yugoslavia.jpg
yugoslavia.jpg

Comparar el conflicto catalán con el yugoslavo es irresponsable. El balcánico, tras la decadencia del comunismo fue presa fácil de la colonización financiera de la UE, más bien de Alemania. Que con la coartada de la supuesta deriva totalitarista comunista, consiguió su objetivo . Eslovenia y Croacia fueron seducidas por el capitalismo y apoyadas para romper un país con cuotas de fraternidad, prosperidad y hermandad muy considerables. En el caso de Croacia, con un pasado bastante fascista y colaboracionista, y en el Esloveno, rindiendo homenaje a los supuestos colaboradores con la Alemania nazi. Por supuesto el pasado de estas dos naciones fueron obviadas cínicamente por la UE haciendo de Tito en Europa un enemigo común, para ricos y pobres, como en la novela de Orwell, para los intereses del capitalismo financiero, ahí el nacionalismo se vio como algo maravilloso. El dinero manda.

Como ejemplo croata de fascistas tenemos a Ante Pavelic que purgó a los Serbios en un genocidio en Croacia y en el esloveno a Tiso, que era sacerdote católico y como presidente de Eslovaquia durante la Segunda Guerra Mundial, entregó en total 60 mil judíos eslovacos a Hitler para que murieran en campos de concentración, pagando una compensación económica al tercer reich por cada judío entregado.

No sería justo meter a todos los habitantes de estos países ex yugoslavos en el saco del nazismo o la derecha fascista, supongo que la idea de la democracia europea y eso del mercado liberal los atrajo tanto como a los millones de europeos que votan a la derecha, y yo metería ya a la socialdemocracia, por desgracia. Como no sería tampoco digno no hacer mención a lo que la "gran" Serbia de Milosevic y sus secuaces Radovan Karadzic y Ratko Mladic perpetraron en Bosnia i Herzegovina y la atrocidad de Srebenica. El sitio de Sarajevo y demás criménes infames.

¿Donde quiero ir a para con todo esto?

Que a pesar de los cuarenta años de dominación fascista en España tras el golpe de estado a una república democrática donde gobernaron partidos de toda índole, aunque el CEDA viera en su elección por el pueblo un medio para llegar a un totalitarismo, palabras del mismo Gil Robles. Creo que tras la transición, sangrienta, exprés y de consenso. Si bien más de un lado que de otro, han pasado cuarenta años, donde la socialdemocracia y el liberalismo han gobernado con Cataluña, poniéndole el culo y concediendo. Haciendo de ésta una privilegiada. Cuarenta años donde sus votos contabilizan más que otros, donde cultura, educación, instituciones y fiscalidad han sido repuestas de una manera magistral y justa.

Desde la entrada de Roma por Cataluña en la península, Carlomagno en contra de Al-Ándalus , la revuelta de campesinos en contra de los nobles y la detención de LLuis Companys, la 2 república o la dictadura existen siglos de diferencia, pero  ningún hecho es  más significativo que otros acontecimientos de nuestra geografía, que si se aferrasen de manera cínica y sibilina a éstos acontecimientos para dar legitimidad a una nación no hubiéramos conseguido nada. Ambas partes deben dialogar, y la DUI y el 155 son harina del mismo costal de gente que no se diferencia demasiado, empiezo ya a pensar, aunque unos vistan camisetas y otros lleven corbatas. Dar una vuelta de tuerca desde la opulencia y la libertad, desde un mundo globalizado, con una deriva más neoliberal y desigual pero que tiende a ser, gracias a la tecnología, más cercano y pragmático, no tienen cabida hojas de ruta para de una forma insolidaria embarcarse en esta fractura social, que renace de nuevo de la indignación de una crisis económica. Donde la gente que se echa a la calle, en masa, tiene sentimientos populistas pero que en la mayoría de los casos carece de un poso ideológico internacionalista para saber de donde les vienen dadas.

Reformando el sistema desde dentro y en la urnas deberíamos recuperar los parlamentos. Y si hace algunos meses era partidario de que casi cualquier cosa se podía votar, ahora rotundamente cambio de postura al afirmar que dar opciones al nacionalismo es una incongruencia que la UE debería dar por descontada. No todo puede ser votado por las urnas, nada que atente en contra de los derechos fundamentales del ser humano puede ser una opción en el sufragio universal, y el nacionalismo lo és, es un cáncer maldito. Para muestra un botón. Las guerras salen de la diferenciación, de la insolidaridad, de la superioridad moral, racial y de creer que al tener un producto interior bruto más elevado podemos inventar que todos lo que no lo tienen no lo han conseguido por vagos o por ser inferiores en como entienden la vida, Obviando incluso temas antropológicos o climáticos. Lo siento, la economía no puede poner en jaque a familias que con un alto grado de confort se embarcan en la banalidad de un pensamiento ocioso y tóxico. Es como si en la pirámide de Maxlow hubiera un escalón más donde se alcanzara el gilipollismo de los que en la cúspide y con las estanterías llenas de libros queremos dar un paso más, pero sin esencia ni sustancia. Y sobre todo insolidario. En definitiva nacionalismo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído