Cualquiera lo haría mejor que Fernando Simón... o no

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

Fernando Simón, rodeado de niños en Burundi, en una imagen de archivo. FOTO: MARCO PASCUAL
Fernando Simón, rodeado de niños en Burundi, en una imagen de archivo. FOTO: MARCO PASCUAL

No soy capaz de afirmar con rotundidad, a día de hoy, si el Gobierno lo está haciendo bien, regular o mal durante la crisis del coronavirus. Creo que todavía es pronto para sacar conclusiones —aunque algunos errores saltan a la vista— y que más vale centrar los esfuerzos en caminar hacia la denominada “nueva normalidad”, más bien, “nueva anormalidad”, que en poner palos en las ruedas. Los capitanes a posteriori lo habrían hecho mejor, seguro. Si España tenía 47 millones de entrenadores de fútbol, 47 millones de expertos en política o 47 millones de economistas, ahora también cuenta con 47 millones de epidemiólogos que, desde sus sofás, opinan que todo está mal y que ellos ya lo vieron venir.

Para descargar las iras siempre es bueno tener un cabeza de turco. Si tiene alguna particularidad física que se pueda atacar, mejor. Y si no se puede defender, mejor aún. El elegido en esta ocasión, en mitad de una pandemia sin precedentes y para la que ningún país estaba preparado, es el doctor Fernando Simón. Con su voz ronca, su pelo cano alborotado y un aspecto cada vez más demacrado, comparece cada día para informar sobre la evolución de un virus que ha trastocado nuestras vidas. La continua exposición mediática termina abrasando. Simón debe estar ya achicharrado.

Seguro que el doctor Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias desde 2012 —fue nombrado durante el Gobierno de Mariano Rajoy— ha cometido errores. Seguro que ahora echa la vista atrás unas semanas y piensa que habría comunicado de otra manera sobre el coronavirus, sin restarle importancia a la pandemia que se nos venía encima. Es humano y falla. Y seguirá fallando antes de que podamos decir que hemos mantenido a raya al virus en España.

¿Hay alguien mejor que él para gestionar esta crisis? Sinceramente, no lo sé. Pero alguien con el currículum y la experiencia de Simón merece, al menos, respeto. Habrá tiempo de revisar aciertos y errores. No me puedo imaginar la presión que debe estar soportando, aunque su degradación física paulatina da una pista —hasta ha padecido, y superado, el coronavirus—, ni si le importan las críticas furibundas por parte de esos capitanes a posteriori que lo habrían hecho mejor que él, y que todo el Gobierno, frente a la llegada de una pandemia que está asolando medio mundo. Le he oído decir que no tiene cuenta en Twitter. Mejor que no se la abra… de momento.

En realidad no es que Fernando Simón sea un ignorante o un pésimo gestor de crisis en tiempos de epidemia, porque no lo es. Un profesional que estuvo casi una década recorriendo países africanos, que se especializó en epidemiología en Londres y en París, que también residió en países latinoamericanos, y que ya estuvo al frente de la crisis del ébola en 2014, que está especializado en el estudio de enfermedades como la malaria, el VIH o la tuberculosis, no es un ignorante. Ni mucho menos. Es un profesional que también comete errores. El tiempo dirá si en unos meses habrá que darle la enhorabuena o enseñarle la puerta de salida. Epidemiólogos de sofá, de momento, absténganse.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído