En busca del tiempo perdido

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

Una mujer paseando bajo la lluvia en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.
Una mujer paseando bajo la lluvia en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.

Cada día que pasa sin que un negocio pueda abrir sus puertas al público es un pequeño drama y son esos negocios, los pequeños y los grandes, los que van a sacar de las listas del paro a la escandolosa cifra de personas sin trabajo de esta ciudad.

No recuerdo exactamente la hora, sí que fue el sábado 2 de diciembre y que era tarde, ya había anochecido por completo, hacía frío y la habitual sensación de humedad que penetra hasta los huesos, pero aún así decidí dar un largo paseo en solitario por Jerez con los auriculares puestos, acompañado por la música de John Frusciante y Glen Hansard a los que elegí para poner banda sonora a mis pensamientos, una caminata para respirar, despejarme, estar conmigo mismo, relajarme y reflexionar serenamente sobre algunos problemas y algunas decisiones que debo afrontar en un futuro próximo cuando, de repente, yendo por la avenida de Tío Pepe, topé con una escena que me sorprendió en una ciudad en que apenas se detectaban signos de vida, se trataba de un nuevo negocio, en realidad no tan nuevo, era una peluquería que se traslada desde su actual ubicación a otro emplazamiento más grande y más visible, y encontré una actividad frenética en su interior, varios operarios trabajando a destajo para terminar las obras de acondicionamiento.

Continúe mi paseo y poco metros más adelante, en la misma avenida, otro nuevo negocio, en esta ocasión parece que algo relacionado con el mundo de la coctelería, era también un hervidero de actividad en aquella fría y desangelada noche, estaba claro que en ambos casos tenían que terminar cuanto antes, que cada minuto contaba e iban a destajo, además, eran o más bien, son, locales muy bonitos, elegantes, en los que se nota que se ha realizado una importante inversión, con un diseño muy cuidado, con multitud de detalles. 

Recordé en ese momento la frase de Antonie de Saint-Exupery en El Principito y no pude por menos que pensar en lo esencial, aquello que es invisible a los ojos, en la ilusión que los dueños de esos negocios tendrían puesta en sus nuevos locales, en todo el esfuerzo, el dinero invertido, las deudas y compromisos asumidos por estos emprendedores para tratar de sacar adelante sus proyectos, en definitiva, para hacer realidad sus sueños, pensé en sus ilusiones y, como no, también en sus miedos porque todas esas sensaciones las he vivido en primera persona y las conozco bien y por último pensé en el valor del tiempo, la importancia que tiene cada día que pasa y un negocio no puede abrir sus puertas al público o bien porque las obras se retrasan (siempre lo hacen) o bien por la falta de una licencia o una autorización administrativa que no llega.

Era un sábado por la noche y en ambos locales trabajaban como si el diluvio universal estuviera cerca y les hubieran encomendado construir el arca de Noé, y en ese momento me acordé del otro Jerez, el de los poderes públicos, el de la burocracia asfixiante, el de los delegados a los que les parece "normal" que se tarden seis meses, se dice pronto, medio año, para conceder una licencia de apertura de un local y me di cuenta que hasta que nuestros gobernantes no sean capaces de ponerse en los zapatos de los emprendedores de esta ciudad de Jerez no podrá salir adelante. 

Cada día que pasa sin que un negocio pueda abrir sus puertas al público es un pequeño drama y son esos negocios, los pequeños y los grandes, los que van a sacar de las listas del paro a la escandolosa cifra de personas sin trabajo de esta ciudad. Por eso la propuesta que realizamos a principio de este 2017 desde Ciudadanos, y a la que denominamos "equipo de excelencia". Un equipo multidisciplinar de empleados municipales cuya finalidad principal fuera agilizar los plazos y facilitar los trámites para la apertura de nuevos negocios e instalación de nuevas empresas, se nos antoja, cada día que pasa como fundamental y prioritaria. Porque hasta que nuestro gobierno municipal no empiece a dar los pasos adecuados esta ciudad no avanzará en la dirección correcta que le permita salir de la triste situación actual y nos encontraremos, un día sí y otro también, como Marcel Proust, a la busca del tiempo perdido.

Javier Álvarez es coordinador de Ciudadanos en Jerez.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído