Diálogos de Alcaldía: Estrellas, meñiques y pulgares

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

marc_marquez.jpg
marc_marquez.jpg

- Mire, Mamen, mira, quiero decir, soy Marc Márquez…

-Hola, ¿podría hablar con la alcaldesa de Jerez?

-Un momento, por favor. Mamen, por la línea uno, un chico joven con acento catalán, pero poco. No sé qué dice de unas motos y unas estrellas, no he entendido bien…

-Sí que se entera esta secretaria, en fin…

-Hola, ¿es usted Mamen Sánchez, la alcaldesa de Jerez?

-Sí, de tú, mejor, dime…

- Mire, Mamen, mira, quiero decir, soy Marc Márquez…

-¡Hola, Marc, qué sorpresa! El año que viene lo mismo me toca a mí darte el Gran Premio. Bueno, a ti o a quien sea porque yo, darlo, lo doy seguro, ya veremos cual… en función de si viene un rey o el otro, los dos o ninguno... Lo único seguro es que yo seré la alcaldesa de Jerez y, en consecuencia, doy premios, que debe molar mucho, le preguntaría a Pilar Sánchez si me hablara con ella…

-Vale, vale… Bueno, no sé si me gusta la palabra ‘vale’, ya sabes quién es Vale en el mundo de las motos y últimamente después de lo de la patada no somos muy amigos precisamente, pero he oído por ahí que tú sí que tienes amistad con él…

-Bueno, es verdad que Valentino me llamó el verano pasado, pero en honor a la verdad tengo que decirte que fue bastante decepcionante. Tuvo que pasar un buen rato de conversación hasta que me di cuenta de que era el piloto y no el diseñador… Me llevé un buen chasco, la verdad, Marc, ya me veía yo cuatro o cinco días de yate y fiestas en alguno de los sitios donde vais los ricos, Portofino, Capri, Positano… pero no, al final todo el verano entre Jerez y Rota. Lo único bonito fue que me llamó todo el rato ‘signora’…

-¿Entonces no sois amigos?

-No, Marc, no…

- Mejor, porque quiero que el Ayuntamiento de Jerez se implique un poco más en quitarle la estrella que luce en su rutilante paseo de la fama después de la patada que me dio…

-Pues de momento la voy a dejar, Marc. Estoy siguiendo este asunto y, total, solo han pedido 2.000 personas que la retire, no es gente, Marc, hazte cargo. Sé que es una decisión difícil pero yo estoy aquí para tomar decisiones…

-Ya, pero…

-Marc, lo que puedes hacer es votar tú y poner a votar a tus amigos, a los mecánicos del equipo, a las azafatas del mundial, a tus clubs de fans, las peñas, los Cherokees… Yo, desde luego, en lo que haya sólo 2.000 votos, que ni siquiera son votantes míos, por cierto, no me muevo. Mira, llámame Poncia Pilatos si quieres, bueno, mejor no, no me lo llames, joder con Poncia, qué nombrecito, pero ni yo puse la estrella ni yo la quito…

-Ah, vale –humm, otra vez esa maldita palabra- usted no era la alcaldesa que la puso…

-No hijo, no, fue María José García-Pelayo, vulgo, la Pelayo. Él y el resto de concejales del PP se marcaron un buen cachondeíto hace unos meses con este tema, venga a poner estrellas, con los pulgares, los pulgarcitos, todo el día para arriba con pilotos famosos y con otra gente que nadie sabía muy bien quien era. Fíjate que hay una estrella a un Pacheco y no es Pedro, el alcalde que hizo el Circuito. Los políticos a veces es que somos la leche… Yo, hijo, ya te digo, no soy de pulgares, ya sabes que yo soy más de meñiques, en mi caso de los pies…

-Ay, es verdad, lo vi por la tele y me mandaron varios memes…

-Pues sí, esa soy yo, ya puestos la Meñiques, no la Pulgares… Oye, por cierto, ¿tú no tienes estrella en Jerez, verdad, Marc?

-Pues no...

-¿Y quieres una?

-Bueno, por qué no…

-Pues mira, los socialistas no tenemos muchas ganas de seguir con esto de las estrellas, pero puedo hacer un esfuerzo y darte una. Eso sí, nada de pulgarcitos para arriba. Incluso haría otro esfuerzo y me pondría de nuevo mis famosas sandalias… Meñiques sí, pulgares no.

-Por mí, vale… Ufff, otra vez esa palabra…

-De todas formas, Marc, la carrera que falta no es en Jerez, ¿no?

-Qué va, es en Valencia, Mamen…

-Ya, ya, creo haber oído algo… es que no sé si lo sabes, Marc, pero yo estoy aquí en Jerez muy liada, que en las elecciones saqué siete concejales pero estoy con seis contándome a mí, que una se me fue a Diputación, que para ti sería como inscribirte en el Mundial y en el último momento correr en Superbikes…

-Sé cómo estás, Mamen, lo sé. En Moto GP no se habla de otra cosa, de tu valentía… ufff, otra vez esa palabra, gobernando Jerez con siete, que son seis… De todas formas creo que Jerez debería actuar contra Valentino, porque Jerez es culpable de parte de lo que ha ocurrido entre él y yo con lo de la patada…

-No entiendo bien qué quieres decir, Marc, explícate…

-Todo el mundo pensó que la patada que me dio fue certera porque a Valentino le gusta mucho el fútbol, de hecho juega, pero no, la telemetría arroja un resultado sorprendente: la patada es técnicamente lo que ustedes en Jerez llaman una pataíta, una pataíta del flamenco, de la bulería, vaya…

-¿Eeeehhh?

-Sí, Mamen, es una pataíta. Fíjate en el quiebro, el giro de la rodilla: pataíta, sin duda. Mira… ¿Cuántos años hace que Valentino corre en el Gran Premio de Jerez? ¿Dieciocho, veinte? ¿No les gusta a ustedes llevar a los pilotos a que vean un espectáculo flamenco y que bailen un poquito, suelten una pataíta? Pues de ahí viene todo, Mamen, de ahí. Lo dice la telemetría…

-[En un tono de voz muy bajo] Uy, qué arte, este Valentino…

-¿Qué, Mamen? No te he oído bien…

-Nada, Marc, si es así ya estudiaremos* quitarle la estrella a Valentino y lo de poner la tuya. Da recuerdos…

 

*Ver Diálogos de Alcaldía de 24 de octubre para saber qué significa ‘estudiar’ cualquier asunto en la política española. Para los más vagos, aquí va un breve resumen: “meterlo en el tercer cajón”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído