El siguiente documento que vais a poder leer fue rescatado, por un avispado periodista, del fondo de una papelera tras un mitin que ofreció un conocido gobernante en uno de los distritos con más electores de la ciudad. Un documento único y de gran valor político, ahora, al alcance de la ciudadanía.

“Señores y señoras, niños y niñas, gentes de diferentes gustos y calañas, he venido aquí, a vuestro barrio (citar el nombre que precise) para hablaros frente a frente de mi idea de gobierno..., que nos dará, a cada uno de nosotros, lo que nos merecemos: un mundo mejor (beber agua durante los aplausos).

Amigos... (la frase siguiente será en un tono apagado y a una velocidad ligeramente precipitada) es cierto que hemos pasado juntos muchas penurias, unos menos y otros, la mayoría, un poco más..., ya me entendéis. Por ese mismo motivo sólo aspiro a que me votéis... Sí, me votéis aunque no sea yo de pedir el voto (sonar convincente) pero esta vez sí tengo que hacerlo, porque beneficiará a cada uno de nosotros y nosotras.

Con nuestras nuevas medidas, ya comprobadas en países en vías de desarrollo (se pueden nombrar varios estados latinoamericanos salvo Venezuela) el paro bajará a índices desconocidos, tanto que (tomar aire y levantar dedo índice) el desempleo dejará de ser un problema (esperar a que arranquen los aplausos de los miembros infiltrados entre el público).

Juro que comprendo las penurias (decir fatigas en caso de estar en Jerez) que habéis estado soportando durante esta crisis; juro que valoro el sacrificio que habéis hecho durante este tiempo (pensar en la escena donde muere el de Ghost para obtener ojos llorosos). Por eso juro y perjuro que nunca más volveréis a pasar hambre; por eso os pido el voto, para que nos ayudéis a conservar (o retomar) el gobierno en vuestra ciudad y podamos, de una vez por todas, sacaros de la inmundicia (nota importante: no recurrir a palabras malsonantes salvo que el público no haya todavía reaccionado).

Antes de despedirme y no alargarme en vano (en ningún caso el discurso debe sobrepasar el tiempo que la plebe necesita para empezar a pensar) quiero recalcaros que el partido del que formo parte (memorizar previamente el grupo político) siempre os ha tenido en alta estima y ha pretendido lo mejor para cada uno de ustedes porque no lo olvidéis: ¡Sois el futuro! ¡La sangre de mi tierra! ¡Mi gente! ¡Amigos de... (citar barrio o ciudad), el próximo domingo os quiero ver en las urnas! ¡La victoria es nuestra! ¡Tuya más que nunca! ¡Hasta pronto amigos y amigas!”

Nota: no olvidar que durante los aplausos el micrófono seguirá encendido porque luego deberá darle paso al cateto de turno. Conservar sonrisa. Fin.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído