El 16 de mayo de 2010 el Xerez CD empataba a 1 en el Reyno de Navarra ante el Osasuna de Pamplona y certificaba su descenso a Segunda División. El argentino Néstor Gorosito, que había hecho el milagro de resucitar a un muerto, no pudo finalmente salvar al equipo jerezano, que necesitaba ganar en esa última jornada de liga en Primera División y esperar a que el Real Madrid hiciera lo propio ante el Málaga, cosa que tampoco sucedió. Desde entonces, el Xerez CD, que se había ganado “el cariño de media España”, según crónica del diario Marca de ese último encuentro en la élite, apenas ha levantado cabeza. Todo lo contrario. En apenas tres años, los aficionados pasaron de disfrutar de los Messi, Ronaldo y compañía a sufrir entre mayo y junio de 2013 dos descensos, uno deportivo a Segunda B y otro administrativo a Tercera, sumado a otro a Primera Andaluza en el año 2014. Con una deuda de dos millones de euros con Hacienda y con la Liga de Fútbol Profesional pidiendo su disolución, un nutrido grupo de xerecistas, entre ellos el fundador del CD, Sixto de la Calle, fundaba el Xerez Deportivo FC con la esperanza de que se convirtiera en su sucesor, saliendo a competir en la temporada 2013-2014 desde la última categoría del fútbol nacional.

Sin embargo, esa intención del nuevo club de querer aglutinar a todo el xerecismo se quedó a medias en el momento en el que el histórico CD ha seguido compitiendo, a pesar de su abultada deuda y de pender de un hilo su existencia. Es más, para muchos ha creado una división y prácticamente un odio al FC que se ha acentuado en la actual temporada 2016-2017, con ambos clubes compitiendo en la misma categoría, la División de Honor Andaluza y luchando por una plaza de ascenso a la Tercera División. A horas de que se dispute el segundo derbi de la historia entre ambos equipos (el primero cayó del lado del FC por 1 a 2), lavozdelsur.es conoce las opiniones de diferentes voces ligadas al xerecismo sobre esta extraña situación que se vive en el fútbol jerezano.

Los aficionados históricos

En una helada mañana de enero, con la ola de frío haciendo estragos en Jerez, un grupo de veteranos aficionados al fútbol juega al dominó en una enorme sala llena de pósters, fotografías, banderas, bufandas y dibujos relacionados con el Xerez Club Deportivo. Nos encontramos en la Peña Los Cien, la más veterana de todas cuantas prometieron defender los colores del histórico club, pero donde se da la paradoja de que su presidente, José Luis Cintas, xerecista de pro, lo es ahora del Xerez Deportivo FC. En la peña no se lo reprocha nadie, aunque la mayoría afirma que siga siendo del Xerez “de toda la vida”. De los más de 200 socios que llegaron a ser, ahora apenas son medio centenar, todos ellos ya peinando canas desde hace décadas, hasta el punto de que el más joven está a punto de cumplir los 60 años. Aquí ya el fútbol prácticamente ha pasado a un segundo plano desde que el CD acabase en Primera Andaluza, una categoría semi-amateur y, por lo tanto, sin ningún interés futbolístico. Ildefonso Galindo, 72 años, lo dice claro: “Yo ya estoy muy quemado del fútbol. Aquí en Jerez ha habido muchas cosas raras y por el club han pasado sinvergüenzas por un tubo”. Desde que el Xerez jugó en Primera no ha vuelto a pisar Chapín o cualquiera de los campos por los que el equipo ha jugado en los últimos años.

Le ocurre lo mismo a Perico Vázquez, otro miembro de la peña y aficionado azulino desde que era un niño y cuyo primer recuerdo ligado al equipo es con once años, en el estadio Domecq, un Xerez-Villarrobledo que presenció aún vistiendo de riguroso luto por la muerte de su padre apenas un par de semanas antes de ese choque. Otro veterano peñista, Manuel Aguayo, 87 años, echa la vista atrás y recuerda también años gloriosos en Domecq. A su edad, afirma que “poco futuro” le ve al equipo porque no cree que aguante para ver al CD de nuevo en categoría nacional, mientras que al FC tampoco le augura un mejor panorama básicamente porque “en Jerez no hay dinero y sin dinero no se va a ningún lado”. Antonio Zarzana, igualmente miembro de la peña, se reconoce xerecista, pero del CD. Que el club de sus amores se encuentre en la situación que está le da igual. “Esto es como un niño que te nace malito. Lo vas a seguir queriendo más que al del vecino a pesar de todo”.

El presidente de la Peña Los Cien, José Luis Cintas, afirma que en la peña hay “diversidad de opiniones”, pero sobre todo “coherencia”. “Aquí somos xerecistas por encima de todo, y aunque en nuestros estatutos viene recogido que defendemos al Xerez Club Deportivo aquí cada uno puede ser del que quiera”. Él, como ya se ha dicho, defiende ahora al FC porque entiende que el septuagenario Xerez irá antes o después a liquidación. “El FC es el futuro”. Eso sí, este domingo no irá a Chapín a animarlo. “Yo siempre he dicho que si algún día se enfrentaban no iría a verlo. Y como deportista, que gane el mejor”.

El historiador oficial del Xerez CD

Rafael Romero Tarrío lleva desde la temporada 80-81 siendo socio, de manera continua, del Xerez CD. Funcionario de la Agencia Tributaria, es quizás el mayor estudioso de la historia del fútbol en Jerez y de hecho llegó a publicar un libro centrado en esta temática. En 2008 hacía lo propio con su Historia oficial del Xerez CD, plasmando la historia del club azulino desde su fundación en 1947 hasta la temporada 2007-2008, coincidiendo con su 60 aniversario. Diez años después de esa efeméride, el equipo de sus amores ha sabido lo que es jugar en la Primera División, pero también en las profundidades del fútbol español. A pesar de todo, seguirá siendo del CD. “La gente se cambia de vivienda, de coche e incluso de mujer, pero no de equipo”, dice para demostrar su fidelidad. Por eso, considera “difícil de entender” que xerecistas de toda la vida fundaran un nuevo club que ahora se vea en la tesitura de enfrentarse al histórico Xerez. “Es un caso único en el mundo. Ni comprendo ni comparto que alguien que sea de un club, según las circunstancias, se cambie a otro”.

En su opinión, entre el CD y el FC hay actualmente “una total enemistad. El FC no es filial del otro ni hay un sentimiento compartido. Es un sentimiento distinto. Los del CD seguimos viviendo lo mismo y los otros han creado un club que intenta que nosotros desaparezcamos para quedarse con las señas de identidad y resarcirse ante la sociedad”. De hecho, afirma que “si no al cien por cien, estoy convencido de que el 90 por ciento de los aficionados del CD nunca se harán socios del FC”, hasta el punto de señalar que “en caso de que desaparezcamos tomaremos dos opciones, o refundarlo o irnos a casa”.

Al Xerez Deportivo FC, Romero Tarrío le depara un futuro incierto. “Dependerá de la gente que haya dispuesta a seguirlo. Yo creo que ahora mismo, como es nuevo y ha ido ascendiendo año a año la gente lo ha ido siguiendo, pero en cuanto los ascensos no sean anuales y no haya más socios, no veo que sea un club que pase de la Segunda B o la Tercera”. Además, recuerda que “si alguna vez quiere estar en el fútbol profesional va a tener que reconvertirse en Sociedad Anónima Deportiva, algo difícil de conseguir y más con la situación económica que hay ahora en Jerez”.

¿Acudirá el domingo a Chapín? “No iré. Si te soy sincero, por no darle un duro al FC y porque me parece un insulto para el Xerez CD y un abuso que para un partido de Regional se hayan puesto precios tan altos” (entre 10 y 15 euros).

Los ultras

Desde 1991, los partidos del Xerez CD no se entendían sin el apoyo del Kolectivo Sur. Sin embargo, esta animosa peña decidió en 2013 apoyar al FC al entender que el viejo Xerez estaba condenado a muerte y lo que es peor, en manos de directivos de dudosa calaña que, a la postre, han sido los que han ido matando poco a poco al club. Y a pesar de todo, la pancarta que siguen desplegando en cada partido es la antigua que muestra el escudo del CD. Para ellos solo hay un Xerez y entienden que el FC será su sucesor natural cuando el antiguo desaparezca.

En la semana del derbi, el Kolectivo ha decidido no realizar declaraciones a los medios, misma medida que ha tomado la plantilla del FC, para no herir susceptibilidades y evitar polémicas. Por este mismo motivo tampoco acudirán a Chapín el domingo. Ya lo hicieron en la primera vuelta, cuando no estuvieron presentes en La Juventud. Entienden que este partido no se debería haber dado nunca, porque aunque ahora defiendan los colores del nuevo FC, por su cabeza nunca pasaría estar en contra de un club que les ha dado tantas alegrías.

Aun sin atender a los medios, la postura de la peña ultra es clara desde el minuto uno en que decidieron apoyar al FC. Quieren un club “libre” y “transparente”, en el que sus socios sean los que tengan el mando para evitar tropezar con la misma piedra de los Oliver, Gil-Silgado, Morales y Ricardo-García. Es la única manera que entienden para que el Xerez y el xerecismo puedan resurgir de sus cenizas para volver, antes o después, al fútbol profesional.

El exfutbolista

Para cerrar este reportaje, este medio quería contar también con un exjugador del Xerez CD que, preferiblemente, no fuera de Jerez, para que pudiera dar una visión ‘desde fuera’, y que tampoco estuviera ligado al fútbol ni a ninguno de los dos clubes. Así que encontramos en la persona del puertorrealeño José Luis Zaldívar, Selu, al personaje perfecto. El que fuera futbolista azulino entre 2000 y 2004 se retiró hace cinco años por culpa de las lesiones cuando jugaba en el San Fernando y actualmente dirige una empresa de diseño gráfico de la que, afirma “no me puedo quejar. Yo lo vi claro porque el final de mi carrera no fue muy agradable por las lesiones. Ves que quieres y no puedes y huyes y buscas estabilidad, hacer cosas diferentes, alejarte de la ansiedad y el estrés que te genera y el fútbol desaparece de mi vida, aunque siempre esté en el pensamiento las ganas de pisar el césped”.

Selu, que vivió una de las etapas más bonitas del xerecismo —llegó en el año del ascenso a Segunda con Máximo Hernández y peleó hasta el penúltimo partido por ascender a Primera de la mano de Bernd Schuster—, afirma vivir desde la lejanía lo que se vive ahora mismo en Jerez en el plano futbolístico. “Tengo amigos y compañeros en los dos equipos y aunque te informan y te cuentan, lo veo todo desde lejos. Es verdad que la masa social quería al CD, pero se ha buscado una salida para intentar que su club de siempre continuara en espíritu. Sí es verdad que todo el mundo creía que el otro iba a desaparecer y este iba a sustituirlo, al final no ha sido así y se encuentra en una situación compleja. Cada uno ha tomado la decisión más oportuna y hay opiniones de todo tipo. No tengo una opinión muy clara y yo creo que es de respetar tanto la de unos como la de otros. En el fondo lo que debe quedar es que es un sentimiento, una ciudad y ojalá vayan subiendo los dos de categoría”. Eso es, al menos, lo que espera. Sin embargo, Selu piensa que la situación es complicada “porque en el fondo son dos equipos totalmente distintos y se vive incluso una rivalidad actualmente que comparo un poco como la de un Betis-Sevilla”.

¿Se posiciona con alguno de los dos equipos? José Luis lo tiene claro. “Mis sentimientos siempre están con el CD, pero es un sentimiento dividido y complejo. Siempre he evitado dejarme caer entre uno y otro, porque tampoco quiero posicionarme ni herir la sensibilidad de nadie. La gente creo que se ha quedado con una imagen buena de mí y eso es con lo que quiero que se quede la gente”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído