¿Quién será M. Rajoy? , de JL Ruffo.
¿Quién será M. Rajoy? , de JL Ruffo.

Las más sesudas mentes pensantes de nuestro país llevan años tras este misterio. Algún osado bolivariano, lleno de maldad, lo relacionó con el anterior presidente del gobierno, aunque ayer el Tribunal Supremo puso las cosas en su sitio. Su sentencia es para los populares un canto a la justicia y debe haber una necesaria reparación al golpe de estado socialcomunista que, disfrazado de moción de censura, encumbró a un presidente ilegítimo. Pobre PP, siempre que gobierna hay un contubernio antiespañol, un Frente Popular, que los saca de manera ilícita de la presidencia. Un atentado o una sentencia torticeramente malinterpretada que altera el voto de los españoles para echarlos del gobierno. Estos sí fueron golpes de estado en toda regla y no el alzamiento de 1936.

¿Quién será M. Rajoy? Por muchas vueltas que le den los perroflautas, es imposible saberlo. ¿Qué culpa tiene el PP de beneficiarse de la corrupción? ¿Qué responsabilidad tiene el PP si los condenados pertenecen a su partido? Cualquiera entiende que todos estamos expuestos a la tentación comunista de meter la mano en la caja, la misma en la que cayeron Bárcenas o Sepúlveda. La sentencia de ayer lo deja claro, el PP no sabía nada de nada. El dinero llegó a las arcas del partido porque todos estos sinvergüenzas, a medida que se llevaban la pasta, tenían a bien donar parte a su partido querido sin que nadie, mucho menos Mariano, supiera nada. Por cierto, la que si lo sabía todo era Rosalía Iglesias, la mujer de Bárcenas, condenada a 12 años de prisión. Ella creyó poder librarse de la cárcel como si de una infanta de España se tratase. ¿Qué se ha creído esta tipa? Yo la hubiera metido en prisión solo por el hecho de permitir cantar a su hijo Willy.

¿Quién será M. Rajoy? Lo tengo asumido, moriré sin saberlo. Quizás algún historiador, en el futuro, encuentre la respuesta. Aunque tampoco entonces podremos fiarnos, seguro que los rojos manipularán la historia. Historiadores comunistas y peligrosos como Paul Preston. Demonios con títulos universitarios en historia conseguidos “dios sabe dónde”, no como el máster en Harvard de Pablo Casado. Son los mismos que hoy llaman asesino dictador al Generalísimo, el que trajo la Paz a España. Los que inventan muertos en cunetas mientras olvidan Paracuellos. Los mismos que quieren cambiar el nombre de calles y estadios llevados por el rencor y sin evidencia histórica alguna. ¡Que viva el Carranza! ¿Qué mas da a quien se refiera? ¡Ese sinvergüenza de KIchi! El mismo vago que tiene la cara de cogerse una baja por paternidad. ¿Dónde se ha visto? ¡Un alcalde no puede hacer eso! Menos mal que PP y VOX ponen las cosas en su sitio y quitan placas dedicadas a Largo Caballero o a los versos de Miguel Hernández. 

¿Quién será M. Rajoy? Puede ser mucha gente. Lo que no entiendo es cómo muchos se obsesionan con este misterio y, sin embargo, no tienen ojos para ver que Podemos gobernaba en Chernobyl o que el asesino y machista Pablo Iglesias fue el ideólogo de Hugo Chávez. No tienen vergüenza. Después estos rojos niegan la evidencia como que Madrid está secuestrada por un plan del gobierno. Son aquellos que insultan a una mujer valiente e inteligente como Díaz Ayuso. Estos malnacidos tergiversan los datos y ocultan muertos. Científicos de chichinabo. Menos mal que nos queda Iker Jiménez para contar la verdad y destapar conspiraciones. Desgraciados como ese Pituffo Gruñón traidor, obsesionado con la derecha y que no tiene memoria para recordar los muertos que dejó ETA. 

¿Quién será M. Rajoy? Y qué más da. Malditos rojos ¿Por qué no habláis de los ERE? Lo único que buscáis es el mal para España. Desalmados que atacan a la monarquía, cuando esta institución ha proporcionado a nuestro país a los más insignes e inteligentes jefes de estado que haya visto el mundo. Tendrían que estudiar historia para conocer la grandeza de Fernando VII, Isabel II o Alfonso XIII. Todo les da igual a estos tipos que vilipendian al rey emérito por un “quítame allá esas pajas” o piden que la familia Franco entregue su casa de verano en Meirás, mientras ellos no son capaces de condenar a Pablo Iglesias por su palacio de Galapagar.

¿Quién será M. Rajoy? Y qué más da. Menudeces para mantenernos distraídos mientras ellos aniquilan España junto a sus amigos independentistas y terroristas. Menos mal que la España de bien se revuelve. Saldremos juntos a pitar en nuestros coches, bandera en mano y dispuestos a aleccionar a todo aquel que disienta. Defenderemos nuestra España. Ya lo hicimos antes y volveremos a hacerlo. Una, grande y libre. Debemos unirnos en un grito de libertad, como en el vídeo de Álvarez de Toledo donde 183 valientes defienden nuestras ideas. Intelectuales como Belén Esteban, Ana Rosa Quintana, Hermann Tertsch o Tamara Falcó, ejemplos vivientes de la España que trabaja. Con estos defensores la Casa Real debe estar tranquila.

¡Viva el Rey! ¡Viva España!

Nota: Artículo irónico escrito con comentarios reales que llegan, cada vez con más asiduidad, a mis oídos y que son realizados, no solo por tertulianos, periodistas o políticos sino también por parados, trabajadores explotados y miembros de los Cuerpos de seguridad del Estado. Si en algún momento os ha resultado cómico, seguro que ahora ya no hace tanta gracia. Han vuelto. Temblemos.

Comentarios (1)

Manzanilla Hace 8 días
Buena reflexión final, si. Muy triste ver como los chanquetes aplauden e imitan a los tiburones. ¿Masoquismo, servilismo o ignorancia? Algo estamos haciendo mal. La interpretación de Rajoy de la sentencia es para llevarse tres o cuatro días a base de Fortasec. Ya lo dijo Platón: "los sabios hablan porque tienen algo que decir; los tontos porque tienen que decir algo"
Ahora en portada
Lo más leído