El limpia (políticos todo incluido)

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

Orgasmos, orgasmos de poder en el puticlub España. Siento una gran empatía por las prostitutas, encuentro muchas similitudes entre su oficio y lo que yo hago. No sé si es por ello que las frecuento tanto. Quizás influya también que cargo sus servicios al partido. ¿Qué quieren?, soy un político TI, todo incluido. No llevo una pulserita como en esos complejos hoteleros, para eso tengo el carné el partido. España es para nosotros nuestro resort, mire ushté.

Aquella maldita noche tras el éxtasis me quedé dormido. Sabía yo que para permanecer ahí arriba tenía que ser despierto pero me confié. Clareaba la mañana cuando salí del puticlub. Para mi sorpresa el coche oficial no estaba esperándome a pesar de que había indicado a mi chófer que debía hacerlo. Contrariado le llamé desde el teléfono corporativo pero no daba señal de llamada. ¡Qué raro! Tuve que tomar un taxi. Al llegar a la sede de nuestro partido quise pagarle con la tarjeta de crédito oficial, bueno oficiosa, ja, ja, pero esta no funcionaba. ¡Al final tuve que pagar con mi dinero, joder! Bajé del coche y pasé mi credencial por el lector para acceder a mi despacho. Lo intenté varias veces, con el mismo resultado en la pantalla: acceso denegado. No sé, igual puse juntos el móvil con las tarjetas y todo acabó estropeándose. Llamé al portero electrónico insistentemente pero no obtuve respuesta. Era temprano, quizás no había llegado ninguno de los conserjes así que decidí hacer tiempo yendo a desayunar.

Fui al bar de siempre y me pareció notar al camarero distante. Me miraba de forma extraña, como con cara de asco. Desagradecido, con la de propinas que le he dejado. Me senté en mi mesa y cogí el periódico de la casa. Ahí estaba, en primera plana. “Expulsado el tesorero del partido del gobierno imputado por un escándalo de financiación ilegal”. Me quedé estupefacto. No es que no fuera cierto lo que allí se decía, eso era lo de menos. Ya me jodía bastante que hubieran permitido que me imputaran para que encima consintieran que aquello se publicara. Y no teniendo suficiente con ello encima me cesaban los mismos que habían organizado aquellos mecanismos de financiación por todos conocidos. No acababa de terminar de leer el artículo cuando recibí un mensaje en mi otro móvil, el personal, decía: “no te preocupes, sé fuerte”. Cogí el teléfono corporativo y llamé al presidente para pedirle explicaciones. No daba tono de llamada. Estaba claro, me habían cortado el móvil del partido. Respiré hondo procurando serenarme y entonces recordé a aquel viejo limpiabotas que me dijo un día mientras sacaba lustre a mis zapatos: “La vida da muchas vueltas”. Cuánta razón llevaba. Y qué he sido yo sino eso, un limpiabotas del poder sacándole lustre a sus intereses. Es cierto que la vida da muchas vueltas, pero para los que sabemos demasiado nunca las dará en sentido vertical sino horizontal. Nunca estaré abajo, estaré en otro lugar. Tarde o temprano me mostrarán el camino hacia mi puerta giratoria. Y en el peor de los casos a los que somos así, como en la película, siempre nos quedará Suiza.

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído