Factura-vecino-Cuartillos.png
Factura-vecino-Cuartillos.png

Dice el refrán que a perro flaco todo son pulgas, algo que en esta ciudad canina parece haberse hecho realidad. Sobre todo si te ha tocado vivir en la zona rural, donde eres algo así como el rabo del escuálido can. Y si no que le pregunten a los vecinos de Cuartillos, que han visto hace pocos días cómo sus facturas de la luz superaban ampliamente los mil euros debido, parece ser, a un error en la lectura de los contadores.

En la otra cara de la moneda, en La Constancia una lluvia de euromillones aceleró la jubilación de un vecino de la barriada que, ironías del destino, dejó su trabajo en la oficina de Empleo de una ciudad que tiene el dudoso honor de liderar el ranking del paro a nivel nacional (y europeo, a estas alturas). Fernando, que así se llama el hombre tocado por la varita de la fortuna, vive nada menos que en la popular barriada que se arregla a duras penas tras caerse a pedazos, como puede testimoniar Francisco Flores, el conocido vecino que en su día fue a acostarse y apareció, junto a su mujer, en la casa del vecino de abajo, algo que dio la voz de alarma sobre los derrumbes y el mal estado en general de La Constancia.

No sería de extrañar que las ventas en el juego se hayan incrementado como posible salida de un jerezano que está perdido desde hace tiempos inmemoriales en un túnel cuya luz sólo parecen vislumbrar los políticos y otros pocos privilegiados, mientras devoran croquetas y desfilan por el photocall de Fritur. Una luz cuya visión, a estas alturas, va a resultar tan cara como la facturada a los vecinos de Cuartillos. Porque no es que un día vayamos a salir de la crisis, es que quizá estemos fuera ya y no nos hayamos dado cuenta. Dicho de otro modo: ¿Y si fuera esto la salida? Lo que ya empieza a ser habitual: padre de familia que antes tenía un empleo estable y ahora conduce una moto del Telepizza para dar de comer a su prole. Mientras tanto, eso sí, la luz sigue subiendo. Fernando, el de los euromillones, ya no tendrá que preocuparse. El resto de los mortales seguiremos conteniendo la respiración cada vez que la factura llegue a casa. Sobre todo los de Cuartillos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído