Valentino Rossi, en una imagen de archivo.
Valentino Rossi, en una imagen de archivo.

-Hola, es usted Mamen Sánchez, ¿la signora sindaco de Jerez? La señora alcaldesa, quiero decir…

-Sí, soy la signora alcaldesa, qué bien suena, signora alcaldesa… Mamen Sánchez al aparato, dígame.

-Soy Valentino.

-¿Valentino? No me suena… ¿Trabaja usted en el Zoco de Artesanos? Debo informarle de que el gobierno municipal quiere potenciarlo a partir de septiembre…

-No, no, signora, soy Valentino, la llamo desde Italia…

-Ah, hombre, claro, Valentino, ya, sí, sí…

-Sí, yo quería proponerle algo desde aquí, desde Italia…

-Ay, Valentino, qué bien, una propuesta desde Italia. Ya era hora… hombre soy la alcaldesa de la quinta ciudad de Andalucía, eso tiene su importancia. Mire, yo estoy muy ocupada, que estoy aquí gobernando con siete concejales, seis en realidad, que me han quitado una que se ha ido a Diputación pero…

-¿Diputación es el consiglio provinciale, signora?

-…Que yo, le decía, si hay que ir a Italia a pasar unos días ahora en agosto, pues me sacrifico y voy, claro, que tengo que representar a mi ciudad, pero un fin de semana largo, tres o cuatro días, más no, que se me hace mucho tiempo…

-Signora…

-… Ahora, que si hay que ir a algún sitio chic, a Portofino o a Capri o donde usted tenga su yate, pues claro, ya puestos podría usted dejarme algo de ropa, que tendrá usted el barco lleno de actores y de modelos, señor Valentino, y yo no gano tanto, aunque los de Ganemos sólo me han recortado el sueldo 500 euros…

-¡Signora, no, stop, stop, que yo soy Valentino, el piloto, Valentino Rossi, Il Dottore!

-Hombre, Valentino, ¡haberlo dicho antes! ¡Y yo embalada, ja, ja, con el diseñador!

-Ay, signora…

-Bueno, veo que me quedo sin fin de semana en Portofino…

-No sabría decirle. Mire, signora, yo llamaba porque me ha telefoneado Di María, que está muy preocupado porque dice que el nuevo Ayuntamiento de Jerez no quiere saber nada de ‘Jerez, Capital Mundial del Motor’ y me ha pedido que la llame. Dice que son muchas noches de hotel y muchas comidas y cenas que se van a perder y que la economía de la ciudad no se lo puede permitir. Yo, la verdad, no sé qué le va ni le viene en este asunto a Di María, pero como lo conozco y me ha pedido el favor, pues por eso la llamo…

-¿Y dice usted Di María? ¿Qué Di María?

-Sí, ¿quién va a ser? Ángel, El Fideo, el futbolista que jugó en el Real Madrid. Lo conozco de un par de actos en los que hemos coincidido…

-No sé quién es…

-¿No, signora sindico? Se fue al Manchester United. Ahora está que si ficha o no por el Saint Germain.

-No, no sé, no me gusta el fútbol. Espere… ahora recuerdo que esta semana ha hablado alguien en Jerez de este asunto. Se llama De María, Antonio de María, es el presidente de Horeca. Qué casualidad…

-Sí, la verdad es que es una casualidad…

-Bueno, Valentino, ya veré qué puedo hacer por tu amigo Di María. Da recuerdos en Portofino y en Capri…

-Addio, signora. (Colgando) Creo que en Jerez tiene mi móvil todo el mundo…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído