Estrenar casa en pleno confinamiento: "Este sector ha aprendido bien de los errores del pasado"

Fernando García, consejero delegado de Jove, una de las promotoras más activas de Cádiz, entrega esta semana nuevas casas y retoma "con todas las garantías" diez proyectos de obra, unos tajos que paró voluntariamente nada más arrancar la cuarentena

La nueva promoción de viviendas que ya está siendo entregada entre Chapín y El Pelirón, este lunes. FOTO: MANU GARCÍA
La nueva promoción de viviendas que ya está siendo entregada entre Chapín y El Pelirón, este lunes. FOTO: MANU GARCÍA

Puede sonar casi increíble, pero esta semana doce familias estrenarán casa nueva y tendrán tiempo para conocer bien todos sus rincones, pues la quinta semana de estado de alarma les obligará a seguir viviendo confinados. Puede sonar extraño, pero el sector de la construcción, el mismo que de la mano de los bancos nos llevó al crack de 2008, puede ser un pilar decisivo en la reconstrucción socioeconómica del país cuando la pandemia pase. La federación provincial de agrupaciones de empresarios de la construcción, Faec, ya lo ha apuntado justo cuando el estado de alarma permite que trabajos no esenciales como los vinculados con el ladrillo hayan vuelto comienzo de semana a la actividad: "Nuestro sector tendrá un papel decisivo en la recuperación económica". 

Al otro lado del móvil está Fernando García, consejero delegado de la promotora jerezana Jove Consulting, quien este lunes no solo ha devuelto la actividad en los tajos —acumula diez proyectos de obras por toda la provincia de Cádiz—, sino que entre la semana pasada y esta habrá supervisado la escritura y entrega de llaves de unas catorce nuevas viviendas en Jerez. Para lograr lo primero, tuvo que parar voluntariamente las tareas de construcción el pasado 16 de marzo y analizar bien el nuevo escenario para no poner en riesgo a los casi 200 operarios que trabajan en sus proyectos. Para conseguir lo segundo, ha sido fundamental la agilidad del Ayuntamiento de Jerez. Han leído bien: la agilidad del Ayuntamiento de Jerez.

En pleno estado de alarma, con otras administraciones públicas paralizadas, la Delegación Municipal de Urbanismo ha concedido dos licencias de ocupación —los días 20 y 27 de marzo— para dos promociones residenciales construidas en la zona más degrada de El Pelirón. Un total de 52 viviendas promovidas por Fomento de Actividades Inmobiliarias del Sur, y gestionadas por Jove, que ya han empezado a ser entregadas a sus compradores. En paralelo, promociones como las de Plaza Norte, El Altillo, Pozo Albero y Arroyo de El Membrillar, en Jerez; o Costaluz y Costa Doñana, en Chipiona y Sanlúcar, respectivamente, han vuelto reanudar la marcha.

Fernando García, en el acto de colocación de la primera piedra de una de las promociones que ejecuta en Jerez, en junio de 2018. FOTO: MANU GARCÍA

"Por iniciativa propia, junto con la constructora, decidimos parar el pasado 16 de marzo. Si no había EPI para sanitarios, imagínate para nosotros. Tampoco había garantía de suministros, por lo que viendo la situación, lo mejor era analizarlo todo bien, actualizar los planes de seguridad de todas las obras, y reiniciar en los centros de trabajo cuando estuviera todo garantizado", cuenta a lavozdelsur.es García, quien asegura que la vuelta al trabajo, "lógicamente, no ha sido al mismo nivel de producción de antes del estado de alarma, sino que se ha hecho por gremios, con los coordinadores de seguridad vigilando y con la gente muy concienciada, además de con un paulatino engranaje entre el constructor y proveedores que retoman la actividad de forma gradual". "Estamos en pleno proceso de aprendizaje", confiesa.

Aparte de promover cooperativas de vivienda, Jove gestiona proyectos para promotoras, y a día de hoy es una de las empresas del ladrillo que más trabaja en la zona. ¿El futuro? "No soy ni pesimista, ni optimista, soy analítico, y crítico, y creo que este sector ha aprendido bien de los errores del pasado". "Por suerte, porque aquí también está ese componente, o porque fue el sector más trasquilado en 2008, este momento de crisis le coge con buena salud: ni está endeudado (las promotoras locales no tienen las bolsas de suelo de antes), se construye lo vendido, y los bancos han financiado proyectos sanos". En este contexto, asevera: "Las obras se terminarán todas porque todas están vendidas y los promotores, en líneas generales, están bastante sanos. Se aprendió bien la lección y toda grúa que veas de una promoción es porque hay préstamo, y el banco tiene el proyecto bien atado. Antes se financiaban suelos y cosas sin vender...".

Contradictoriamente, ese sector de la construcción que expulsó a tantos trabajadores del mercado de trabajo en la última década larga, ahora puede ser un gran salvavidas para muchos empleados que se han ido a la calle con la pandemia. "Hace falta mano de obra, los jóvenes ahora ya no veían atractiva la obra". Ahora, "quizás, este sea un pilar de la recuperación", a diferencia de 2008, cuando fue un pilar sobre el que se precipitó el derrumbe. "Fue un pilar que en aquel momento lo complicó todo y ahora puede ser uno a los que agarrarse", subraya. El papel de las administraciones públicas será clave: "Como facilitadoras y colaboradoras para crear empleo, y a su vez, este sector, como fuente de ingresos para las administraciones".

Bien lo sabe el Ayuntamiento, que entró en bancarrota total al compás del crack inmobiliario. La situación ha cambiado. "El gobierno de Mamen Sánchez está avanzando desde el primer momento de la crisis en todos los procedimientos administrativos que están permitidos con la vista puesta en el día después, y al objeto de poner en la calle el mayor número de inversiones posibles para impulsar la reactivación de la economía", asegura José Antonio Díaz, responsable político de Urbanismo en el Consistorio jerezano. ¿Otra burbuja? "Aprendimos bien la lección", insiste Fernando García, que obra que vende sobre plano, obra que arranca y, como estos días, nuevas casas que se entregan.

Las nuevas viviendas han permitido, además, regenerar una bolsa de suelo casi en el centro de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

Estas dos promociones de El Pelirón, en una enorme bolsa de suelo degradada, se componen, por un lado, de 25 unifamiliares, y por otro, de un edificio de 27 viviendas que forma parte de una primera fase de un total de 52 viviendas, y cuya segunda fase se encuentran actualmente en ejecución. Las nuevas viviendas, que obtuvieron licencia de construcción en junio de 2018, se encuentran situadas en la unidad de ejecución Ejecución 2.G.1 El Pelirón, cuyo desarrollo urbanístico ha sido fruto de un convenio suscrito en abril de 2018 entre el Ayuntamiento y la Junta de Compensación; este convenio ha hecho posible la finalización de las obras de urbanización de estos terrenos, destinados a uso residencial, viales y zona verde. "El Ayuntamiento se ha puesto las pilas y la gente está como loca recibiendo sus viviendas, porque ten en cuenta que muchas familias soportaban la carga de un alquiler o les vencía el contrato de arrendamiento", especifica el ejecutivo jerezano.

El sector reclama medidas para activar la demanda de viviendas

El proyecto de Chapín que ha impulsado Jove ha transformado ese entorno baldío casi en el centro de Jerez. "Ha sido un lavado de cara importante para la ciudad". Precisamente, hace escasas fechas el Ayuntamiento ha recepcionado estas obras de urbanización, ejecutadas por Firmes y Carreteras SA, donde se encuentran, además de estas promociones, nuevos espacios verdes para la ciudad, carriles bici y un parque infantil; cabe recordar también que, como resultado de esta actuación, el Ayuntamiento ha obtenido dos parcelas de propiedad municipal completamente urbanizadas para uso residencial de 521 y 3.284 metros cuadrados.

En el futuro, vaticina Fernando García, "los futuros proyectos que salgan en la ciudad o la provincia, o los que estuvieran germinando, obviamente tendrán unos plazos de maduración mayores, porque es de suponer que la gente posponga la decisión de compra hasta ver cómo evoluciona todo, y todo irá vinculado al paro... Creo que la segunda mano se llevará la peor parte, y los nuevos proyectos tardarán un poco más en arrancar". Precisamente, en la cantidad de mano de obra vinculada con la construcción y sus empresas auxiliares habrá un clavo al que agarrarse para muchos.

Desde el Ayuntamiento, José Antonio Díaz ha valorado de forma positiva la iniciativa y el esfuerzo de esta empresa para apoyar, en la medida de lo posible, la reactivación del sector. “Es importante que en momentos así todos aportemos nuestros recursos para impulsar la recuperación de la economía local. El Ayuntamiento continúa con su actividad y no se para, y, por parte de la iniciativa privada, estamos notando también su empuje y su entrega por contribuir a la vuelta a la normalidad lo antes posible”.

La Faec pide, sin ir más lejos, políticas de activación de la demanda de viviendas, para de camino resolver el mal del casi imposible acceso al mercado inmobiliario. Aplicación de tipos reducidos de IVA para los compradores o ayudas a la adquisición de una primera vivienda, medidas que ya se barajan, junto con otras como la necesaria continuidad de la licitación pública o las ayudas directas a las pymes o micropymes del sector de la construcción.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído