Rafa Nadal colabora con los vecinos afectados por el temporal en Baleares.
Rafa Nadal colabora con los vecinos afectados por el temporal en Baleares.

Es curioso como Rafa en un acto altruista y bondadoso se ha remangado las mangas y se ha puesto a achicar agua. Solidarizándose con sus paisanos. Intentando, por todos los medios, que recuperen sus vidas y sus casas. Sí, sus viviendas habituales donde viven y realizan sus rutinas, sueños y descansan con sus familias tras su trabajo. Se me vienen muchas preguntas a la cabeza cuando por televisión lo veo sentenciar bajo el logotipo del banco. Y me planteo: si el banco Sabadell me ofreciese una gran cantidad de dinero por promocionar el individualismo, la meritocracia y de camino, de forma bondadosa, aprovechando mis triunfos deportivos, mi carisma y mi amor a la patria... ¿Haría dicho anuncio publicitario? Evidentemente servidor no reúne ni esas cualidades ni tiene el pastizal que tiene el deportista (merecidamente ganado por su trabajo y esfuerzo) para no ser tentado. Y preveo, por desgracia y por otros condicionantes y motivos, que debido a mí tesitura económica me prostituiría. Una más de otras tantas en la vida, y accedería.

Mi reflexión ante este líder de masas que cuando habla despotrica de los políticos pero que charla más de política, en sus ruedas de prensa, que Castelar, es si tiene la necesidad de ser la imagen de este banco. Vamos que supongo que la suma en cuestión será elevadísima para hablar de las bondades del libre mercado.

Os invito a que vayáis a Google y veáis el número de desahucios que han efectuado los bancos y lo que hacen, por ejemplo, con el IRPH y las clausulas abusivas desde el inicio de la crisis económica y el boom inmobiliario. Ese banco que quiere que pagues más de treinta euros al mes, y así sacar más pasta y destrozar el sistema público, para que tu pensión no sea una mierda. Porque si, fríamente, veis las cifras, observaréis como el banco ha dejado en la calle a más gente que la tormenta perfecta y su caudaloso torrencial ( no voy a hablar de cifras de suicidios por el mal cuerpo que dejan). Creía que tras la foto iba a alquilar treinta excavadoras pero me da que no será el caso. El personaje cala, y ¿sabéis por qué? Porque en cuanto puede se le llena la boca con la palabra España, con su repudia hacía la política, y ese es el discurso más cómodo que podemos tomar ante frustraciones o por no poder culpar a un jefe calamitoso o no poder hacerle frente. En fin, no le quito mérito y sin duda su bondad salida desde su instinto le hizo acudir allí, pero, puestos a ser solidarios con gente que se queda sin casa, podría revisar dónde y quienes las quitan. El día que lo vea diciendo que cambien la legislación o haciendo ( cosa que podría hacer sin problemas por su inmensa fortuna) caso omiso a los anuncios de entidades malvadas diré: ¡ Vamos Rafa! El populismo radical de las redes sociales exige a Pedro Sánchez que tome también una escoba y un cubo. Pero realmente yo a mi médico no quiero verlo limpiando pasillos ( siendo esta actividad laboral imprescindible y debidamente bien remunerada y reconocida), quiero verlo curar enfermedades. El instinto de Nadal es maravilloso pero quizás debería revisar sus contradicciones, de las que nadie estamos ajenos, porque le encanta un micrófono. Lo que pasa es que algunas matan y desalojan a las personas. Sin que él, por supuesto, tenga culpa directamente de nada.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído