Ainhoa Rosado: "¿Un 'selfie'? Los Caños. El Cabo de Trafalgar es muy 'instagrameable"

La comunicadora jerezana, CEO de Fedra Agency y especialista en moda y marketing, asesora a influencers: "El futuro está en el vídeo corto y la marca personal"

Ainhoa Rosado posa para la sección 'Veraneantes' de lavozdelsur.es
Ainhoa Rosado posa para la sección 'Veraneantes' de lavozdelsur.es MANU GARCÍA

De las ruedas de prensa a las pasarelas de moda

Ainhoa Rosado (Jerez, 1986) se licenció en Periodismo en 2009. Tras haber pasado por la radio, la televisión y la prensa escrita, y haber padecido la precariedad y la falta de oportunidades del sector, decidió tomar las riendas de su futuro profesional especializándose en moda y marketing. "Como no me dieron oportunidades, decidí crearlas yo sola", dice en la entrevista con lavozdelsur.es. De eso hace siete años. La emprendedora jerezana, que tiene más de 20.000 seguidores en Instagram, fundó la agencia Dress Code y creó en 2016 un evento que aunaba moda, turismo, cultura y formación bajo la marca SUR Fashion Experience junto a Marta Silva. Tras cosechar varios galardones, a finales de 2019 Ainhoa decidió centrarse en su marca personal, fundando este verano Fedra Agency, donde asesora a marcas e influencers

 

Te licenciaste en Periodismo hace doce años. Poco o nada quedan de aquellas redacciones, en un mundo transformado por la inmediatez, el clickbait y el auge de las redes sociales…

Aquello es de otra época. Cuando estudié la carrera era usuaria de redes sociales, pero creo que solo había Messenger y Tuenti. (Ríe). Todo ha cambiado muy rápido. Existe una parte de la comunicación tradicional que sigue igual, pero en mi caso, y viendo la falta de oportunidades que había, tuve que adaptarme.

Cambiaste de ámbito en la comunicación tras una crisis económica y un cambio de paradigma digital.

En el fondo fue por falta de oportunidades, por supervivencia. Estuve trabajando en televisión, radio y prensa escrita, pero me empecé a dedicar a otras cosas. Hubo un momento en el que dije: se acabó. Desde los 10 años mi sueño había sido ser periodista, pero no era posible, así que pensé que podía dedicarme a la comunicación de otra forma. Como nadie me daba una oportunidad, decidí crearme las oportunidades yo sola. Fue cuando creamos una agencia de comunicación, quería poder dedicarme a lo que a mí me gustaba y no darme por vencida.

¿Cómo se cambia una rueda de prensa por una pasarela de moda?

Al final en vez de verme detrás de las cámaras, me vi delante de ellas, entrevistándome a mí misma. Ese fue el cambio brusco, decir que hace unos meses yo estaba ahí detrás. Es otra forma de comunicación. A mí me encanta la moda, es muy visual y me gusta toda esa parte estética. Unir esas dos pasiones, moda y comunicación, ayudando a algunas personas a ser más visibles, también es una forma de ayudarme a mí misma. No tuve la oportunidad y quise crearla para los demás.

Y con sede en Jerez.

Lo tuve muy claro desde el primer momento. Tengo clientes internacionales, de América Latina y de Estados Unidos y no hay problema. Me da rabia que la gente buena se nos vaya.  Quise hacerlo en Jerez porque me parece muy importante que la ciudad sea plataforma de otras cosas que no sean las típicas. Soy muy jerezana, me gusta mucho la feria y el vino, pero hay profesionales que hacen otras cosas y que no se les visibiliza.

AINHOA ROSADO 3
La emprendedora jerezana en el jardín anexo a su oficina de trabajo.

¿Todo se puede vender?

Todo, todo. El marketing es vender la estrategia, incluso más que el producto. Es la famosa fotito de la magdalena, que te cuesta 50 céntimos y el cupcake que te cuesta cuatro euros. El marketing es saber escuchar lo que necesita cada persona y tener la capacidad de poder persuadirla para hacerle ver que el producto le va a dar la solución a su problema. Se puede vender absolutamente todo pero hay que utilizar esa estrategia. Si no lo hacemos, estamos perdiendo muchas oportunidades. Me da rabia que las empresas de aquí sigan haciendo un marketing muy tradicional o ni siquiera ni lo hagan. Muchas veces se vive del boca a boca y eso es ponerse un techo que no tiene sentido, podrían crecer muchísimo más.

Hablabas de Messenger y Tuenti… pero ya incluso Facebook y Twitter están perdiendo terreno con respecto a Instagram o TikTok. ¿Dónde está el futuro?

El futuro está en el vídeo y en la marca personal. Vídeo corto, porque estamos saturados y no tenemos tiempo de consumir contenidos. Además, tienen que tener mensajes estratégicos en los que se trabaje muy bien la marca personal para diferenciarte de los demás. Ahora mismo esa es la clave y la tendencia.

Parece que hay un estrecho margen entre ser o no influencer. Ya no hay número de followers...

Ahora mismo no, porque existen las nanoinfluencers que tienen pocos seguidores y que se basan simplemente en tener una comunidad que confía en ti. Si tú le recomiendas un restaurante a tus seguidores van a ir, si haces lo mismo con un curso de formación, igual. Mientras que tengas una comunidad que confíe en tus criterios, ya se puede decir que estás influenciando. De hecho, apuesto mucho por las nanoinfluencers porque tienen mucho más poder de influenciar en el sentido de que son más reales. Las superinfluencer con millones de seguidores han perdido un poco de credibilidad.

Entonces se trata de crear tu público.

Es una comunidad, si tienes 2.000 o 3.000 seguidores no importa, lo que es necesario es que esté implicada contigo. Por ejemplo, en el caso del periodismo sería crear contenido en torno a cómo elaborar notas de prensa o hacer entrevistas. Así estás creando una comunidad en torno a algo común que crea un interés y que precisamente no se hace mucho en el sector. Luego puedes vender cualquier producto relacionado con lo que estás ofreciendo, desde contenido a un bloc de notas.

Cristiano Ronaldo rechazó una Coca Cola en la Eurocopa y la multinacional sufrió hasta una caída en bolsa. ¿Es mejor que hablen mal de ti pero que hablen o, en cambio, si hablan mal es preferible que no hablen? 

Hay que tener controlado quien habla de nosotros y de qué habla. Ahora a las microinfluencer se les da hasta el copy —el texto que tienen que poner—, y el guion del vídeo porque detrás de todo hay una estrategia. Si vas a vender un producto, necesitas que se hable de una serie de propiedades que hemos estudiado para persuadir a los consumidores. Cuanto más atado este todo, mejor.

Han habido filtraciones de conversaciones de algunos influencer hablando de una marca que les pagaba y les ha pasado factura. La estrategia es mi biblia diaria. No se puede improvisar, todo tiene que estar pensado porque el objetivo del marketing es vender. Si perdemos una venta ya lo estamos haciendo mal.

Ainhoa Rosado posa para lavozdelsur.es
Ainhoa Rosado posa para lavozdelsur.es

En Fedra Agency ofrecéis hasta un curso... ¿se puede hacer uno influencer

Mi curso de influencer nació casi por petición. Saqué un curso de Instagram y me dijeron que estaba muy enfocada a la venta de negocio, ya que había gente que les interesaba más explotar un perfil y no tener por qué vender nada. Al pedirme algo más específico, lo cree a la carta.

Yo lo que les digo a los influencer es que realmente no se hace uno influencer como tal. Si tú cantas bien, por muchas capacidades que tengas, puedes seguir cantando en la ducha y no en la SuperBowl. Una cosa son las oportunidades y otra cosa es lo que hagas, esto es exactamente igual. Si te formas no tienes por qué tener un millón de seguidores. Si te gusta ese mundo, lo que tienes que hacer es formarte para ser un buen elaborador de contenidos: desde el copy, a audiovisuales, fotografía, vídeo, y estudios de marketing. Que vienen seguidores genial. Si no, pues no pasa nada, es un hobby. En cambio, si es un negocio y no vendes nada, te frustras. Hay que saber lo que uno quiere y en lo que uno es bueno.

Una marca a la que no te puedas resistir.

Inevitablemente Inditex. Es la marca que más consumo y la que compramos casi por inercia. Tiene un marketing muy potente.

Entre instagramers y selfies, uno veraniego.

¿Un selfie? En la playa de Los Caños, que es mi favorita. El Cabo de Trafalgar es muy instagrameable. Al final me sale solo, será que es mi profesión: dar consejos. Pero tengo que hacerlo. (Ríe). Se me ocurre que los restaurantes tengan un rincón instagrameable, para que la gente vaya a hacerse la foto en ese sitio y en ese sofá concreto. Que la gente vaya a tu establecimiento solo para tener la foto. Todas estamos obsesionadas con eso. 

Y un planazo para stories...

Estamos en Cádiz, que es el lugar con las mejores playas del mundo. Chiringuito, puesta de sol, buena comida y una copa de vino. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído