Free picture (Loan euro) from https://torange.biz/loan-euro-4997
Free picture (Loan euro) from https://torange.biz/loan-euro-4997

Las condiciones abusivas que esconden estas tarjetas de pago aplazado han sumido en un pozo de deudas a muchas familias que buscan una solución

Imagine solicitar un préstamo por valor de 1.000 euros, pasar varios meses pagando cómodas cuotas mensuales de 20 euros hasta llegar el día que se percata de que la cantidad devuelta ya supera los 2.200 euros. ¿Cómo es posible? ¿Será un error? Nada más lejos de la realidad. Esta situación que parece tan extraordinaria, ha afectado a muchas familias en España por culpa de los intereses trampa de las tarjetas revolving. 

¿En qué consisten?

Las tarjetas revolving son un tipo de tarjetas de crédito que permiten aplazar el pago de cualquier compra y fraccionarlo en cómodos plazos, con cuotas muy bajas y aplicando unos intereses. Un método que rompe con la rutina del reembolso del dinero prestado a mes vencido, como suele ser habitual cuando le adelantan un crédito por parte de una entidad bancaria.

No obstante, su uso cotidiano puede resultar muy peligroso ya que guarda unos intereses abusivos escondidos en la letra pequeña del contrato. Es frecuente encontrarse, por ejemplo, con tipos anuales del 25 o 30% TAE, una barbaridad que puede ser imposible de asumir en el futuro y se puede convertir en un laberinto sin escapatoria para el consumidor.

Asimismo, en muchos casos no se explican de forma clara las condiciones que esta manzana envenenada guarda y, en gran medida, se aprovechan del desconocimiento del individuo. El producto se vende como sencillo, útil y con unas cuotas muy asequibles para el dinero prestado. ¿Quién no recibiría 5.000 euros a cambio de pagar 50 euros durante unos meses? Un chollo peligroso. 

El Banco de España advierte sobre su peligro

Desde esta institución pública también se ha tratado de concienciar al ciudadano de los intereses abusivos que acompañan a este método de pago fraccionado. “La deuda derivada del crédito se ‘renueva’ mensualmente: disminuye con los abonos que haces a través del pago de las cuotas, pero aumenta mediante el uso de la tarjeta (pagos, reintegros en cajero) así como los intereses, las comisiones y otros gastos generados, que se financian conjuntamente”, explican en su página web.

El propio organismo advierte de las consecuencias de esta peculiaridad:Si se paga una cuota mensual baja respecto al importe de la deuda, la amortización del principal se realizará a un plazo muy largo, lo que puede derivar en pagar muchos intereses y hace imposible emitir un cuadro de amortización previo”.

Este último requisito lo exigen, entre otros, en las peticiones de especial diligencia a las entidades que realiza el Banco de España. Así pues, se solicita un plazo de amortización, escenarios ejemplificativos y el importe de la cuota mensual a abonar. En definitiva: una mayor transparencia para intentar evitar unas prácticas que acumulan sentencias favorables al consumidor al entender nuestros tribunales que existe en muchos casos usura

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído