polémica, como cuando denegó a una persona transexual el permiso para ser padrino en un bautizo, alegando, según sus propias palabras, ‘que no poseía el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo’. Es curioso que eso lo diga alguien como Rafael Zornoza, cuyo ejemplo está muy lejos de situarse conforme a la fe cristiana y a su cargo en la diócesis gaditana. Su antecesor en el cargo, Antonio Ceballos, también salió en la prensa por declarar como investigado ante la juez que llevaba el caso de los ERE irregulares en Andalucía.

En fin, que al parecer, los curas que han remitido la carta se han despachado a gusto, y no es para menos, mucho llevarán aguantado, a juzgar por sus epístolas. La hipocresía que carcome a la jerarquía de la Iglesia Católica es totalmente vergonzosa y denunciable. El que esto escribe no cree en Dios y mucho menos en la Iglesia, pero sí en esos curas de base que luchan a diario por sus creencias, por ayudar al prójimo, por cambiar el mundo aportando sus pequeños granos de arena, esos me tendrán siempre al lado, pero los hipócritas, los oportunistas, los ultraconservadores que sólo miran por ellos mismos, no merecen ni el suelo que pisan. Aunque esto no sólo ocurre en la Iglesia, en otros ámbitos también pasa; por ejemplo, hay quienes se autodenominan de izquierdas, o incluso comunistas, simplemente por tener un carnet con el logotipo del partido, porque luego, en la praxis, dejan muchísimo que desear. Nadie está a salvo de ser hipócrita alguna vez, el problema es cuando se asume y esa actitud es continuada e incluso justificada.

Ojalá hubiera en nuestro país más curas obreros, sacerdotes que viven con y para el Pueblo, y no del Pueblo, me da igual si son católicos, protestantes, budistas, musulmanes, etcétera, lo importante es que sean buenas personas, consecuentes y que estén dispuestos a ayudar en la medida de lo posible.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído