Gitana, mora y mujer: una historia musical de la matria andaluza

En El Patio de lavozdelsur.es, José Cabral, de La Banda Morisca, y Ana Fernández, de Algazara Producciones, nos hablan de la publicación del tercer disco del grupo en pleno estado de alarma: “Las cosas cotidianas y la trasmisión de la sabiduría está en manos de las mujeres. Andalucía tiene más de matria que de patria”

La Banda Morisca en la promoción de Gitana Mora, su último disco. FOTO: ANA SOLINÍS.
La Banda Morisca en la promoción de Gitana Mora, su último disco. FOTO: ANA SOLINÍS.

Casi doscientos mecenas y más de seis mil euros es lo que recaudó La Banda Morisca el pasado año de cara a la publicación de su tercer álbum, que en formato libro-disco llegará pronto a las casas de sus mecenas. “Nos liamos la manta a la cabeza y dijimos: ¡Vamos a hacer un disco-libro!”, dice en El Patio, la tertulia en directo de lavozdelsur.es, Ana Fernández, de Algazara, productora artística y manager de un grupo musical que revolucionó años atrás el folk andaluz. “El disco ha salido sí o sí, por encima de cualquier cosa porque la creación está completamente ausente de todo lo mundanal, es algo elevado”, sostiene por su parte José Cabral, uno de los miembros de La Banda Morisca. 

Sin embargo y pese a la “gran primavera” que tenían prevista, el coronavirus vino para cambiar nuestras vidas. No obstante, nadie se quedó sin disfrutar de su último trabajo, Gitana Mora, que persigue rescatar del olvido a las mujeres andalusíes de ayer y a las andaluzas de hoy. Una rica búsqueda en la que recorren desde palos flamencos como la soleá a cantes de ida vuelta negros como la guajira para rescatar, al mismo tiempo, figuras andalusíes como la poetisa cordobesa Wallada bint al-Mustakfi 

El grupo en una calle de Vejer. FOTO: ANA SOLINÍS.

Todo nació de la famosa letra de Fernanda y Bernada de Utrera: "Gitana, gitana, tú eres mora, mora de la morería", reconoce José Cabral, que cree que la letra "tiene veneno". "Hay un trasfondo, hay una lectura, una cosmogonía detrás, la del matriarcado de la mujer andaluza, de la fuerza que tiene y que ha tenido a lo largo de la historia, de las tradiciones y la sabiduría", dice sobre el sustrato morisco, negro y gitano de las andaluzas, el músico que se apoda a sí mismo como Yusuf Al-Sherishi. El jerezano, que toca desde el laúd al banjo como a la guitarra morisca, acompaña en las canciones la muy morisca voz de José María Cala, vocalista de un grupo que se renueva, sumándose Jerónimo Topo Melgar al bajo y David Ruiz a la percusión, a Antonio Torres al viento y a Belén Lucena al violín. En La niña de la alhucema, que han tocado y cantado desde sus casas durante los días más duros del confinamiento para la Casa Árabe, Andalucía es múltiple, multicultural, diversa, abierta. 

“Las cosas cotidianas y la trasmisión de la sabiduría están en manos de las mujeres. Andalucía tiene más de matria que de patria”, dice el músico en El Patio de lavozdelsur.es, reconociendo que el confinamiento “no ha dejado experimentar el directo” que asegura que se ha elevado “en cuestiones de carga mágica. “Hay una madurez en el sonido del grupo”, explica con respecto a los dos primeros álbumes, La Banda Morisca y Algarabya. Un preestreno del álbum tuvo lugar el pasado mes de febrero en la pedanía jerezana de Guadalcacín, con un rotundo éxito. “Fue un momento mágico, hubo una conexión increible y eso que era la gente nuestra, la plaza más difícil de defender y en un teatro tan bonito y con tanta solera”, explica José Cabral.  

https://www.youtube.com/watch?v=vlLMBSpZt6g

 

La Banda Morisca, que también es banda morisca sin mayúsculas, tiene un doble sentido, asociado al propio nombre del grupo y a esa línea fronteriza que separó durante siglos el occidente andaluz cristiano del reino nazarí de Granada. “Hemos ido por un camino de espontaneidad, pero nos ha cuadrado con unas líneas muy fuertes, que ha asentado la banda y el disco”, bromea el músico. Y es que el grupo cree haber llegado a un cénit musical tras la evolución musical de los últimos años. “Hemos ido de un segundo disco experimental a un tercero que es la consolidación de un sonido, un bagaje para tener un sonido propio. El concepto y la estética se ha definido de por sí”, cuenta. Es por ello que cree que son “un grupo bastante genuino, en el panorama europeo no hay grupos parecidos”. Y lo hace excusándose en la búsqueda de aquellas raíces tradicionales, históricas y emocionales pero también musicales que perdimos a lo largo de la historia y que tiene un horizonte común ibérico. 

Sin embargo, los moriscos, tal y como le llaman sus fans, no son todavía profeta en su tierra. “Hemos estado en Nueva York, en La Habana, en Asia central, pero en Andalucía no nos hemos movido tanto”, reconoce Ana Fernández. El grupo, que ha participado representando a España en el Euroradio Folk o en la Expo de Astaná, también quiere echar raíces en su propia tierra. Ahora ponen el horizonte —coronavirus mediante— en la Expo de Dubai y hasta en los premios Grammy, a los que se han presentado por primera vez en casi diez años de existencia. “Cuando podamos pisar Madrid, buscaremos una fecha para hacer la promoción en radio, que es lo que nos más interesa como punto de salida”, explica la manager y productora artística de Gitana Mora.  Por el momento, sin conciertos seguros a la vista y hasta con una gira por Canadá cancelada, no nos queda otra que dejarnos seducir con esta historia musical de la matria andaluza en streaming

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído