Cambio de gobierno municipal

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

En mayo del 2011 la ciudadanía, igual de sabia o ignorante vote lo que vote, algo que desconocen los que se arrogan exclusivamente el concepto de “pueblo” pero que lo desprecian si este vota lo que no les gusta, decidió concederle su confianza a María José García-Pelayo para llevar las riendas del Ayuntamiento de Jerez.

Cuatro años de inacción, en el mejor de los casos, en los que el desempleo ha sufrido un fuerte aumento, con unos 5.000 afiliados menos a la Seguridad Social y un gobierno municipal incapaz de atraer inversiones o de poner sobre la mesa un solo plan de empleo. Durante este tiempo los servicios públicos se han visto degradados, la apuesta por la vivienda de protección oficial ha sido inexistente, la deuda aumentada y el agua privatizada. Como “patronal” se ha comportado de manera arbitraria, despidiendo a 260 trabajadores con motivos tan contundentes y de peso como “la rumorología”, mientras se subía el sueldo a los afines. Este gobierno “austero” que manda a decenas de trabajadores/as al paro lleva gastados 21,2 millones de euros en concepto de productividades durante este periodo, casi nada.

El gobierno que sustituya al actual tiene la misión de hacer de la lucha contra el paro su bandera, de gestionar el Ayuntamiento eficaz y honestamente, no como un cortijo, sino como instrumento al servicio de la ciudadanía, de apostar por el acceso a la vivienda, fomentar la participación ciudadana, mejorar los servicios públicos con especial atención a los sectores más desfavorecidos y llevar a cabo una política de justicia social y no de caridad.

Esta ciudad elegirá en mayo quiénes serán los veintisiete concejales que se sienten en el pleno y estos a su vez al alcalde. Como ya a algunos les ha entrado el miedo, han reanudado su batalla para que gobierne la lista más votada, principios que son de quita y pon, solo hace falta echar la vista atrás para comprobarlo, donde no dudaron en gobernar siendo la tercera fuerza.

Y no solo miedo ante un partido emergente que agrada a una parte considerable de su electorado potencial, sino talante xenófobo y con una visión excluyente de lo que es España mostró el jerezano Antonio Sanz con el líder de Ciudadanos en un mitin en nuestra ciudad. Diciendo que no quiere a alguien que se llama “Albert” ni de un partido llamado “Ciutadans” dio muestras de que la derecha de esta ciudad por mucho que se quiera disfrazar de moderna sigue siendo la misma de siempre. Entre el desprecio a otros españoles debido a su lugar de origen, a la pluralidad lingüística y cultural española y el machismo de otro gran prohombre del PP jerezano, tenemos ahí claros ejemplos del talante e ideología que gastan.

En Madrid su partido legisla para coartar la libertad y que la gente no pueda manifestar su desagrado ante las políticas realizadas, pero no nos han quitado la capacidad y el derecho de meter un sobre (sin segundas) en una urna y gracias a ello tendremos la posibilidad de cambiar a este gobierno. El señor Saldaña, teniendo intención de ser teniente de alcaldesa (e incluso alcalde, ojo con el tema Fitur) y por si acaso los resultados no fueran los deseados, procuró ir en un puesto de cabeza de parlamentario en las listas de su partido, donde realmente no tendría tiempo material para compaginar su obligación con Jerez con la de ejercer su labor en toda la provincia, pero sí de cobrar, no siendo esta una actitud propia de alguien que afirma ser “político de vocación”, ¿no?

En mayo hablarán las urnas y quizás gracias a ellas los andaluces tengan la suerte de conocer mejor al afable y dialogante Saldaña, al igual que en el resto del país ya lo hacen con Sanz, Cañete o a la misma García-Pelayo gracias a El Intermedio. Sería egoísta que nos lo quedáramos solo para nosotros.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído