El día que los jóvenes y los políticos se miraron a la cara

debate_erasmus_iu_gan_psoe_pp_ies_almunia-4
debate_erasmus_iu_gan_psoe_pp_ies_almunia-4

Un proyecto europeo desarrollado en el IES Andrés Benítez reúne a alumnos y miembros de partidos jerezanos y de países como Turquía, Eslovaquia y Estonia.

Los jóvenes y los partidos políticos son dos colectivos que, por lo general, no conectan. El 64% de los españoles que tienen entre 15 y 29 años desconfían de los partidos, dice un estudio reciente realizado por el Centro Reina Sofía de la FAD. Para más de la mitad de la juventud, el primer sentimiento que les inspira es indignación, seguido de desconfianza e impotencia. Solo un 3,8% de los españoles de estas edades considera que es útil pertenecer a alguna formación política. Son las percepciones que tienen los miembros de la generación Z, o post-millennial, integrada por jóvenes que han vivido siempre conectados a internet de banda ancha, como los alumnos del IES Andrés Benítez de Jerez, que tienen la ocasión de compartir un rato de charla con políticos locales de la ciudad, y con miembros de otros de países como Turquía, Eslovaquia y Estonia, para así disminuir la distancia que hay entre ambos colectivos. Ese al menos es el objetivo del proyecto europeo educativo A matter of trust, financiado por el programa Erasmus+, que se pone en práctica en el instituto jerezano.

Los organizadores reparten tarjetas entre los alumnos. Están las del PSOE, Ganemos, IU y PP —Ciudadanos no asiste— y ellos mismos van eligiendo con qué políticos quieren verse las caras. “Esta es la del PSOE, ¿quién la quiere?”, comenta una profesora. “Esa no”, dice un alumno delante de los tenientes de alcaldesa Laura Álvarez y José Antonio Díaz, que acuden en representación de los socialistas. “Nosotros no regalamos máster”, responde Díaz. Empieza la guasa. El ambiente distendido permite a los asistentes hacer preguntas que difícilmente podrían formularles a los representantes que acuden a la cita.

Antonio Saldaña y Jaime Espinar van por parte del PP. El primero les habla del mundo empresarial: “El modelo económico de este país ha cambiado, antes se entraba a trabajar en una fábrica y se esperaba estar 40 años hasta jubilarse, ahora no”. “¿Por qué en Lucena la gente crea mas empresas que en Jerez? Hay un ambiente social que lo propicia”, sostiene. Y les recomienda: “Uno tiene que intentar dedicarse en la vida a lo que realmente le gusta, es importante tener vocación por las cosas”. La charla tiene lugar en el gimnasio del instituto, donde se reúne un grupo de jóvenes con los populares.

En varias aulas de la segunda planta están el resto. “Participo en vida política porque estoy preocupada por lo que pasa en mi país, y cada vez que lo ayudo me siento mejor”, expone una representante del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Turquía —el del presidente Erdogan—, que participa en este proyecto, y que según ella “apoya a los jóvenes”. Santiago Sánchez y Manuel Fernández, de Ganemos Jerez, escuchan atentamente mientras esperan que los alumnos se animen a preguntar. A ellos ya les interrogaron sobre si piensan quitar la Semana Santa, por ejemplo. “No porque es un filón turístico y una fuente importante de ingresos”, espeta Fernández, “pero las subvenciones a la Iglesia, quizás”, añade entre risas.

Dani, Cristina, Cecilia, Julia, Miguel o Ismael son algunos de los jóvenes que interrogan a Laura Álvarez y Jesús Alba, del PSOE. Él se puede decir que es millenial —apenas tiene 25 años—, “por lo que entiendo vuestros problemas”, les dice a los alumnos, a los que les explica que “la política es gratificante, pero muy sacrificada”, y entiende que les provoque rechazo, “aunque si no, otros decidirán en vuestro lugar”. Álvarez asegura que lleva en política toda su vida y que su primera “manifestación” la hizo en su casa de pequeña, cuando su madre le mandó hacer la cama de su hermano —el único varón de seis hermanos— y se opuso. “Me amenazaba con castigarme sin jugar a baloncesto, pero conseguí no hacerle la cama”, explica. “Queremos abrir una casa de la Juventud en Jerez pero necesitamos que aportéis ideas”, señala la teniente de alcaldesa responsable de esta delegación. “No preguntáis por nuestra opinión”, dice una joven. “El problema es que todo se hace de arriba abajo”, añade uno de los organizadores del proyecto.

Un representante de un partido de centro-derecha de Eslovaquia habla con otro grupo de alumnos y señala, entre otras cosas, que “el comunismo no es democrático”. Lo hace bajo la atenta mirada de Ana Fernández y Sebastián Chilla, de Izquierda Unida, que no dudan en replicarle cuando tienen ocasión. “En el comunismo prima el principio de igualdad”, explican los miembros de IU a unos jóvenes que parecen quedar satisfechos con las explicaciones de ambos. El objetivo del proyecto pasa por intentar potenciar “la confianza mutua entre jóvenes y políticos”. Un primer —y pequeño— paso ya se ha dado.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído