Fragmento del polémico vídeo de Cs.
Fragmento del polémico vídeo de Cs.

El futuro parece negro para Ciudadanos. La formación naranja, que ha llegado a ser tercera fuerza política en el Congreso de los Diputados se desploma en las encuestas hasta la quinta posición. Es aquí donde empieza el comportamiento errático y nervioso, en especial de Albert Rivera, cumpliendo el patrón conductual de los partidos con demasiados agujeros en el casco como para evitar que entre el agua. Viendo el vídeo de campaña de Ciudadanos en contestación a Pedro Sánchez con las camisetas de Liberales Ibéricos, no puedo evitar acordarme de cuando Rosa Díez subió con su candidato a las andaluzas de 2015 al tranvía de Sevilla con una bayeta diciendo que iban a limpiar la corrupción. Empieza una nueva serie de espectáculos estrafalarios en precampaña para llamar la atención a toda costa.

Al igual que muchos aspectos del discurso y estrategia de Ciudadanos, este vídeo deja mucho que desear. Se coja por dónde se coja, es un error. Para empezar, identificarse públicamente como liberal porque te guste la libertad roza la manipulación. Es muy diferente ser liberal en lo social que liberal en lo económico. Alguien que fuera liberal en lo social no pactaría ni declararía que va a pactar precisamente con quien quiere reducir libertades individuales, lo que nos deja únicamente la parte de querer pagar menos impuestos y recortar servicios públicos favoreciendo al sector privado. En segundo lugar, relacionar en un nacionalismo ciego directamente a la Península Ibérica con España es una falacia lógica de libro, por no decir que es el primer ejemplo que aparece siempre. Pero incluso si tuviera razón y Portugal no existiera ¿quién en su sano juicio querría llamarse liberal ibérico? Es el peor branding de la historia política. Recuerda a restaurante asador y animales en peligro de extinción. Quizás quiere sugerir que dentro de poco ellos también estarán en peligro de extinción.

Hasta aquí el video podría ser pasable y quedar como una anécdota agradable, pero en los últimos 10 segundo rompe el molde cuando la señora onubense hace el chiste comparando el jamón y la mortadela. Precisamente, no ayuda a romper el estereotipo del andaluz gracioso de los chistes. Pero lo peor no es eso, sino las risas falsas, en concreto la de Albert, que parece que se estancó en los cotilleos de cuando tendría 15 años. Se asemeja así a otro estereotipo, pero esta vez al de niño pijo, clasista y cruel. Aun así, también tiene bastantes similitudes a una risa nerviosa sobreactuada, que en el fondo está pidiendo ayuda.

Las elecciones del 28A fueron más importantes de lo que parecen. Ciudadanos se disputaba con el PP el liderazgo de la derecha conservadora, duelo que marcaría quien de los dos desaparecería en un plazo de 10 años. La ley D’Hondt prácticamente obliga a la desaparición de uno de los dos, en mayor medida debido al trasvase de voto útil. Se trata del mismo duelo que vivieron UP y PSOE en 2016, que hará que Unidas Podemos acabe en la situación de Izquierda Unida antes del nacimiento de Podemos. Albert Rivera sabe que el barco se hunde. Mantiene la falsa calma e intenta enmascarar la situación a toda costa con sus excentricidades como dar un mitin en Barcelona, justo después de los altercados, lleno de argumentos facilones que también rozan la demagogia.

Después de todo, no era tan mala idea aceptar la coalición con Pablo Casado y guardarse el orgullo. Ahora el PP les arrebata a sus votantes liberales moderados, Vox a los nacionalistas exacerbados e incluso el PSOE se podría llevar un trozo del pastel, contando con algunos centristas y liberales progresistas. Albert Rivera está acorralado, lo que aumenta las posibilidades de que monte algún espectáculo de héroe patriótico, que seguro que le saldrá mal. Parece que el electorado español está cansado de tonterías y Albert es propenso a los numeritos. Solo le queda por gritar ¡Los niños! ¡¿Es que ya nadie piensa en los niños?!  A veces me da la sensación de que quiere imitar a Tom Cruise pero le sale mal. Más le hubiera valido mantener un perfil bajo y ser consecuente con el sentido de Estado en vez de apropiarse de la parte rancia del nacionalismo español y andar haciendo camisetas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído