exit.jpg
exit.jpg

El periodismo está en todas partes, en diferentes formatos y se actualiza sin descanso y si el hueco se busca sin desesperación al final se encuentra. 

Son días importantes para quien está a punto de elegir en qué carrera universitaria quiere matricularse. Han pasado diez años desde que me encontraba en esa tesitura y lo recuerdo como si fuera ayer. Lo tuve claro desde pequeña, de mayor quería ser periodista. Eso de “quiero ser peluquera, astronauta o profesora” no entraba en mis planes de futuro. Para algunos tenerlo tan claro no siempre es positivo y más si se trata de una profesión como esta, porque consideran que te estás metiendo en la boca del lobo.

Si alguien está convencido de que quiere estudiar medicina, fisioterapia, odontología o alguna ingeniería seguro que familiares, amigos y la sociedad en general le dan la palmadita en la espalda. Pero los que tienen el pleno convencimiento de querer estudiar periodismo se encuentran con comentarios como “no tiene salidas”, “no vas a encontrar trabajo en el futuro y si lo encuentras el sueldo no te va a dar ni para comer” o “vas a vivir sin horarios”. Está bien que te adviertan (y eso que en la mayoría de ocasiones lo hace quien no se dedica a esto), pero si es por vocación no hay que dejarse influir por esos avisos.  

A los que se encuentren en esa tesitura de elegir entre una vocación con un futuro incierto o entre un futuro casi asegurado pero que cree que no le va a hacer feliz les recomiendo la primera opción. Eso sí, los que no tengan claro al cien por cien que en el futuro quieren dedicarse al periodismo que no lo hagan. Esta es una carrera de fondo y si no te apasiona estás perdido.  Posiblemente la carrera universitaria os parezca innecesaria, al menos la mayoría de asignaturas, y al terminar los cuatro años de estudios tengáis una sensación de pérdida de tiempo. Pero no hay que desanimarse. Aunque sean pocos os encontraréis con profesores que viven la profesión y son capaces de transmitirlo. Y mientras, por qué no, se puede disfrutar de los que serán algunos de los mejores años de vuestras vidas y en los que encontraréis a compañeros que comparten vuestra forma de entender la vida. Y la locura si es compartida es aún mejor.  

Digo todo esto y parece que cuando se sale de la Universidad todo es de color rosa. Nada que ver. Cinco años después de terminar los estudios universitarios todavía no puedo decir que vivo totalmente del periodismo. Ha sido y es un tiempo de tener que compaginarlo con otras labores que nada tienen que ver. Labores administrativas o de recepción que me han aportado más beneficio económico pero con las que nunca he sentido el nivel de felicidad que siento en los ratos que me permiten ser periodista. Que la profesión tiene su parte dura (que no negativa) no se puede negar, pero al fin y al cabo todas las profesiones la tienen.

Vivir sin horarios, atender el teléfono a horas intempestivas, tirar muchos papeles a la basura, pasar días y horas para elaborar un reportaje porque te chocas contra un muro una y otra vez son algunas de esos aspectos que podrían echar a más de uno para atrás. Pero si algo te hace feliz todo se relativiza. A pesar de todo esto y por si a alguien le sirve, aquí van algunas de las razones por las que estudiar periodismo si es vocacional (perdón por la repetición de lo vocacional, pero es lo más importante): Se conoce a gente maravillosa, compañeros que comparten tu pasión y que te van a enseñar verdaderamente en qué consiste la profesión, eso que durante los cuatro años de estudios estabas esperando.

El aprendizaje es constante y cada día es diferente. Se viven cosas de primera mano que de otra forma sería imposible y además se las cuentas a los demás. Y así hay un sinfín de razones que ya descubriréis y que nos os defraudarán. Poco a poco, si no se deja de intentar, las oportunidades llegan. El periodismo está en todas partes, en diferentes formatos y se actualiza sin descanso y si el hueco se busca sin desesperación al final se encuentra. Hay que aprovechar cada oportunidad como si fuera la última, agradecerla, no perder nunca el sentido de la responsabilidad, disfrutar la profesión y saber adaptarse a los nuevos tiempos, a los nuevos medios y a las nuevas formas de trabajo. Si no sale bien siempre habrá tiempo para elegir otros caminos. Pero no os quedéis con las ganas de intentarlo. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído