'Imagine', en unas lozas.
'Imagine', en unas lozas.

Cuando los gilipollas de turno se ponen a cantar Imagine es cuando sabes que la cosa se está poniendo realmente mal. Mal del coco. O eso o te quieren meter mano a la cartera (algo que, por ahora, queda para dentro de unos meses). No llevamos una semana confinados y todo el mundo ha soltado ya un auténtico arsenal –eso sí, todo muy en plan solidario— por la redes fecales. No sé qué van a dejar para la cuarta semana –que la habrá, no lo duden— nuestros entretenedores profesionales. Miedo me da, también por ese lado. Total, que así, con más objetividad que insultos, damos comienzo hoy a las Confesiones del jueves 19 (debo reconocer, de manera narcisista, que me gusta dejar el nombre de la sección en Confesiones, me viene a la cabeza la Confesión de un asesino, de Josep Roth, novela que aprovecho para recomendarles: grande y cortita a la vez).

Bien, una vez superada la sección literaria, por no ponernos tristes, creo que ha llegado el momento de comentar todo lo que se ha venido hablando durante la semana por lo que respecta al calendario festivo de Jerez. Cuando se supo que la Semana Santa –al menos sus procesiones— quedaba suspendida (incluso la de Sevilla, sin necesidad de que la OMS respondiera a la bravata de su alcalde: aquí está quedando todo el mundo retratado) me vino a la cabeza que en Jerez habría Magna. Se lo pueden confirmar mis amigos F. M. y A., que lo comenté antes de que cerraran los bares, qué tiempos aquellos. “Ya están tardando en pedir una Magna”, dije, sin ningún género de dudas, aunque es posible que no se me entendieran bien las dos últimas sílabas, precisamente las de la palabra magna, porque en ese preciso instante me llevé una deliciosa aceituna a la boca y es probable que Magna quedara en un sonido tipo “maña” o “magña”, no recuerdo.

Días después surgió la idea entre los prohombres de las cofradías, de acuerdo, pero dos o tres días después. ¿Recuerdan los fieles lectores que en la primera entrega de esta sección, Confesión de un asesino…, perdón, de Confesiones, dije que yo era periodista y no quiromántico? Pues ahora no lo tengo tan claro, no se crean. Como comprenderán no estoy en foros cofrades pero seguro que aprovechando el ocio forzoso del confinamiento hay decenas de opciones de Magna que están circulando por ahí. Dando por hecho la aprobación del señor obispo, so pena de que quiera ser de nuevo El Zamarreao de su rebaño, queda en el aire la composición del cortejo, pero creo que sobre la fecha de tal evento no hay muchas dudas: el primer domingo después de que se anuncie el Día de la Victoria, por supuesto, no habría que dejarlo para más adelante.

Sobre la otra gran fiesta primaveral de Jerez, la Feria del Caballo, hay que estar con nuestra alcaldesa: en 2020 habrá Feria. En fechas hoy parece imposible, junio muy complicado, verano en el Hontoria… así que si se mantiene la idea, todo indica que sería para septiembre. Ojo, que el Ayuntamiento de Sevilla –siempre mirando a Sevilla, joder— quiere estar en Feria los días 25, 26 y 27 de septiembre (último fin de semana), ya que tiene programados festejos taurinos para San Miguel. Por delante, por detrás… (eh, dejémoslo ahí, que parece que estamos hablando de otra cosa). Además está el inicio de curso, hay multitud de fiestas en otras localidades de Cádiz y Sevilla… todo muy complicado, señora alcaldesa, pero… pero justo cuando acabo de entregar este artículo para que se edite me dicen que la propuesta municipal, a día de hoy, es que la Feria sea del 10 al 17 de octubre. Pues hala, rebequita y más fino que cerveza.

Pero no les he referido nada de mi apasionante día… Total, ya se saben la rutina: repaso a los digitales, tareas domésticas, escribir este artículo, cruzar decenas de WhatsApp –por cierto, gran celebración de San José ayer en casa de los Durán, quien hubiera podido estar—, algo de tele (otro por cierto: saludos a mi amigo M., lo del confinamiento es elástico para la tele y para los que mandan, ya lo estamos viendo con el señor Iglesias), aperitivo en la terraza (si lo permite el tiempo), bici y leer, todo ello lavándome continuamente las manos. Ayer, en el quinto lavado, entre la piel ya reseca, apareció algo de Historia del Arte, creí leer “período azul”, “período rosa”, “cubismo”, “nace en Málaga”… Otro notable cuestionable.

Ya… ya he visto que España supera los 1.000 muertos. Esta factura nunca se va a cobrar, pero pasarse, se pasará…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído