Personas paseando por Jerez, un día de niebla.
Personas paseando por Jerez, un día de niebla. MANU GARCÍA

Nada es peor que un listo insistente, que ni culto ni inteligente. Nada peor que un pillo, capaz de decir blanco cuando dices negro y negro cuando dices blanco. Nada peor que quien adula al jefe, el sabiondo de cortijo y el que a todo se adapta. El que pierde una vida para ganar otra que no sabe vivir. El de las bromas terribles, el del despecho constante y el que no se fía de nadie. El garrulo sin compasión. El que ganando diez sólo gasta dos, el que sólo en el trabajo encuentra una afición. El que sólo goza y valora lo que se puede palpar y encuentra en la poesía una acto innecesario. El que ensalza lo vulgar y no entiende de belleza.

Amante del pragmatismo y las rutinas infames de su vida insustancial. Dios te libre de un burro, sabiondo sin moral. Amante del dinero por encima de lo demás. El que no dedica a su alma ninguna opción cultural. Zorro tapado, astuto de matorral. Cenutrio campestre, pueblo de campanario bonito y memoria de caimán. Con las ideas de un tigre y la escopeta de sal. De morcilla fresca, "matagatos" y lo mío antes que na. Cabecita de medievo, mosto del malo y predispuestos a odiar. Capitán de los tontos, miedoso de los demás. A mí no me tima nadie, dice sin rechistar. El que espera en una cola por recibir y no dar. Dios te libre de quien sólo goza con la telera de pan, la sandía más gorda y la perdiz enjaulá. No te cruces, no vayas, ni lo intentes: siempre te van a ganar.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído