tesla-motors.jpeg
tesla-motors.jpeg

A finales de enero de este año se aprobó por unanimidad en el pleno la propuesta de Ciudadanos Jerez para realizar una declaración institucional solicitando al fabricante de baterías y coches eléctricos norteamericano TESLA que considerase a Jerez de la Frontera como una alternativa para la instalación de su próxima fábrica de automóviles en Europa.

Sin lugar a dudas estamos hablando de la propuesta de futuro más ambiciosa y relevante de las planteadas en el pleno municipal en la presente legislatura y ahora intentaré razonar el por qué de esta rotunda afirmación. España es uno de los países de la Unión Europea e, incluso del mundo, con una mayor implantación de la industria del automóvil, casi todas nuestras principales comunidades autónomas gozan de, al menos, una fábrica de coches, casi todas:

— Cataluña tiene las fábricas de Seat en Martorell y Nissan en la zona franca del Puerto de Barcelona.

— El País Vasco tiene la fábrica Daimler (vehículos industriales) en Vitoria.

— Navarra tiene la fábrica de Volkswagen en Landaben, cerca de Pamplona.

— Galicia tiene la fábrica de Citroen (Grupo PSA) en Balaídos, cerca de Vigo.

— Madrid tiene la fábrica de Peugeot/Citroen (Grupo PSA) en Villaverde y también otra de Iveco/Pegaso.

— Castilla y León tienen fábricas de Renault en Valladolid y Venta de Baños además de otra de Iveco/Pegaso.

— La Comunidad de Valencia tiene Ford en Almusafes.

— Aragón tiene Opel en Figueruelas, cerca de Zaragoza.

¿Y Andalucía? La comunidad autónoma más grande de España, una de las más necesitadas de este tipo de inversiones, no tiene ninguna. Segundo argumento, el impacto que tendría sobre el empleo y el PIB, no sólo en el de Jerez sino en el de toda la provincia, sería sencillamente brutal y positivo. Como ejemplo basta con mencionar que en Galicia el 14% del PIB lo genera su industria automovilística y el 12% de su empleo industrial, y hablamos de toda una comunidad autónoma, no solo de una ciudad o una provincia.

Otro dato, todas estas factorías antes mencionadas tienen unas plantillas que normalmente oscila entre los 3.500 y los 5.000 empleos directos y otros tantos indirectos. Tercer argumento, la implantación de una fábrica como Tesla en el término municipal de Jerez que, no lo olvidemos, es el segundo más grande de Andalucía y sexto más grande de España, supondría una diversificación radical de nuestro modelo productivo, con una actividad altamente tecnificada, y el desarrollo y/o implantación de toda una industria auxiliar que acompaña siempre a estas factorías, por consiguiente, más empleos, nuevos empleos y nuevas profesiones.

Ahora bien, ¿cómo conseguir llamar la atención de un gigante como Tesla Motors?, ¿cómo convencerlos de qué nuestra querida ciudad es la mejor alternativa para su nuevo proyecto europeo? El primer paso ya se ha dado, postularse a través de una declaración institucional y una comunicación al fabricante, pero no podemos ni debemos quedarnos ahí, faltan muchos más. Estamos hablando de un proyecto empresarial de enormes dimensiones por consiguiente debemos tener muy claro que la competencia de otras ciudades, regiones y países va a ser brutal.

En mi humilde opinión lo primero sería conocer cuáles son las necesidades de Tesla, su pliego de condiciones, sus especificaciones para intentar cumplirlas todas y si es posible, excederlas. Por mi experiencia laboral de muchos años en el mundo de la automoción creo que no me equivocaré mucho si aventuro algunas:

— Un terreno con una extensión mínima de medio millón de metros cuadrados, susceptible de ampliaciones progresivas. Ttengamos en cuenta que la mayoría de fábricas de automóviles en España, ya consolidadas, se mueven en el entorno de 1,5 y 3 millones de metros cuadrados de superficie.

— Comunicaciones: no basta con tener terreno, además deberá estar bien comunicado por carretera y, muy importante, con posibilidad de acceso ferroviario. Todas las fábricas de automóviles de España disponen de un apartadero de carga y descarga ferroviaria en su interior y esto es fácil de entender, un camión puede transportar de media diez vehículos, un tren completo transporta 200.

A nuestro favor tenemos unas buenas comunicaciones viarias, un aeropuerto internacional muy próximo a la ciudad, la proximidad de uno de los puerto mercantes más importantes de Europa (Algeciras), una de las ciudades más soleadas de Europa con casi 3.000 horas de sol al año y un enorme término municipal, sin dejar de lado la existencia de un asentamiento norteamericano en la provincia, la base de Rota, que se prevé pueda llegar, con el tema del escudo antimisiles, a albergar de forma estable hasta 10.000 ciudadanos norteamericanos.

Pero esto sería solo el comienzo, la base del proyecto, además deberemos generar un entorno fiscal y laboral amigable y competitivo, no olvidemos que otras ciudades y países también se han ofrecido y es contra ellos con los que competimos y unos mecanismos formativos que nos permitan tener profesionales cualificados para el tipo de tareas que requiere una industria tan avanzada y que está tan alejada del modelo productivo actual de Jerez basado fundamentalmente en la agricultura y el turismo.

Para conseguir todo lo anterior se hace imprescindible asumir este proyecto como un proyecto de toda la ciudad, sin importar colores ni adscripciones políticas, donde estén involucrados y apoyando y colaborando no solo las fuerzas políticas sino todos los agentes sociales, incluidos sindicatos (que además de defender los legítimos derechos de los trabajadores deberán ser también exigentes en el cumplimiento de las obligaciones adquiridas) como los empresarios de la ciudad para aportar su experiencia y saber hacer. El establecimiento de un equipo de trabajo multidisciplinar donde estuvieran presentes profesionales y expertos que puedan aportar su experiencia para desarrollar este proyecto se me antoja determinante.

Por todo lo anterior, parece claro que nos encontramos ante el gran proyecto de Jerez para el futuro porque por encima de que se lograse o no el dificilísimo objetivo de que Tesla Motors construya su factoría europea en Jerez, si fuésemos capaces de trabajar en este proyecto, con rigor, con seriedad, con pasión, con generosidad, estaríamos proyectando una imagen al mundo que, estoy convencido generaría nuevas oportunidades para la ciudad y, si no fuese Tesla, podrían ser otras empresas las que se decidieran a apostar por Jerez. Milito en un partido que ha hecho suya una frase entresacada de un discurso del gran Mohammed Ali (Cassius Clay): “Imposible no es un hecho, es una opinión, imposible no es una declaración, es un reto”. Pues yo os animo a afrontar todos juntos este apasionante reto, vamos a ganar el futuro para Jerez.

Artículo de Javier Álvarez, coordinador de la agrupación de Ciudadanos Jerez.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído