La ONG Madre Coraje vuelve a su actividad humanitaria: 8.600 kilos ya van hacia Mozambique

Hasta el país africano llegarán 62 pupitres y más de una tonelada de jabón y de alimentos, entre otros

Uno de los envíos de Madre Coraje a Mozambique.
Uno de los envíos de Madre Coraje a Mozambique.

La ONG para el Desarrollo Madre Coraje cargó este martes un contenedor con 8.600 kilos de materiales humanitarios entre los que destacan 62 pupitres, 1.250 kilos de jabón elaborado por Madre Coraje con el aceite que recoge y 1.100 kilos de alimentos.

Este nuevo envío lo recibirán en Mozambique tres internados de las Hermanas Franciscanas Hospitalarias que acogen y atienden a más de 2.300 menores y están sufriendo las consecuencias del Covid-19, entre otros problemas, por haberse visto obligadas a cerrar la Escuela de Hotelería y a la vez hotel que les ayuda a obtener  fondos para hacer frente a los gastos de sus internados, por un lado de las matrículas de los estudiantes, y por otro lado del pago de turistas en el hotel.

Se trata del primer contenedor que la entidad social envía, en este caso a Mozambique, tras el último que Madre Coraje pudo mandar a Perú en marzo, justo antes de comenzar el Estado de Alarma por la crisis de salud global originada por el Covid-19. La reanudación de los envíos humanitarios internacionales ha sido posible gracias al esfuerzo del voluntariado y de la plantilla de Madre Coraje.

“Este contenedor a Mozambique es el segundo que desde Madre Coraje enviamos al país africano en nuestros 28 años de historia y hacerlo en estas circunstancias es un logro con mucha valía. Siempre hemos trabajado duro y ante las adversidades nos crecemos", ha explicado la responsable de Ayuda Humanitaria de Madre Coraje, Gloria Díaz.

"Las poblaciones a las que apoyamos en Mozambique están sufriendo las consecuencias por esta crisis sanitaria de una forma muy crítica: Confinarse, tener acceso a mascarillas o a agua para el lavado de manos no es fácil para las familias a las que apoyamos”, añade.

La ONG lleva más de 25 años trabajando con poblaciones en el extranjero, especialmente en Mozambique y Perú, en los que ha llegado a unas 100.000 personas. Asimismo, mantiene una importante actividad que redunda en la ciudadanía del entorno. "Promovemos un desarrollo humano sostenible, la potenciación y el fortalecimiento de las capacidades locales, en las que los protagonistas son en todo momento los hombres y las mujeres participantes en la ejecución de los proyectos", explican en su web.

Entre los objetivos que se habían marcado antes de esta crisis sanitaria estaba establecerse en Gaza para mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en ghettos en territorio palestino, y que se ven imposibilitadas para desarrollar una vida normal o encontrar un trabajo. Por eso, la ayuda humanitaria es tan importante ante el cerco de Israel.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído