El Alcázar de Jerez en una fotografía de archivo.
El Alcázar de Jerez en una fotografía de archivo.

El Ayuntamiento de Jerez debió pensar que el mundo universitario era otra cosa, no previó la limpieza del recinto en tiempo y forma, y abrió al público el recinto con las acequias, jardines y senderos repletos de detritus procedentes de los experimentos (y las experiencias) allí llevadas a cabo.

Es un hecho que el Alcázar de Jerez está siendo sobre utilizado por el actual gobierno municipal, lo que expone a un posible deterioro extra a uno de los principales monumentos de Jerez. Este cronista no es partidario de que las cosas de valor permanezcan bajo siete llaves —entre otras cosas porque eso al final significa que las disfruten siete… ojo, que es una casualidad que ese sea el número de concejales socialistas— pero las imágenes difundidas por distintos medios digitales, entre ellos lavozelsur.es, dejan a las claras que el pasado fin de semana se tocó fondo. Son imágenes en las que se da a conocer el estado de post botellón (o así) en el que se encontraba el Alcázar después de albergar la denominada Noche Europea de los Investigadores, jornada organizada ni más ni menos que por la UCA y que a partir de ahora queda retratada como la Noche Europea de los Investigadores Guarretes. Vaya tela. Total, que el Ayuntamiento de Jerez debió pensar que el mundo universitario era otra cosa, no previó la limpieza del recinto en tiempo y forma, y abrió al público el recinto con las acequias, jardines y senderos repletos de detritus procedentes de los experimentos (y las experiencias) allí llevadas a cabo. El caso es que decenas de visitantes del Alcázar (incluidos unos novios que pagaron la entrada ‘extra’ por hacerse unas fotos de boda en un ‘marco incomparable’) se llevaron a sus casas una imagen tirando a bochornosa de lo que empíricamente Jerez entiende por la preservación de su patrimonio.

Bien, seguro que ha sido un accidente, una falta de previsión… pero lo cierto es que los viernes y los sábados de los dos meses fuertes de verano el gobierno municipal ha programado/permitido cerca de veinte noches de actuaciones en el interior del Alcázar (Viernes Flamencos, Noches de Bohemia), a las que hay que sumar las catas de las Fiestas de la Vendimia y otras citas colaterales que han ido a la Alameda Vieja, caso de la Fiesta de la Bulería. En definitiva, el actual gobierno municipal ha profundizado en la idea —ya planteada y explorada, ciertamente, por equipos antecesores— de convertir al Alcázar en un auténtico salón multiusos al aire libre, un espacio para disfrutar, pero también para explotar, lo que motivó ya distintas quejas, como la del blog Jerez Patrimonio Destruido o el sotto voce de los propios vecinos de los alrededores, hartos de preguntarse y hoy que toca cada fin de semana a partir del 1 de julio.

Una vez establecido y aceptado que lo del Alcázar fue un accidente hay que preguntarse si lo es también el almacenado, tipo ventorro fuera de temporada, de esas preciosas sillas blancas de plástico que llevan semanas apiladas y en exposición pública en uno los patios del Cabildo Viejo. Vale, otro accidente… ¡Ay, qué vida más accidentada la del patrimonio de Jerez!

Coda: Leí ayer que Alejandro González también hacía referencia en un artículo a lo que hablo en el último párrafo. no me hizo falta ir a comprobarlo: llevo varias semanas durmiendo regular. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído