jucio_pachecopilarpelayo02_copia.jpg
jucio_pachecopilarpelayo02_copia.jpg

Dura lex, sed lex, es eso, un brocardo, como dicen los entendidos —sacado de Wikipedia, claro—, es uno de esos latinajos que te enseñan en las facultades de Derecho y suelen usarse para impresionar. Como todo el mundo sabe, lo que viene a decir es que la ley en nuestro rinconcito, España, eso de la dureza se entiende de otra forma, va por barrios, la Duralex, visto lo visto, no es más, para algunos, que una antigua marca de vajillas de vidrio templado, algunos lo recordaréis porque fue un imprescindible compañero de nuestros Colacao de las meriendas.

Aunque podríamos escoger entre miles de ejemplos, vamos a referirnos a uno cercano, de unos vecinos nuestros. Hace una semana más o menos, una cuadrilla de apandadores —los enemigos del Tío Gilito—, el llamado El turronero, Joaquín Morales —ex Xerez CD— y 17 procesados más se han declarado culpables de habernos robado a los españoles unos diez millones de euros, una chuchería, y no sólo eso, además, también de ser “una fábrica de facturas falsas”, en román paladino, estafadores en estado puro. Y os preguntaréis qué tiene que ver esto con lo de Duralex. Pues veréis, en buena lógica se le pedían ocho años de cárcel y cinco millones de euros de multa, pero al final le han hecho una rebajita, la cosa se ha quedado en 175.000 euros de multa y un año de cárcel.

¿Que cómo es esto? Pues a ver, es que se ha retrasado mucho el juicio —desde 2004—, dilación indebida, le llaman, y claro, los pobres defraudadores no son culpables de que la Justicia haya tardado tanto en desbrozar la maraña de documentos, cuentas, testaferros, contabilidades y facturas falsas y un ejército de intervinientes. ¿Que no entendéis eso?. Pues claro, ¿cómo vais a entender? si sois unos simples que solo tenéis una cuenta, una hipoteca y Hacienda sabe hasta los botones que tenéis abrochados en los calzoncillos, estos son asuntos que no están al alcance de mortales tan poco complicados como vosotros, preguntadles a Bárcenas, Rato o a los Pujol, y a ver si os enteráis de algo, pero, a pesar de lo que parece, esta sí puede ser una sentencia ejemplarizante. ¡Temblando tienen que estar los mangantes que inventan facturas, choricean a Hacienda y hacen eso de contabilidad extracontable o creativa! ¿Que no? ¿Véis lo ignorantes que sois?

Si nos creéis eso, fijaos en la foto de El Turronero entrando en el juzgado, ¿temblando? ¿temeroso? ¡Anda ya!, como un señor, con su abrigo y su bufanda, digno y elegante, sin esposar y ni siquiera escoltado por guardias civiles ni nada, igualito que su amigo —declaraciones suyas— Pedro Pacheco, esposado y escoltado por la benemérita en todas sus salidas a los juzgados. ¿Aviso a navegantes? Y como sois tan simples, seguramente os preguntaréis: ¿Cómo puede ser eso si este señor Turronero según hemos podido averiguar tiene ya tres condenas de cárcel? Está la Lobo, dos años por la Operación Karlos y un año y medio por el de la venta de la estación de autobuses. Duralex en rama. Si a cualquier chorizo de poca monta se le ocurriera robar un móvil después de haber sido condenado por trincar una gallina o una tarjeta de crédito iba a saber bien qué es la Dura-lex. Lo dicho, eso va por barrios. Ya lo dijo el presidente del Tribunal Supremo, la ley está pensada para “robagallinas”.

En nuestra ciudad tenemos un buen ejemplo de la otra cara de la ley, del exceso de dureza. Pilar Sánchez lleva un año en la cárcel y le quedan tres años y medio y Carmen Martínez está condenada a dos años y medio y está a la espera de indulto, que ya veremos. La justicia probó que habían concedido irregularmente una subvención, hasta ahí de acuerdo y por ello merecen una pena, sin duda. Pero también se probó que no hubo beneficio económico personal, que no se llevaron ni un euro, vamos, y además pagaron de su dinero lo que podría haberse perdido, 122.000 euros, que realmente no se perdió. Aquí sí que la Justicia tuvo tiempo suficiente y leyeron el libro de la Dura-lex, además la aplicaron así, a hierro, ¿tuvieron en cuenta que no había delitos anteriores ni enriquecimiento personal ni tenían una banda dedicada a eso de saquear lo público, como otros? No sé, me parece que los tiempos les han jugado una mala pasada, han tenido muchos espectadores necesitados de bajar el pulgar, como aquellos del coliseo, unos porque quieren sangre y otros por justificarse. No sé cómo acabará esto, pero sí sé que esto sí puede ser ejemplarizante para una de las aceras, ¿no creéis? Por contra, los empresarios que se beneficiaron de aquella firma parece que eran unos angelitos y salieron absueltos. ¿Estaban en otra acera? Otro aviso a navegantes.

Pero tampoco se puede generalizar, la Justicia está diligente en muchos sitios, despierta y ágil buscando a los malos y sus tropelías. Fijaos, en un tiempo récord han juzgado a varios peligrosos malhechores que se dedicaban a minar los pilares del Estado de derecho, a poner bombas de relojería disfrazadas de tuits, chistes de mal gusto, o títeres terroristas, y ya antes habían cogido a otra que enseñó las tetas en una capilla, menos mal que estaba ahí esa justicia de la Dura-lex, que si no, puf... ¡Dios sabe lo que nos podría haber pasado! Alguno incluso intentó escaparse por medio de tribunales de Podemos, pero el brazo incansable de Dura-lex siguió insistiendo… y lo condenaron… menos mal, ya podemos dormir tranquilos. Más avisos a navegantes.

P.D. 1: ¿Será la manifestación del día 29 por la mejora de la sanidad pública como en Granada o Huelva? Que la Sanidad en Jerez está hecha unos zorros no lo duda nadie, que la Susana no lo está haciendo bien, creo que tampoco, que yo voy a ir a la manifestación lo tengo claro, pero que salga de la avenida y un domingo por la mañana me da un tufillo raro. ¿Habrá encontrado el PP su elefante blanco? Lo mismo ya estoy viejo y esto es cosa de la famosa transversalidad, ¿que sé yo?, doctores Spiriman tiene la Iglesia.

P.D. 2: ¿Tendremos o no presupuestos en marzo? ¡Cuídate de los idus de marzo! Mamen, que me han contado que hay por ahí algunos movimientos clandestinos, recuerda a Julio César, no vaya a ser que tengas a tus espaldas un Brutus.

P.D. 3: El patio de Podemos en Jerez parece que no sólo se llueve como los demás, sino que diluvia como esta semana pasada en el Levante ibérico, al paso que van no me extrañaría que dentro de dos años pasaran de patio a patinillo.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído