Me cago en mi madre..., ¿siempre pasará el tiempo igual? ¿tan despacio? Esto es inhumano; es una de esas pesadillas que se repiten durante toda la noche sin saber por qué... Todavía tengo yo en la cabeza esa de la freidora que se plantaba a los pies de mi cama para morderme. ¡Seré carajote! Y yo, a mis años, que todavía no he averiguado el sentido que tenía toda aquella tontería de la freidora de los demonios..., pero ¿para qué quiero saberlo? Nada tiene sentido en esta puta vida. Explícame tú, cojones míos, qué hago yo, a mi edad, encerrado aquí cuando lo tenía todo..., todo. ¿Pero qué he estado creyéndome todos estos años? ¿El Rey de España? ¡Seré gilipollas! Y esto que lo veía yo venir..., que se estaba poniendo la cosa muy fea..., y yo erre que erre..., y sin hacerle caso a mi familia..., pero sólo lo sabe el que está metido en el ajo..., que esto de la política es una droga..., más tienes, más quieres hacer. Bueno, tranquilízate; esta es la primera noche; imagino que es la peor de todas; no te vayas tú a agobiar ahora..., que mañana será otro día.

igo yo que algo de provecho podré sacar de esto. No sé. ¿Leer? ¿Escribir? ¿Prepararme? ¿Para qué? Si ya sólo me quedaba vivir como un marqués..., y con la mitad de lo que tenía..., que con menos de la mitad me bastaba y me sobraba. Pero esto es una mierda; es un cachondeo..., ¿Por qué a mí? ¿Por qué a mí nada más? Esto me pasa por estar pendiente siempre de los míos..., que si hubiera mirado por mí, pienso yo, que no me pasa.., que nadie se hubiera enterado y punto. ¿Y mañana igual? ¿Encerrado a las ocho de la noche en este cuarto como el gato de una vieja? Y encima los días más cortos..., que se me van hacer eternas estas semanas. También hubiera podido ser peor..., que lo pienso y me dan hasta escalofríos..., pero que tampoco he violado ni matado a nadie..., pero ¡seré gilipollas! ¡Lo que daría yo ahora por un cafelito en la plaza! Y yo aquí, en la cárcel, por hacer mejor a mi ciudad..., que también tiene tela la cosa..., que otros la están arruinando y siguen todavía en la calle...., pero que tiempo al tiempo. Y tranquilízate, cojones, que algo bueno sacaré de aquí..., ¿no? ¡Una mierda muy grande voy a sacar de aquí! Si pudiera volver atrás juro que..., ay si pudiera Dios mío”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído