El bulo del culo

No han tenido reparos en victimizarse aludiendo a que media España les achaca que incitan al odio

FB IMG 1631196575915

Abraham Guerrero Tenorio

Escritor. 'Los días perros' (La Isla de Siltolá), 'Toda la violencia' (Rialp, Premio Adonais 2020).

El bulo del culo
El bulo del culo

Ante una nueva noticia de una agresión a una persona LGTBI, quienes guardan un mínimo de conciencia social ocuparon las redes con mensajes de apoyo no ya a la persona agredida, sino a todo un colectivo que últimamente, y en reiteradas ocasiones, ha padecido en lo más intrínseco de su propio ser la violencia de las fobias a lo «diferente» impuesta desde años ha (recuerden a Samuel, al menor que fue amenazado a punta de navaja al grito de «te vamos a matar, maricón», o al chico que recibió un aluvión de puñetazos por ser considerado, precisamente, «maricón»).

Sin embargo, esta vez la denuncia impuesta por el supuesto agredido en Malasaña ha resultado ser falsa y, como era de esperar, la ultraderecha más rancia y casposa le ha pedido al compañero más cercano que le sujete la compostura y se ha subido al estrado de twitter para proliferar que la progresía se tira de los pelos por reivindicar migajas, y que la mayoría de las veces esas protestas y demandas vienen adornadas por la falsedad. Así se han manifestado famosos twitteros de la ultraderecha en un hashtag bochornoso y lapidario (elbulodelculo) que no solo ridiculiza una lucha contra una violencia evidente y demostrable (los delitos de odio LGTBI han crecido un 43% en el primer semestre de 2021, según Irene Montero), sino que acucia todavía más el odio hacia dicho colectivo: «Menos mal que quien se ha inventado la agresión de 8 personas en Malasaña ha sido un homosexual y su novio. Si hubiera sido una mujer heterosexual contra su exmarido, aún mintiendo, no habría pasado nada y el inocente, como pide la izquierda, estaría en prisión 'por si acaso'», afirma Alvise Pérez, denostando además de la lucha contra la LGTBIfobia, el maltrato a la mujer (pongo de ejemplo este tweet, pero si quieren darse una vuelta en el tiovivo de las barbaridades, pásense por el hasthtag)

Denunciar agresiones falsas es irresponsable e incluso reprochable, pero esa circunstancia no elude el hecho de que esa violencia no esté existiendo. Además, en esta ocasión, la irresponsabilidad aumenta aún más por el hecho de que un sector amplio de los medios de comunicación y la ya mencionada ultraderecha mediática y ruidosa, espera ávida casos de esta naturaleza para deslegitimar cualquier lucha. Lo que me resulta curioso de este asunto, es que ha sido después de que se supiera exactamente que el chico había falseado la historia cuando este tipo de individuos ha querido echar por tierra todos los argumentos expuestos en los días anteriores por el colectivo. Pero ¿creen que antes de que se probara la falsedad de las acusaciones, en Twitter no se encontraron mensajes culpando de la agresión a otros colectivos desfavorecidos? Sería ser muy iluso pensar eso.

En efecto, Twitter ardió identificando a los supuestos encapuchados culpables de la agresión con magrebíes o latinos. Pero no solo lo hicieron cuentas anónimas, sino que el mismísimo Ortega Smith, Secretario General de Vox, antes de que se conociera que la agresión era falsa, declaró en la televisión pública lo siguiente: «Nosotros condenamos todo tipo de violencia. Toda la violencia (...) Hay que decir que una de las causas, aunque algunos se ruboricen, te llamen xenófobo y racista, la violencia tiene una causa directa en estos momentos en España con la entrada masiva de inmigración ilegal».

Ninguna duda tuvo este sector nostálgico de sangre pura en culpabilizar al migrante de otro mal endémico en España, añadiendo a la bola del bulo de que vienen a agredirnos, a violar a nuestras mujeres, a quitarnos el trabajo y a cobrar nuestras ayudas, la arista de que ahora también traspasan las fronteras para agredir a nuestros «maricones». Por supuesto que además, después de considerar un bulo intencionado de la izquierda la falsa denuncia, y previa invención malintencionada (con muchos medios de comunicación cómplices) de que fueron migrantes los encapuchados encargados de la agresión, no han tenido reparos en victimizarse aludiendo a que media España les achaca que incitan al odio, cuando lo cierto es que, con tan solo un tweet de una persona estrechamente relacionada con Vox y una declaración de un propio dirigente del mismo partido, hemos podido deducir que no ven problema alguno en las agresiones a personas LGTBI,  o en las sufridas por mujeres, y que la culpa de todo, de todo todito, en caso de, siempre es del migrante.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído