Olga García: "De chica era de El Canto del Loco, ahora mi Spotify es de El Kanka"

La pianista jerezana, de tan solo 19 años, participa en el ciclo 'Jóvenes músicos jerezanos en Europa' que ofrece los Claustros de Santo Domingo este verano

Olga García, joven promesa del piano en Jerez, posa para lavozdelsur.es bebiéndose un refresco en los Claustros
Olga García, joven promesa del piano en Jerez, posa para lavozdelsur.es bebiéndose un refresco en los Claustros MANU GARCÍA

Una joven promesa del piano en Jerez

Olga García (Jerez, 2001) participa como pianista en el ciclo Jóvenes músicos jerezanos en Europa de los Claustros de Santo Domingo, que organiza Foresmus junto al Ayuntamiento de Jerez. La jerezana, de tan solo 19 años de edad, ha acompañado a la flautista Violeta Gil el pasado miércoles y acompañará al violoncello de su amiga Sofia Torres este 18 de agosto. Dedicada exclusivamente al Piano, compagina sus estudios en el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza con clases en una academia de Sevilla, a cargo del pianista Juan Pérez Floristán.

 

¿Cuándo fue la primera vez que pulsaste una tecla?

Pues ni me acuerdo, supongo que sería con 5 o 6 años. No fui la primera de mi casa, mi hermana también tocaba el piano. 

Entonces tenías piano en casa.

Había un pianillo eléctrico que utilizaba mi hermana para estudiar y para sus clases, y luego fui yo. ¡Pero la verdad es que no me acuerdo!

¿En casa eráis más de Radio Clásica o de Los 40?

(Ríe). Éramos más de Los 40, Radio Clásica en mi casa se escuchaba poco. Ahora de mayor se escucha un poco más pero sobre todo por mi madre, que se ha contagiado un poco. Mis dos hermanos y yo éramos de El Canto de El Loco, recuerdo esos viajes largos de coche... o cuando íbamos en verano a la playa. 

Olga García toca para lavozdelsur.es con su piano en los Claustros de Santo Domingo
Olga García toca para lavozdelsur.es con su piano en los Claustros de Santo Domingo.   MANU GARCÍA

Para dedicarse a la música y concretamente al piano hay que hacerlo con exclusividad...

Sí, dedicarse a algo más que al piano haciendo la carrera creo que es complicado. Son muchas horas las que hay que dedicarle. Cuando esté ya uno formado es otra cosa. El piano es muy completito y la música es un mundo que nunca acaba.

Pero también tocarás otros instrumentos.

Toqueteo la guitarra, pero yo no lo llamaría tocar. (Ríe). Hago alguna chapuza con la guitarra en casa y con los amigos, pero poco más. Luego, de instrumentos electrónicos no toco ninguno y aunque últimamente estoy más interesada, todavía no me he metido.

Ante esta ola de calor que hemos pasado, ¿no te pega tocar algo fresquito? ¿Qué tocarías para lavozdelsur.es? 

Bueno, bueno, en verano me gusta tocar repertorio español. Algo de Granados, que es un poco más gracioso... le viene al cuerpo un poquito mejor de digerir por estas fechas

Entre Chopin, Satie, Beethoven o Mozart, ¿con qué te quedas?

Es una pregunta que me suelen hacer mucho y yo no tengo mucho favoritismo por ninguno. Me gusta más Ravel y Beethoven también, pero no soy yo de un compositor hasta la muerte.

Y si te pidiéramos uno contemporáneo...

Mi pianista referente es Juan Pérez Floristán, que ahora es más conocido y que también es mi profesor en la Academia de Sevilla. Estoy super contenta con él.

OLGA GARCIA PIANISTA 3
La joven pianista jerezana Olga García tiene tan solo 19 años de edad.    MANU GARCÍA

Pero en tu día a día escuchas otras cosas.

Me da un poco por épocas pero ahora estoy escuchando mucho flamenco, como José Mercé o Israel Fernández. En mi época rockera era de Nirvana, aunque también escuchaba jazz y cantautores. Ahora lo que está muy presente en mi Spotify es El Kanka. (Ríe).

Eso sí, no verás al trap, al reggaeton o al techno como sacrilegio...

Sinceramente, he empezado a escuchar techno y drum and bass hace poco gracias a mis amigos de Zaragoza. ¡Me lo llegas a decir hace un año y no me creería que pudiera gustarme este tipo de música! No es algo que escuche sola en casa pero debo reconocer que suena la mayoría de las veces entre amigos. Tener muchos temas guardados de drum and bass es un buen puntillo.

Con respecto al reggaeton no considero que sea un sacrilegio para la música pero a mí simplemente no me gusta, no me llama. Musicalmente no creo que se puedan sacar cosas negativas de él, puede ser un estilo más simple y repetitivo pero el pop, que no está tan criticado, puede ser lo mismo. Y no lo hago con tono de crítica ni de defensa, pero la polémica que hay con el reggaeton tiene que ver más con temas sociales por el tipo de cantantes, las letras, la imagen y lo que dicen que con lo estrictamente musical.

Tocar el piano en los Claustros imagino que debe ser toda una experiencia. ¿Ceees que se puede tocar el piano en cualquier sitio? ¿Dónde te gustaría? 

Poder tocar en cualquier lugar se puede, pero la calidad de lo que estés tocando o interpretando cambia con lo inspirador que sea el sitio. No es tanto por quien toque sino por quien recibe esa música. No te nacen las mismas sensaciones cuando escuchas música tirado en el sofá, que haciendo deporte o sentado en el patio de los Claustros. 

Creo que hay pocos sitios donde no me gustaría tocar. Eso sí, me da curiosidad tocar en conjunto con mis amigos fuera de mi ciudad. En Zaragoza lo he hecho alguna vez pero me gustaría hacerlo al aire libre en otros sitios, ya que solo he tocado en el Patio de Banderas de Sevilla y en los Claustros.

Olga García acompaña al chelo de Sofía Torres este miércoles 18 de agosto
Olga García acompaña al chelo de Sofía Torres este miércoles 18 de agosto.    MANU GARCÍA

Dices que el repertorio de los Claustros con la flautista Violeta Gil gustó mucho el pasado miércoles. Con el chelo de Sofía Torres, ¿qué sorpresas hay?

El pasado miércoles tocamos con flauta travesera y es un instrumento que al público le suele gustar porque tiene un sonido muy suave y envolvente, que recrea muy bien el ambiente del patio de los Claustros. Fue un repertorio muy ligero, el público salió muy satisfecho y disfrutó, lo cual me alegra bastante.

¡Del repertorio del miércoles no sé qué decirte! Acompaño al chelo a mi amiga Sofía, que lleva unos auténticos obrones. Tocaremos la Sonata No. 2 de Brahms, pero también una obra contemporéna y repertorio español. La palabra que define lo que va a pasar en los Claustros es "potente". Va a gustar. 

Este verano estás por tu tierra, pero ¿hasta dónde te gustaría llegar?

Es complicado eso. (Ríe). Es una pregunta que me suelo hacer bastante últimamente. La respuesta es: no sé. No lo tengo claro. El mundo concertístico es muy difícil, hay que tener unas habilidades, madurez y mucha suerte. Se trata de querer ser solista, querer tener esa vida y yo no me veo ahí en solitario. Sí que me gustaría hacer música en grupo y formar un grupo de cámara o un dúo. Me ilusiona. Pero tampoco sé si acabaría el mundo de la docencia, eh. 

Entonces la vida de un pianista no es como la pintan en las películas…

Yo espero que no. Mi vida es normal, somos personas normales que hoy día no nos centramos solo en el piano. Aspiro a tener mis pilares de la música, mi vida social, mis amigos y mis proyectos que no tienen que ver todos con la música. Al menos eso es lo que quiero. 

 

Toda la información del ciclo Jóvenes músicos jerezanos en Europa de los Claustros de Santo Domingo puede ser consultada aquí

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído