Río Guadarranque en el campño de Gibraltar.
Río Guadarranque en el campño de Gibraltar.

Verdemar Ecologistas en Acción  demanda la recuperación de las desembocaduras de los ríos Guadarranque y Palmones. La asociación pide una reestructuración en la que se tenga "presente el valor y la importancia estratégica ambiental y paisajística de la unidad intermareal", tras la huella que ha dejado la central térmica de Los Barrios.

Según los ecologistas, los ecosistemas marismal y litoral que aún sobreviven en la ribera derecha, Barreña, del río Guadarranque, señalan una  enorme capacidad de autorregeneración natural.

La ribera de poniente del estuario y curso bajo del Guadarranque ha experimentado en los últimos veinte años la progresiva recuperación de sus bastiones, así como la formación de bajos aluviales de arenas silíceas procedentes del arrastre de dicho río y con origen en el sistema montañoso de Aljibe y Pinar del Rey y la Sierra del Arca, a través del cauce de arroyo y cuenca fluvial Madre Vieja-Alhaja.

Las alteraciones en este entorno se remontan al año 1982, cuando se inició el  movimiento de las tierras para la desecación de las marismas y Salinas del Portus Albus Carteiense  para la construcción de la actual Central Térmica de carbón de Los Barrios, antigua Sevillana de electricidad y la fase Norte de la factoría de ACERINOX.

Esta central de 550MW se inauguró en 1985 y se conectó al puerto de descarga gestionado por Gibraltar Intercar dotandose de un parque de almacenaje cubierto, con tecnología punta de aquél tiempo. El grupo de ecologistas recuerda que "la factura que pagan los vecinos y el entorno físico en sí fue brutal, hablamos de pérdidas irreversibles que no podrán ser saladas en mucho tiempo".

Hace un mes, los ecologistas aplaudieron el cierre de la central térmica, que se ha convertido en la primera empresa integrada en España en descarbonizarse completamente. Se trataba de "un proyecto nada coherente, un sin sentido que vendría a sesgar las pocas posibilidades que el Guadarranque aún conservaba para perpetuarse en el tiempo".

Y es que tanto los vecinos como el grupo ecologista llevaban desde la década de los noventa denunciando episodios continuos de emisiones contaminantes por la fuga de gases de combustión del carbón, partículas de cenizas y carbincilla que acaban precipitándose sobre los espacios y poblaciones del entorno inmediato a la central.

Desde Verdemar Ecologistas en Acción defienden "con firmeza la ejecución y recuperación de toda esa superficie usurpada en su día al medio natural y devolverla al DPMT (Dominio Público Marítimo Terrestre) para su posterior restauración". Además reclaman "su integración, cuando proceda, en los espacios reconocidos por la Red Ecológica Natura 2000 que blindan al estuario y los fondos del Río Palmones, así como dotar dicha zona con figuras de protección como ZEPA y ZEC". Todo ello contemplando las posibilidades que puede ofertar el solar de la CTLB Viesgo.

Los ecologistas piden la recuperación de parte del complejo salinero de origen romano, Portus Albus, y del antiguo pasaje de la barcaza, conocido como la barca del Chorlo, que mantiene sus malecones intactos a base de sillares de piedra ostionera procedentes de la cantera de Carteia.   "Recuperar estas reseñas de fundamentales de este rincón singular de la bahía y la comarca, podrían servir de reconexión entre las poblaciones de ambas riberas y la puesta en valor de un espacio olvidado durante años y con un potencial que aún desconocemos", manifiesta la asociación.

 

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído