Made in Tarrío, la tienda donde cada producto es diferente y los defectos son una virtud

Victoria Tarrío es la impulsora de una tienda que vende artículos con estampados exclusivos que no repite en otras piezas, para las que utiliza materiales defectuosos a los que da una segunda vida

Algunos de los bolsos estampados de Made in Tarrío. FOTO: MANU GARCÍA
Algunos de los bolsos estampados de Made in Tarrío. FOTO: MANU GARCÍA

“Descubre la belleza de las imperfecciones, disfruta del caos, la vida es incertidumbre”. Victoria Tarrío lleva desde 2014 al frente de Made in Tarrío, una empresa que se dedica a diseñar y producir bolsos estampados a mano, pero también monederos, camisetas o broches. “Me horroriza pensar que haya dos bolsos exactamente iguales y, lo que es aún peor, dos personas idénticas”, sostiene Victoria, conocida como Vicky, en la web del negocio. El colorido es la nota dominante del pequeño puesto que tiene en el mercado navideño de Cádiz, donde estará durante las fiestas.

Vicky cuenta que creció entre pantallas de serigrafía y acuarelas, ya que su padre es pintor, “y ha hecho serigrafía toda su vida”. De ahí le viene su vena artística, que terminó floreciendo en 2012, desde cuando se dedica a la artesanía, aunque su proyecto nació más adelante. “No sé muy bien cuando empezó”, señala, “pero terminé Magisterio y por casualidades personales terminé dedicándome a esto”. La profesión, confiesa, la “enamoró”, sobre todo por el hecho de “tener un espacio de trabajo propio y no depender de los demás”.

A Vicky la ayuda Iñaki, su pareja, natural del País Vasco, pero “andaluz de adopción”, que se dedica al diseño de videojuegos y se encarga de la parte más digital del proyecto, de su imagen visual y de la página web. Pero también ilustra diseños que luego Vicky estampa en camisetas. “Él es la parte digital y yo la analógica”, cuenta ella, quien añade que Iñaki también hace las veces de “becario, ayudándome algunas tardes con los estampados”.

Victoria Tarrío, durante la conversación con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA

Las piezas de Made in Tarrío son “únicas”, explica su creadora, que huye de las producciones en serie. “Todas mis piezas están cargadas de las imperfecciones propias del proceso de estampación. Eso las hace bellas, únicas, diferentes…”, relata en la web. Cada año lanza una serie de diseños. “Para bolsos utilizo el grabado en relieve”, explica, unos productos que tarda más de un día en fabricar de forma artesanal, tintando con rodillos y estampando cada diseño pieza por pieza. La serigrafía de las camisetas también es artesana, ya que utilizan un bastidor para ello en un proceso “laborioso” que lleva a cabo en su propio taller.

“Tengo la suerte dedicarme a lo que me gusta: crear”, dice Vicky, que utiliza materiales locales, sobre todo tejidos naturales, pieles de curtición vegetal, madera y tinta que adquiere de productores andaluces, mayormente. La filosofía de su proyecto, señala, se basa en su “cabezonería”, porque “podría hacer algo en serie y que se vendiera mejor”, pero se mantiene fiel a sus principios. “No pretende hacerme rica, quiero hacer lo que me gusta y que sean piezas únicas”, agrega, con la idea de “poner en valor la producción local y la generación de productos que no sean industrializados”.

“Creemos en las bellezas de las cosas hechas a mano, en los pequeños defectos que hacen cada pieza única”, señalan desde Made in Tarrío, que recupera productos con defectos de fábrica para darles una segunda vida. “Estas telas son mis preferidas y de ellas salen las piezas más personales, ya que son las que despiertan mi lado más creativo”, señala Vicky. La firma, además, reutiliza telas antiguas o sillas de playa para forros de bolsos, medidas con los que quiere reducir la “huella ambiental”.

Entre cortar, estampar telas, entretelarlas, secarlas —para que se pueda lavar a mano— y montar las asas de cuero de los bolsos o mochilas que fabrica Vicky, hay muchas horas de trabajo que, muchas veces, no se valora. “Hay quien cree que la tela viene así estampada, yo la coso y ya está”, dice, “algo que siempre pasa con la artesanía, siempre hay quien piensa que se hace fácil", pero detrás “hay un trabajo de diseño, muchos bocetos desechados y tallado a mano, cuesta mucho”, señala. Pero, con todo, Vicky lleva unos años viviendo de su creatividad y de sus diseños personalizados y únicos, a los que da forma en cualquier lugar. “Siempre llevo cuadernos y lápices en la mochila para crear”, dice.

Además de los puestos en mercadillos, sobre todo de Cádiz, también vende a través de la tienda online, a todos los rincones del país, pero también a otros como Alemania, Inglaterra o EEUU. “Made in Tarrío va dirigido a mujeres auténticas, que no temen mostrarse tal y como son, que están orgullosas de ser y sentirse imperfectas”, expresa la firma, que pide a sus clientes que confíen en su intuición, que se dejen llevar y digan sí con el corazón. Y aconseja: “Sé diferente, sé natural, deja huella”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído