La arqueóloga gaditana que desmonta el "patriarcado historiado" con su hallazgo en una villa romana

Lourdes Girón Anguiozar ha revisado unos mosaicos de la Villa Romana del Casale (Sicilia) en los que hay representaciones femeninas que podrían evidenciar cargos de poder y amor entre mujeres

 Lourdes Girón durante una excavación ante un pequeño altar en Murallas Timolonteas, ciudad helenística, en Gela (Italia) con el mosaico de 'mujeres en bikini' de fondo.
Lourdes Girón durante una excavación ante un pequeño altar en Murallas Timolonteas, ciudad helenística, en Gela (Italia) con el mosaico de 'mujeres en bikini' de fondo. MANU GARCÍA

De las excavaciones a la academia

Lourdes Girón Anguiozar es Doctora en Arqueología por la Universidad de Cádiz (UCA). Miembro del Centro de Estudios de Arqueología Artes e Ciencias do Patrimonio (CEACP, Universidade de Coimbra, Portugal) y co-fundadora del Mediterranean Internacional Centre of Studies. Ha realizado diversas campañas como arqueológicas como jefa de sector (2010-2015) en las Termas Meridionales de la Villa Romana del Casale (Silicia), colaborado en excavaciones de la necrópolis gaditana, en la casa de Diana Arcaizante en Pompeya (Campania) y en un templo helenístico en Canosa (Puglia), entre otras. Ha coordinado diversos cursos de arqueología subacuática en Silicilia, entre 2013 y 2015, y actualmente coordina el proyecto internacional 'Scavi archeologicinelle Fortificazione Timolontea, Gela', en colaboración con la Universidad de Málaga, la UCA y la Universidad de Coimbra. Su interés por la historia de las mujeres arqueólogas se inició en 2010 con la Coordinación General del Congreso Internacional sobre Estudios Cerámicos. Sus líneas de investigación actuales versan sobre el estudio de la figura femenina en la Arqueología Griega y Clásica, y los orígenes del patriarcado.

 

"La historia siempre la escriben los que vencen y los que están en la posición de poder ejercerla para adoctrinar en un sistema de opresión", advierte esta arqueóloga que sostiene que la "historia ausente también educa". Lourdes Girón Anguiozar pretende con su último hallazgo en la Villa Romana del Casale (Sicilia), presentar una propuesta para "deconstruir la creación de la historia inventada por el prisma patriarcal para establecer ese ADN de la memoria humana como la entendemos actualmente".

Esta arqueóloga feminista recuerda que la mujer no ha sido tenida en cuenta para la formación de la memoria humana, "cuando si debió existir alguna vez un primer humano, debió ser mujer, ya que es la única capaz de reproducir, lo que en la Comunidad Científica conocemos y llamamos como la Eva Negra", defiende. Por eso insiste en que "la Historia ha sido creada por hombres y para ensalzar la figura masculina, además, de estructurar la imagen de la mujer como algo secundario y servicial".

Girón se pregunta, ¿qué hay detrás de ese gran esfuerzo por parte del sistema para esconder la brillantez y la inteligencia de la mujer en todas las épocas que nos han precedido hasta lo que conocemos como época moderna? Y, en este sentido, considera que es a partir de los siglos XVII-XVIII "cuando se comienza a crear el prototipo del patrón patriarcal prehistórico para amparar y prolongar la agonía de una historia forzada que tiene sus días contados".

Sobre la organización y escritura de la Historia de la Humanidad que hoy conocemos, destaca dos ítems fundamentales: El Génesis, que fue para Girón "el primer intento de ordenarla", y la tesis hegeliana (Hégel, 1770-1831) que "sienta las bases de lo que hoy conocemos como las épocas clásica, media y moderna, en estrecha relación con el cristianismo y la cultura filosófica griega". Ambas, señala, "bajo un esquema androcéntrico, eurocéntrico, patriarcal y patrimonial, famosa por el antes o después de Cristo".

Lourdes explica que el patriarcado historiado "ha sometido a lo largo de un período de tiempo a la sociedad en la que ha inventado hechos ficticios y ha ocultado acontecimientos reales, creando vínculos simbólicos para normalizar una epistemología patriarcal inexistente". Esta "organización social primitiva machista" que continúa en la actualidad "no es sino el resultado de una serie de 'contextos' falseados desde las instituciones políticas, académicas y religiosas para regularizar roles históricos 'preestablecidos' y reglamentar neuronalmente la consciencia humana en su beneficio", afirma.

Esta realidad, avisa la arqueóloga, viene alimentada por procedimientos (periodismo o cine) con el que, por un lado, "mantener la quimera de las historias gloriosas de nuestros antepasados masculinos" y, por otro, "desprestigiar contextos que en la actualidad no están en consonancia a la visión eurocéntrica". En definitiva, el sistema patriarcal "es el resultado de una arquitectura sepulcral de historias y realidades ideadas y fraguadas en las más altas esferas de dominio con el fin de someter la mente humana de forma casi inconsciente".

Reescribir la historia en igualdad

La deconstrucción de los fundamentos, los principios y el sistema en los que se basa el patriarcado a lo largo de la historia no es tarea fácil, alerta Girón, que afirma que para ello, son necesarias "miradas y voces desde diversas culturas, clases, géneros, así como la transversalidad en todos los aspectos (historia, antropología, periodismo, psicología, derecho, etc.) para construir un espacio de transformación". El peligro del discurso único, "de la sola versión y la creación de estereotipos y prejuicios que no reflejan la realidad ni antigua ni actual, son los causantess de las exclusiones, las discriminaciones y las marginaciones de ciertos grupos sociales", avisa la arqueóloga. 

"Debemos reescribir la historia en Igualdad para acercar a la cultura academicista y oficial el explorar otras realidades históricas que forman parte de nuestras vidas y nuestra cultura, y que el sistema se empeña en enterrar, como la vida de una mujer romana llamada Treptona", espeta. Y explica que la Arqueología ha sido realizada y estudiada durante muchísimos años, no solo, por sector un masculino, sino también, para ensalzar su figura. Como en cualquier otro ámbito profesional, la mujer ha tenido que luchar para abrirse camino y aún hoy seguimos desenterrando capas de valores anquilosados y retrógrados propios del siglo XIX".

Un hallazgo sobre el amor, el poder de la mujer y la representación lésbica

En Sicilia, próxima a la ciudad de Piazza Armerina, se ubica a seis kilómetros aproximadamente, la Villa Romana del Casale -patrimonio de la Unesco desde 1997- donde, como apunta Girón, "el argumento iconográfico de sus mosaicos se convierte en viñetas de una estructura discursiva mental y quién sabe si en el recurso simbólico de una identidad femenina silenciada". Este complejo arqueológico fue construido a finales del siglo III y principios del IV d.C, sobre los cimientos de una vllla rústica de entre siglo I y III d.C.

La importancia de este enclave, explica la arqueóloga, "se debe por el extraordinario grado de conservación y extensión de sus mosaicos, así como por el valor de las escenas representadas que pone de manifiesto desde un punto de vista técnico la autenticidad de los sujetos y los colores empleados". Lourdes Girón revela que el agua debió tener un papel fundamental por sus termas con una gran piscina de agua fría y sus fuentes externas e internas. En su trabajo analiza los dos ambientes representados: el ingreso privado a las termas con función pública y privada, y la estructura conocida como Las chicas en bikini.

 Entrada privada de la terma a la villa.
 Entrada privada de la terma a la villa.   LOURDES GIRÓN

Explica Girón que en "esta habitación ha sido identificada la domina en el centro acompañada por sus hijos y dos esclavas o sirvientas. Las investigaciones no conceden ningún tipo de valor a esta presencia, mientras que la figura del dominus en la Gran Caza (ambulacro), viene analizada como el empresario y propietario del transporte de los animales atrapados (discurso del mosaico) para los espectáculos desarrollados en los circos y anfiteatros romanos; la figura de la domina viene descrita, sin más".

Como investigadora, Lourdes evidencia "una fuerte presencia femenina rigiendo la entrada privada de la terma a la villa y no al contrario", por lo que se pregunta si "estamos ante la empresaria, administradora, o como se guste llamarlo, de este ambiente". Por otro lado, durante la campaña de excavación de 2012 en las Termas Meridoniales (no visitables), apareció la inscripción Treptona bibas a la entrada de dichas termas. Girón advierte que la única interpretación "no está exenta de polémica, el por aquel entonces, catedrático de Arqueología de la Universidad de Roma, Patrizio Pensabene consideraba que se trata de la gestión masculina de origen más humilde, para ello sesga la inscripción para hacerla nombre de varón".

Fig 2
Inscripción Treptona Bibas aparecida en las Termas Meridionales   CARLONI Y PIAY

En este sentido, la arqueóloga muestra "un ejemplo del método de investigación subjetivo y sesgado por una mentalidad patriarcal que pretende enterrar de nuevo la voz de una mujer". En su opinión, "es inadmisible este atentado al conocimiento y a la verdad, la imagen es clara y se puede leer bien el nombre de la mujer, Treptona, que además significaría que era la dueña y administradora de la terma".

Las chicas en bikini: "Algo más que cuerpos"

La escena representa a nueve mujeres con una especie de bikini en actitud deportiva, menos una que va vestida y rige el triunfo. La arqueóloga diferencia dos escenas: "En la parte superior, donde hay cinco mujeres arriba practicando deporte; y, en la parte inferior, dos de ellas en actitud deportiva y tres de ellas escenificando la entrega del premio. Nueve de ellas llevan fascia pectoralis, una franja de tela que se usaba como sujetador y subligaculum, una prenda utilizada por ambos sexos, en este caso, se trata de una malla tipo braga ajustada y de corte bajo, también utilizada para el entrenamiento".

Girón adelanta que "el color de nueve de estas prendas, a excepción de tres, es de color granate, y tres fascia pectoralis verdes. El primero era distintivo de riqueza y alta posición, el tinte proviene de un molusco, murex brandaris, el colorante más caro y exclusivo de toda la antigüedad. Pero el uso del color verde fue un código para las personas homosexuales. La única mujer que está vestida, se encuentra al extremo izquierdo, justo a la entrada de la habitación, lleva una palla o toga, utilizada en actos solemnes, color oro; además, la única que tiene un seno fuera y la que otorga el premio". Es por eso que se pregunta si estaríamos "ante la personificación de alguna diosa".

Fig 4
Habitación de Las chicas en bikini    LOURDES GIRÓN

Otra figura que destaca Girón es la portadora del premio, que lleva una palma en la mano izquierda y una corona de rosas rojas en la mano derecha. "La rosa roja es un símbolo del amor y el de la palma, signo de la victoria", explica. Por otro lado, destaca, "en todas las atletas la musculatura está muy definida, hay un deseo de reflejar una actividad habitual y especializada, en contrapartida no existe ningún hombre romano ejercitando ningún tipo de deporte en la villa". La arqueóloga recuerda que la ejercitación deportiva, al contrario que en Grecia, se consideraba degradante y solo se asumía para los eventos lúdicos. En la escena, también señala "una ventana pintada en la pared y ninguna oquedad", lo que le lleva a plantearse si esto sería para no ser vistas o preservar su privacidad e intimidad. 

En sus consideraciones finales, Lourdes Girón expresa que "el mundo académico actual nos ha representado a la mujer romana, por norma general, en dicha sociedad como un ente prácticamente “auxiliar”, en la que si no gozabas de un status quasi imperial su vida se tornaba simple existencia, sin más". No obstante, asegura que tanto la figura de una mujer como la inscripción de otra en las dos termas documentadas en la zona, "bien puede significar que estos ambientes, al menos, en esta área, venían gestionados por mujeres". De esta manera, "la voz de Treptona ha vuelto a ser desenterrada, a pesar de los intentos de esta casta pseudocientífica que en un intento de ocultar y corromper la verdad ha pretendido callar la voz de una mujer que hace aproximadamente 1500 años la alzó para reivindicar su lugar en la Historia".

Son varias las incógnitas a tener en cuenta, según la arqueóloga. "¿Quién mandó hacer el mosaico deportivo? ¿Por qué? Y, sobre todo, ¿para qué?" A su parecer, "la existencia de una habitación con un mosaico dedicado a la ejercitación del cuerpo femenino, así como, la inexistencia de ventanas y su posterior recreación pintadas en estuco, nos indica la posibilidad del desarrollo dicha actividad deportiva femenina solo ante sus ojos, ¿mujeres atléticas? o, quizás, ¿algo más? Son tres símbolos bien definidos, victoria, amor y homosexualidad. Estamos ¿ante la personificación del triunfo del amor entre mujeres?, o, ¿ante algún rito de iniciación?" 

*Las fotografías tienen "su concessione del Parco Arqueologico di Morgantina e della Villa Romana del Casale di Piazza Armerina. Protocollo n.0000160/2022 del 14-1-2022".

Sobre el autor:

Carmen Marchena

Carmen Marchena

Gaditana. Periodista feminista por vocación y compromiso. Empecé en las redacciones de Ideal Granada y Granada Hoy. He pasado por eldiario.es/Andalucía. Parte de El Salto Andalucía desde sus inicios. Tengo dos ídolas: mis abuelas Carmeluchi y Anita. Defensora de los Derechos Humanos y la Memoria. Sin más dilación, papas con choco o barbarie.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (3)

Mima Barresi Hace 2 meses
Qué novedad! La mujer romana era respetada. Conozco La villa del casale mansión perteneciente a un patricio. No la embarremos con el feminismo ni con homosexuales. Cansan ya con eso.
Sergop Hace 2 meses
Que interesante...
Mercedes Hace 2 meses
Magnífica investigación de la arqueóloga Lourdes Girón y magnifico artículo de la periodista Carmen Marchena, gracias a ambas!
Ahora en portada
Lo más leído