Velarde, en una imagen de archivo.
Velarde, en una imagen de archivo.

Por Puño En Alto

Don Tancredo fue un personaje que se hizo muy popular en la primera mitad del siglo XX al ejecutar una suerte taurina conocida por su nombre y que consistía en esperar impávido al toro a la salida del chiquero subido en un pedestal vestido de blanco. Se hizo muy famoso por su valentía hasta que un día el toro se lo llevó por delante acabando con su popularidad.

En política se ha acuñado el término de dontancredismo referido a la actitud de no hacer frente a los problemas y esperar que con ayuda del paso del tiempo los problemas se solucionen solos. Es a Mariano Rajoy a quien más se le reconoce esta actitud, que al igual que el personaje referido, fue víctima de la misma, afortunadamente. Otro ejemplo manifiesto de dontancredismo, para desesperación de sus votantes y militantes, es el que representa el socialista Ángel Gabilondo en la Comunidad Autónoma de Madrid, a quien se le achaca una oposición inane e impasible de la que se beneficia las derechas en el gobierno.

La falta de reacción de lo poco o mucho que queda de la formación política Podemos Andalucía después de haber sufrido lo más parecido a una OPA hostil por buena parte de su militancia y representantes institucionales hasta el punto de quedarse sin representantes parlamentarios en el Parlamento Andaluz, sin concejales en muchas corporaciones locales y, por tanto, sin recursos materiales, económicos y humanos, y siendo prácticamente desalojado de la marca electoral de la que fue fundador junto a IU Andalucía, bien que la podríamos enmarcar en un incomprensible dontancredismo.

Se esperaba que después del impasse o chock que supuso la renuncia y marcha de Teresa Rodríguez, dando un portazo llevándose todo puesto incluso el acta de parlamentaria, la nueva dirección de Podemos Andalucía se pusiera las pilas y de alguna forma diera cuenta de lo acontecido, señalando con nombres y apellidos los artífices de esta maniobra política de la que a buen seguro saldrá perjudicado esa mayoría social que tanto necesita una referencia política inequívoca exenta de eslóganes oportunistas y de un nacionalismo andaluz cuasifolclórico cuya traslación política ha fracasado en cuantas intentonas ha tenido en el pasado. Romper una organización política para montar otra y adueñarse por la puerta de atrás de una marca electoral, aderezándola a modo de distinción con coloridos trajes de faralae, debe tener cumplida respuesta desde lo político cuanto antes, de lo contrario nada ni nadie entenderá lo que pudo significar y significa Podemos Andalucía.

Las acusaciones directas y veladas en lo político y organizativo que está recibiendo Podemos Andalucía, debe tener cumplidas respuestas que vayan más allá de compartir publicaciones de terceros más o menos acertadas de lo todo lo acontecido y sus posibles consecuencias electorales. La cronificación de los problemas desde dentro y fuera de un partido político como consecuencias de una falta de actuación sobre los mismos por la razón que sea, solo puede beneficiar a quienes hacen de la falta de coherencia y lealtad su razón de ser y a la postre a los verdaderos enemigos, que no son otros que los adalides neoliberales.

Si dicha falta de reacción es fruto de un complejo envuelto en una mal entendida responsabilidad, malo; si es debido a una incapacidad organizativa, peor, y si es debido a una estrategia dontancredista, es para bajar la persiana sin más. Aunque el tiempo si da y quita razones, nunca soluciona problemas y de ahí que muchos no entiendan el dontancredismo de la dirección de Podemos Andalucía, ni la actitud timorata de sus militantes en los pueblos y ciudades en el conjunto de la comunidad autónoma.

Situarse en un pedestal, morado en esta ocasión, autoafirmándose tan solo como la resistencia viendo venir las hostias como panes, no es suficiente cuando te han arrebatado y destrozado de la manera más ruin todo lo construido con tanto empeño.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído