Roban cinco ovejas en peligro de extinción de la raza churra lebrijana en Sevilla

Ecologistas en Acción suspende el programa de recuperación de esta raza tras la sustracción de varios ejemplares

Ejemplares de churra lebrijana, en Sevilla.
Ejemplares de churra lebrijana, en Sevilla.

Ecologistas en Acción viene aportando desde hace diez años ejemplares para la cría de la oveja en peligro de extinción conocida como churra lebrijana a ganaderías familiares que se comprometieran con la conservación de la raza. En estos años se han generado, a partir del núcleo reproductor de San Jerónimo en Sevilla, otros en las localidades de Pilas, Almadén y Vejer.

El pasado jueves, al ir a revisar las instalaciones donde pastaban en semilibertad los seis ejemplares del programa, se encontró el vallado tumbado y un sólo ejemplar maniatado. Los otros 5, un macho de 4 años y 4 hembras de distintas edades están desaparecidas. No es la primera vez que el robo de ejemplares pone en jaque al programa. Hace dos años, en pleno confinamiento por la pandemia, con el parque cerrado,  se llevaron 4 ejemplares, dejando otros 3 de los que pudimos empezar la recuperación del pequeño rebaño que ha llegado hasta la pasada semana.

En esta ocasión, el robo ha sido más inesperado, sucediendo durante la noche, cuando se supone que el parque se encuentra cerrado. Esto hace difícil entender por dónde han podido meter el furgón que se precisa para el transporte de estos ejemplares de gran tamaño, a no ser que hayan aprovechado la obra de emasesa y el descontrol de puertas para entrar sin problemas. Se aprovechan así de que el servicio de vigilancia del parque es mínimo, ya que tan sólo dos coches atienden a ocho parques de Sevilla, rotando por ellos, con lo que la probabilidad de que estén cuando ocurre un hecho delictivo es escasa.

El programa de conservación tenía una triple función. La comentada de conservar una raza ovina en peligro de extinción, debido a que su hábitat natural, las marismas del Guadalquivir, ha sido transformado de forma radical desde un espacio donde predominaba la ganadería extensiva como principal uso del territorio, a pasar a una zona eminentemente agrícola, en la que la ganadería pasa a ser residual, además de que se introducen ganados más adaptados a la intensificación que hacen poco competitiva a nuestra churra.

Un segundo aspecto está relacionado con la economía circular, ya que estos ganados, junto con las cabras payoyas con las que conviven, se encargan de reutilizar los restos de podas del parque y de las huertas, evitando que tengan que ser eliminadas en vertederos, generando con sus excrementos un excelente abono orgánico libre de contaminantes que se introduce como nutriente en la huerta. También se sacan a  pastar las praderas del propio parque, reduciendo las necesidades de corte con maquinaria de éstas, función por la que se las conoce como BIOSEGADORAS.

El tercer objetivo, y no menos importante, es el acercamiento a la población urbana de animales que no conocen más que en la tele, especialmente para la población infantil, cada vez más alejada de los procesos naturales que nos visten y alimentan, permitiéndoles conocer de dónde sale la leche en el caso de las cabras o la lana en el de las ovejas.

En este momento, Ecologistas en Acción de Sevilla no puede asegurar tener la capacidad para retomar el programa, por lo que animan a colectivos e instituciones a que aprendan de esta experiencia de años, que ha demostrado que la ganadería en entornos urbanos controlados aporta gran cantidad de beneficios socioambientales a los que no debemos renunciar. La asociación exige al Ayuntamiento que salvaguarde con mayor empeño el patrimonio común de instalaciones públicas y proyectos comunitarios, porque son los que generan comunidad responsable. 

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

F. R.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído