Rosalía junto a Juana la del Pipa, en Barcelona. FOTO: FACEBOOK DE ROSALÍA.
Rosalía junto a Juana la del Pipa, en Barcelona. FOTO: FACEBOOK DE ROSALÍA.

En su vigésima edición, la reciente ceremonia de entrega de los Premios Grammy Latinos prescindió del género flamenco entre sus galardones. La entidad que organiza y promueve el evento, la Latin Recording Academy, basó su decisión en que es necesario contar con al menos 25 grabaciones aprobadas cada año para entrar en el certamen, cifra que no se ha llegado a alcanzar. Universal Music Spain, productora discográfica mas importante del panorama musical nacional, solo envió 10 grabaciones cualificadas, aunque no se sabe cuantas obras más han sido enviadas por otras entidades.

Más allá de las justificaciones de la Academia, pueden señalarse como otras causas de la omisión el hecho de que muchas de las grabaciones quedan relegadas al género de música folklórica al ser interpretadas y/o producidas por personas desconocidas en el panorama musical internacional. La industria discográfica, que es la que en mayor medida gestiona la participación en los premios, no apuesta por este género. Actualmente, la mayoría de los álbumes son autoproducidos, incluso los de los artistas mas relevantes del panorama musical, por lo que quedan fuera de circuitos con impacto mediático y no llegan a la Academia de los Grammy´s. Por otro lado, cabe destacar que la Administración vende el Flamenco como Marca España, pero solo a nivel turístico y autopromocional, por ello afirmamos que es necesaria una mayor implicación por parte de los poderes públicos y que éstos cooperen con artistas y productores para hacer llegar el género mas allá de las fronteras nacionales y promover su valor artístico y cultural.

El debate abierto a raíz de esta medida pone en cuestión quién tiene más que perder, el flamenco o los Grammy. Mientras que la mayoría de personas que se han pronunciado sobre el tema se posicionan de lado del Flamenco y afirman que la Academia de los Grammypierde al prescindir del género flamenco en su entrega de premios, personalmente, aunque me posiciono también del lado del flamenco, no puedo dejar de alinearme también con la otra postura. La Academia no pierde, solo cumple con las normas establecidas que rigen el concurso y que son las mismas para todos los géneros musicales. Mientras tanto el flamenco, y con él sus intérpretes, dilapidan la oportunidad de proyección e impulso a grandes dimensiones y a nivel internacional que la entidad proporciona a nivel musical, y por ende, a nivel cultural y comercial.

Luis Cobos, ex presidente del Consejo de la Academia Latina de Grabación y Presidente del Consejo de la Fundación Cultural Latin Grammy, hizo público en 2018 un llamamiento a artistas, autores, discográficas y managers para evitar que esto último siguiese produciéndose. Aun reconociendo todos los esfuerzos y méritos de Luis Cobos, pienso que no solo hay que hacer un llamamiento a artistas y productores. Si el Flamenco es reconocido por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, se ha de exigir al Ministerio de Cultura, así como a las todas instituciones competentes, que tomen cartas en el asusto y que pongan cuantos medios sean posibles para colaborar con artistas y productores a que el flamenco continúe con su próspero desarrollo y evolución, de manera que se facilite, entre otras, la participación en los Premios Grammy  Latinos por la importancia que estos tienen en el panorama musical mundial.

Cayetano Figueras.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído