De un 'destacado' miembro del comité de empresa a un 'destacable' presidente del Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana

Carta del presidente del comité del CAZG, Francisco Sánchez, al presidente de la entidad y alcalde de Sanlúcar, el socialista Víctor Mora

Las instalaciones de Monte Alto, del Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana.
Las instalaciones de Monte Alto, del Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana.

Quizás sea un iluso al creer que esta carta verá la luz en algunos medios engrasados por los dineros públicos que invierte el presidente del Consorcio en su “imagen Corporativa”; pero una gran parte del patrimonio de un sindicalista es el romanticismo de pensar que las cosas se pueden cambiar. He leído en titulares, atónito he de reconocer, la supuesta voluntad negociadora del Consorcio de Aguas, para acto seguido, cargar contra el órgano que la representa diciendo, con un paternalismo de libro, que “el Comité les empuja a la huelga” y, con el más puro tinte sepia, señalar con el dedo a “miembros destacados del Comité, que tienen en el horizonte muy próximo la jubilación, y que por ello no quieren dialogar, y que persiguen un objetivo personal con el que se llevarían más de 30.000 euros".

No presidente, no. Como uno de esos miembros destacados, quiero dirigirme a usted, miembro destacable (y espero que el auto corrector no me juegue ninguna mala pasada) de la entidad que, con tan poco acierto, está gestionando para decirle NO. No es la primera vez que recurro a esta vía para criticar su gestión y ello es porque esa gestión es criticable y mucho, aunque no voy a pedir su dimisión; puede seguir cortando banderitas y haciendo de youtuber. No la voy a pedir porque prefiero, y es mejor para el propio servicio, que se quede para comerse sus propios marrones y no endilgárselo al que tenga que tomar el testigo de la presidencia.

Veamos Víctor Mora Escobar, presidente repetidor del Consorcio y alcalde socialista del Ayuntamiento de Sanlúcar, primero querría decirle “un par de cosas”: Primero. Por favor, no falte así al respeto de los/as trabajadores/as; nadie les manipula, ni les empuja a hacer nada que no quieran hacer y si lo hacen es porque están hartos de esta dirección arbitraria. Llevan años provocando a la plantilla, y lo sabe porque yo se lo he dicho. Verbalmente y por escrito. Si quiere, en otro momento, le refresco la memoria.

Segundo. Hombre, no se puede enviar una carta por la mañana a este “destacado miembro” diciendo “…reiterar la mano tendida de la dirección para estudiar todas las opciones que sean viables, …” y, al rato, arremeter en prensa contra la representación de los trabajadores, y en especial contra este “miembro destacado”, sin que quede evidenciada que las verdaderas intenciones de esa mano extendida son agresivas y no pacificadoras, porque, quien le asesora, quiere cargarse el carácter público del CAZG.

Tercero. He de exigir su respeto, como presidente de un servicio, ahora consorciado, al que tengo entregados 43 años de mi vida; exijo su respeto como persona y, también, se lo exijo como afiliado al PSOE, partido en el que, afortunadamente, caben muchas sensibilidades, pero en el que, lamentablemente, también se cuelan algunas insensibilidades, sobre todo las que tienen que ver con la “clase obrera”. Solo una última cosa, por cerrar con numero par la alusión personal, antes de entrar en esa disposición, talante e intenciones que dice tener, haciendo de ello, gala para la galería.

Cuarto. Presidente, no puedo evitar tener la edad que tengo, pero usted si puede evitar especular con el horizonte de mi jubilación, pues esa cuestión obedece a una opción personal una vez que -la jubilación- no es forzosa y quien dice eso para vincularlo a “un objetivo personal con el que se llevarían más de 30.000 euros”, demuestra tener muy mala baba. Sabemos esa baba por donde se mueve y quien, así destila ese veneno, merece ciertos calificativos que aquí no voy a expresar; lo que sí le diré es que los trabajadores no queremos “llevarnos” nada que no sea nuestro; pero, sí tiene esa preocupación de verdad, a lo mejor una auditoría externa focalizaría mejor quién se ha llevado, se está llevando o se llevaría algo del Consorcio. Lo mismo se sorprende.

Lleva timoneando el CAZG, bueno últimamente a la deriva, desde allá por 2015 y solo se ha reunido con el Comité, y “aconsejado” por las uniones provinciales de UGT y CCOO, una vez. Aquel 1 de agosto de 2019 en que, enmarcado en una situación de protestas laborales, fuimos reconvenidos por usted mismo por protestar después de “conseguir” el premio de jubilación que ahora quiere arrebatar para atender otros fines, seguramente. De los compromisos que se alcanzaron en dicha reunión ni uno solo se ha llevado a la práctica. No sé si porque manda poco o porque en el CAZG otros hacen lo que les viene en gana. Me da igual, el responsable es quién es.

Y es que, señor presidente repetidor, usted la tiene tomada con esté Comité desde que, una vez concluidas la últimas municipales, tras sus primeros cuatro años de mandato y llegado el momento de rotar la presidencia, opinamos diciendo que se considerara la candidatura de Jerez, por peso demográfico (1 de cada 4 habitantes lo eran de Jerez) y de consumo (1 de cada 5 m3 se consumían en Jerez). A partir de entonces se nos negó el pan y la sal pues, impropiamente, consideró al Comité de Empresa como enemigo político. Señor Mora, los comités de empresa, los trabajadores, no nos presentamos a las municipales, no hacemos política; sólo la padecemos.

Despropósito tras despropósito, atropellos cometidos por aquellos que le representan en la función, pero no en la responsabilidad, en unas mesas que no sirven para nada, de las que cuando se hacen acta no se firman y donde sus acuerdos valen menos que el nulo compromiso que ponen en alcanzarlos y cumplirlos. Unas mesas que son el claro exponente de lo que no se debe hacer en una Administración Pública.

Usted, y ellos, cuando hablan de voluntad de sentarse a negociar, están mintiendo pues en realidad están diciendo que tiene la intención de negociar, pero con la clara intención de no acordar (“negociar no es acordar” es el mantra que usan), y eso no es así. Toda negociación ha de ser un esfuerzo real por acercar posiciones y alcanzar acuerdos. En las notas de logros de los que presume, da verdadero rubor leer lo de un espacio para el Comité de Empresa: Menos mal que no se apunta que se paga nuestro sueldo sin descontar las horas sindicales, o que los trabajadores tienen vacaciones pagadas.

Mire, en ese aspecto, y me apena decirlo, Antonio Saldaña llegó mucho más lejos, conviniendo un acuerdo sobre garantías sindicales tras el recorte Rajoy que, ya desde aquí, le reto a mejorar llevándolo a lo que dice el Convenio Colectivo. Pero no, porque dentro del PSOE hay, lamentablemente, ciertas insensibilidades y quien evidencia tales insensibilidades se aprovecha del legado Rajoyano. Lo de los pluses es de traca. En CIVCA de 05/04/2017 (punto séptimo) se acordó un procedimiento que culminaba con “4. Dichas solicitudes, una vez cuenten con sus informes -Comité de Seguridad y Salud-, se integrarán en el Orden del Día de la siguiente sesión de la Comisión de Convenio” y están paralizadas más de 80 peticiones de trabajadores porque usted, o su director de orquesta, administra arbitrariamente el tempo y la partitura, manteniendo desde entonces a los trabajadores, excepto un par de ellos que tienen sentencia judicial, en derechos suspendidos por mero ombliguismo. Otro logro, “… la incorporación de 2 días adicionales de descanso para aquellos cuyo servicio a turno coincide con las festividades navideñas…” que figura en convenio (2010) y que se han negado los correspondientes a 2020 porque no tienen personal para cubrir los servicios y no se da respuesta a las reiteradas peticiones paras su disfrute, o el de asuntos propios.

Respecto de los tribunales de selección tuvieron que impugnarse las bases de convocatoria que se utilizaban y denunciarse a la Inspección Provincial de Trabajo para adecuarlas a los principios que regulan el acceso a la función pública y al EBEP. Se dice que "… no está dispuesto el CAZG, es a vulnerar la legalidad en la contratación de personal, una materia muy sensible que, obliga a respetar los períodos estipulados en la ley", sin temor a la mentira porque, todos los contratos temporales en el CAZG, se han hecho en presunto fraude de ley, abusando de la temporalidad para cubrir necesidades fijas (24 contratos por Covid-19), como ratificarán los tribunales de Justicia y así lo expresan los propios sus informes técnicos que se atreven a proponer cubrir esas necesidades fijas con contratos temporales, acaso porque, quienes los redactan, son temporales y, hasta no ser fijos, no van a promover contrataciones fijas o promoción profesional que les adelante, o les pise el sitio.

Aquellos contratos, que ahora se ven en los juzgados y cuya readmisión reivindicamos desde ya, tenían un límite temporal legal de 12 meses, usted mintió y se rescindieron con menos de 6, en pleno pico de pandemia (30 de octubre de 2020) y se puede demostrar. O, ¿quizás se refiere con cumplir la ley a consignar una fecha de término fijo en un contrato indefinido? Eso ha ocurrido con 7 trabajadores para los que exigimos ahora, como hace meses lo hice por escrito, la supresión de dicha cláusula por contraria a la ley y, presidente, sin sorna, sólo porque es coetáneo de Barrio Sésamo, le digo como Blas diría a su compañero, Epi: un contrato indefinido es un contrato indefinido y uno temporal es uno temporal.

Indefinido no se sabe su fecha de término, temporal si tiene fecha de término. Por favor, no se burle del principio de legalidad escudado tras un informe técnico sin solvencia de imparcialidad. Podemos seguir con la tasa de reposición que nunca han abordado, o con el derecho a la promoción profesional hurtado a los trabajadores, o con a convocatoria continua de la acción social acordada dos años ha, o con la permeabilidad de las externas, o con…; pero no. Seguiré con la Asamblea y el Comité Directivo del día 17 de junio. Por cierto, gracias por desatender tan indiferentemente la petición, reiterada, que le hice para que me invitara a aquellas reuniones de dicho comité directivo en las que se fuesen a tratar temas de importancia laboral. ¡La de problemas que nos hubiésemos ahorrado!

Primero, el Comité Directivo, acuerda aprobar un PROTOCOLO PARA PREVENCIÓN Y ERRADICACIÓN DE CONDUCTAS DE ACOSO LABORAL Y SEXUAL, que se ha sustraído del acuerdo sindical sin el cual, no podrá lograr su objetivo; pero es igual, teniendo en cuenta los antecedentes, lo mismo es eso lo que se quiere. Segundo, la Asamblea con tres cuestiones a las que, me temo de forma ladeada, se ha abocado a determinada decisión de sus miembros: Una. MODIFICACIÓN ESTATUTARIA sin participación previa ni negociación de los aspectos de dicha modificación que pueden afectar de manera fundamental a personal laboral y a sus retribuciones y que, tiene toda la pinta, se va a usar para crear 3 puestos de funcionarios a cubrir, con carácter excluyente, por un determinado colegio.

Dos. La RESTITUCIÓN DEL ARTÍCULO 66 DEL CONVENIO COLECTIVO firmado en 2010 y ratificado por la Asamblea donde se recogía ese llamado por usted “suculento premio de jubilación, sin parangón en ningún Ayuntamiento consorciado”. Si no conoce el origen de ese, como le llama, “suculento premio de jubilación” léase el informe que, como a todos los alcaldes, remití a través del Registro Electrónico General de la AGE. En él descubrirá que no es algo nuevo, como ha vendido, sino que, por el contrario, en un concepto retributivo ya existente en nuestro convenio colectivo; también puede leerse los estatutos consorciales y decir a los trabajadores en que artículo figura que la administración de adscripción es Jerez y, ¿porque no la Junta de Andalucía? que si contempla esa retribución.

¿Ya ha rendido armas a que la Autonómica siga siendo miembro consorciado?, o es más conveniente a lo perpetrado, a los intencionados argumentos negativos, que la adscripción sea municipal para dar forma la supresión de una retribución vinculada a años de servicio, totalmente legitima y legal y, es más, con ello ha llevado a los miembros de la Asamblea a exceder sus competencias y tomar una decisión que corresponden al ámbito judicial, pues supone la anulación de una cláusula de convenio que está vinculada a la totalidad del mismo, por su carácter carácter contractual y, le regalo una palabra, sinalagmático. En cualquier caso, presidente, queda claro que su intención es, como antes fue con los 24 despidos, crematístico a costa de los trabajadores y de un servicio que está incapacitado para funcionar, al que tiene en riesgo cierto cercano a la catástrofe del desabastecimiento y, además, tanto que dice cumplir la ley, olvida eso que, tan contrariamente a su insensibilidad, dice el EBEP de que en la Administración “Se garantiza el cumplimiento de los convenios colectivos y acuerdos que afecten al personal laboral”.

Tres. Lo de la consolidación y RPT, de la que dice no nos importa, no merece ningún comentario más que el que los trabajadores temporales corren serio riesgo si antes no se ve, negocia y acuerda como les va a afectar la modificación estatutaria. De cómo están configurando situaciones, de cómo se construyen informes “ad hoc” según a qué o quién se destinen, quitando y poniendo funciones meritorias para las eventuales convocatorias, mejor no hablo, al menos por ahora. Por tanto, Víctor Mora, no es interés personal lo que moviliza a los trabajadores. Es hartazgo. Podrá comprobarlo sí, en lugar de hacer caso a lo que le cuentan, se lee las reivindicaciones de la Asamblea de Trabajadores que se le ha remitido, porque los trabajadores queremos negociar, acordar y comprometernos pero, con verdadera correspondencia. Pues nada más por ahora, atentamente, Francisco Sánchez Gómez, miembro destacado del Comité, ya metidito en años.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído