Portada de 'Heroes', de David Bowie.
Portada de 'Heroes', de David Bowie.

Hay dos maneras de enfocar cualquier reportaje relacionado con el coronavirus –ya sea en la vertiente sanitaria, la social o la económica- que resultan especial llamativas por la pobreza de recursos, inteligencia e incluso rigor que denotan, tanto del periodista como de su medio. Se trata de los símiles futbolísticos y, en menor medida, los militares. Ayer, viernes 3 de abril, en un noticiero de A3 se emitió un reportaje en el  que se celebraba el alta de una persona mayor. Hasta ahí, todo normal. El caso es que no se sabe bien porqué, de repente la redactora, que se ve que echa mucho de menos el fútbol, ya sea porque le guste, ya sea porque habitualmente trabaja en la sección de Deportes y anda un poco despistada, metió de golpe cinco o seis símiles futboleros en su narración. Entre que estaba comiendo y la risa que me produjo no me dio tiempo a apuntarlos, pero eran del corte “regateó a la enfermedad”, “el gol de su vida”, “el aplauso de la afición” (por el que suele dar el personal sanitario a las personas que reciben el alta). Un poco más y la reportera pide que le hubieran firmado el respirador las enfermeras…

El uso de términos militares es más compresible, claro, pero tampoco veo bien que se abuse de ellos. Cuántas veces hemos oído “el enemigo ahora es el coronavirus”, “estamos en guerra contra el coronavirus” o “médicos y enfermeras, en primera línea de combate contra la pandemia”. Bien… ya digo que son comprensibles, pero personalmente creo que las referencias militares deberían constreñirse a la marcha en términos generales del “combate contra la pandemia” (ven, es imposible no caer) y no usarse tanto cuando se hace referencia a la situación de los profesiones que todos los días luchan (otra vez) contra la enfermedad. Médicas y enfermeros (vamos a decirlo ahora al revés) no son soldados, ni las UCI ni las salas de urgencias son campos de batalla.

Es cierto que vivimos una situación excepcional, que incluso estamos en estado de alarma y que hasta el Ejército está en la calle echando una mano a la sociedad civil, pero médicas y enfermeros son profesiones de la sanidad que de haber tenido el equipamiento necesario y de haberse tomado las medidas de prevención en tiempo y forma no se habrían visto en la ‘obligación’ de ser héroes más allá de su entrega, dedicación y profesionalidad. Y eso forma parte del ‘quid’ de la cuestión. Muchas veces detrás de la retórica belicista se esconde un disimulado intento de tapar las carencias (o vergüenzas, elijan) que ha evidenciado un Estado (con sus CC.AA.) tanto en la toma de decisiones como en la fortaleza real de su sistema sanitario público, un tema que en un futuro inmediato será objeto, sin duda, de un profundo análisis y debate…

Bien… dicho esto, volvamos al tono ‘ligero’ habitual de este artículo. Y vamos a hacerlo contradiciéndonos: en la tele han decidido poner Heroes, la estupenda canción de David Bowie, para homenajear a nuestros sanitarios y desde aquí estamos a favor, a favor tanto de que se  los homenajee como de la elección de la canción, aunque solo sea por descansar un poco de Resistiré (por cierto, en referencia al tema del Dúo Dinámico ha comenzado a pulular por Whatsapp el mismo ‘meme’ que se usaba hace unos años ante el hartazgo de una canción de Enrique Iglesias, sí, el de la mujer de una película en blanco y negro con pinta de ser de los años 40 que rompe un disco y dice “hasta el coño ya”).

Otra sobre el lenguaje militar: el JEMAD (jefe del Estado Mayor de la Defensa… el militar que más manda, para entendernos rápido) es el primero que suele usar “sin novedad en el frente” durante sus intervenciones públicas. Bueno… es un militar y además ya sé que es una frase hecha –hice la mili- en la rutina castrense, pero todos los días hay novedades, general, llevamos una semana con entre 800 y 900 novedades diarias -‘bajas’ diarias, por usar precisamente la terminología militar- y conviene no olvidarlo.

Vale, pues para finales de abril tenemos un asteroide. ¿Aburridos ya del coronavirus? Tranquilos, que podemos seguir disfrutando de fuertes emociones. Titular, palabra arriba o abajo de varios medios: “Asteroide potencialmente peligroso se acercará a la Tierra el 29 de abril”, “Un enorme asteroide ‘rozará’ la Tierra el 29 de abril”. Pues hala, ya tenemos otra. No sé cómo la calle no está llena de santones subidísimos al grito de “Arrepentíoooossss”…

En su sección favorita, Desinfección y Chuletas, viene hoy un tema de lo que antes eran Ciencias Naturales. Tras el cotidiano lavado continuo de manos, hacia la quinta inmersión aparece en mi palma derecha “los artrópodos se dividen en insectos, arácnidos, miriápodos y crustáceos”, lo que nos lleva a dos conclusiones rápidas: mi ‘Bien’ en esta asignatura, al parecer, fue otro fiasco, y que el insecto más asqueroso y repugnante en el que quieran pensar es primo de los deliciosos langostinos de Sanlúcar. Así es la vida y sus misterios.

Nos despedimos enviando un saludo desde aquí a Turquía: sois muy majos. Otro tema: cuando se cumplen tres semanas de confinamiento (y, por cierto, la humanidad está a punto de concluir la segunda década del siglo XXI) nos gustaría que alguien nos dijera si las mascarillas sirven o no para algo, pero sin prisa, eh, no vaya a ser que tengamos una pandemia y a ver que…

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído