img_1988.jpg
img_1988.jpg

Me llamo Dalibor. Y te digo mi nombre porque me has caído bien. Si no..., no te lo diría. ¿Qué por qué? Porque he vivido en Andalucía en los tiempos en los que se podía vivir aunque todavía es un buen sitio para morir.

¿Extrañado? Aquí no decimos nuestros nombres ni hablamos de política. Aquí en Piran sí porque sólo hay ricos y los ricos no luchan las guerras pero más adentro no es bueno hablar. Es peligroso. Nunca se sabe. Aquí es mejor no tener banderas. No sirve de nada tener banderas aquí. Antes me dijiste que vienes de Bosnia... ¿no? No digo más.

¿Que si maté en la guerra? ¡Párate muchacho! No sé a quién ni a cuántos pero si el tanque tenía una estrella roja... ¡Pom! ¡Pom! Más difícil era si te venían andando. Así nadie quería disparar. Nadie.

Pero tuvimos suerte porque aquí, en Eslovenia, fue rápido. Dicen situación geopolítica. Yo digo suerte. Todo es cuestión de suerte. Ella mismo..., cuéntales Anna. Cuenta esa vez en la playa cuando pasaron los aviones. Pero sabían que Europa entraría y no les interesaba.

Y bebe que estás en Piran. Estás en el paraíso. ¿Hasta cuando estás en Piran? ¿Mañana? ¿Te vas mañana? Mañana es ya. ¡Párate muchacho! Entonces no bebas. Nunca bebas con prisa aunque bebe muchacho, bebe. No creas nada de lo que te diga. No creas en nadie que sepa hablar cinco idiomas.

¿Que qué idiomas? ¡Para muchacho! Primero trabajé en La Meca como basurero. En Nueva York , antes de las torres, de escolta. Luego estuve quitando minas en Afganistán por 15 mil euros al mes. Pagaban los de Qatar.

¡No muchacho! No me preguntes porqué. ¡15 mil euros pero sin hacer preguntas! Así que no me hagas preguntas que no te voy a responder.

¿Qué si es difícil? No porque sé hacerlo. ¿Qué si lo es cada vez más? Sí. Ahora tenemos que desactivarlas con internet. Es más fácil ponerlas que quitarlas.

¿20 años? ¡Para chico! ¡Cien! Más de cien años están activas. Ahora quito minas de la primera guerra mundial en la frontera con Italia. Pagan menos pero lo que te estás bebiendo vale 4 Kunas.

Claro que hay en Bosnia. Dices bien. Miles, pero no hay dinero. Cuando haya dinero me llamarán para quitarlas aunque ya seré muy viejo. Ya lo soy. El dinero lo es todo.

¿El amor? Perdón chico..., el amor no es nada. El amor no existe. Tú como español deberías saberlo. ¿Qué por qué? Porque todavía Franco está vivo. Salud amigo.

Sí..., amigo. Mejor hablemos de amor aunque no exista.

Cuéntales Anna... cuéntales cómo nos conocimos. Bueno, di mejor cómo me conociste. Eres tan joven, mi pequeña Anna, que me moriré y nunca te conoceré del todo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído