El "oro blanco" con más de 14.000 usos que reluce en las salinas de El Puerto

La familia Armenteros del Grupo Asal pone en lo más alto la producción con 15.000 camiones que abastecen a España y a otro países del mundo desde 1968 gracias a la generación de empleo y la conservación ambiental

Visita a la Salina La Tapa explotada por la familia Armenteros en El Puerto.
Visita a la Salina La Tapa explotada por la familia Armenteros en El Puerto.

El alcalde de El Puerto, Germán Beardo, ha visitado la Salina La Tapa confirmando que nuestra tierra es líder en la producción de sal, con más de 14.000 usos que van desde su utilización en las conserveras pasando por el secado y conservación de los jamones, en la elaboración de salazones, para mantenimiento de los alimentos en las lonjas o incluso como elemento imprescindible cuando hay desastres naturales como Filomena, donde El Puerto gracias a su distribución de sal fue clave para derretir el hielo de toda España en general, pero sobre todo Madrid.  Cabe destacar que esta salina es un magnífico ejemplo de explotación con ADN portuense.

El alcalde de El Puerto destaca que es evidente que El Puerto tiene un potencial sobresaliente como enclave estratégico logístico, como ciudad aeronáutica, vitivinícola o gastronómica pero también como ciudad salinera; “porque la sal marina está presente en infinidad de aplicaciones que van del consumo humano a la industria alimentaria, pasando por la industria química o el tratamiento de agua, convirtiéndolo en oro blanco”.

Acompañado de la familia Armenteros del Grupo Asal ha comprobado in situ junto al teniente de alcalde de Medio Ambiente, Millán Alegre,  la producción salinera portuense, con una proyección meteórica siendo la más importante de Andalucía y de las primeras de España, produciendo 15.000 camiones que abastecen no sólo a España sino también a muchos países del mundo como China o Abu Dabi, entre otros lugares de los Emiratos Árabes, donde la sal portuense es reconocida como un producto de máxima calidad, con talento portuense y bajo los signos de identidad de nuestra tierra.

En total, la familia Armenteros gestiona hasta 2.500 hectáreas de salinas extensivas mecanizadas, entre el término municipal de El Puerto y Puerto Real. De hecho de las seis salinas que subsisten en la Bahía de Cádiz es sin duda la de mayor producción, con una trayectoria que se remonta a 1968 y donde la experiencia adquirida durante todos estos años les ha permitido consolidarse tanto a nivel nacional como internacional. Su sal, totalmente natural y de una gran pureza, es Marina del Atlántico, cuya producción se realiza en cuatro salinas ubicadas en el Parque Natural de la Bahía de Cádiz y su entorno, las cuales superan las 2.500 hectáreas de extensión, y alcanzan unas 400.000 toneladas anuales, siendo así los primeros productores a nivel nacional de sal 100% marina, tanto por volumen de producción como por extensión dedicada a la misma.

La firma además ha conseguido crear más de 150 empleos, entre indirectos e indirectos, lo que es un logro en estos tiempos. Realizan además el proceso completo de producción, desde la extracción de la sal hasta su envasado y comercialización, lo que les ha permitido convertirse  en una empresa referente del sector, destacando por el servicio y control de calidad tanto de sus marcas (Chalupa, Ibersal y Halos Selection), como de las marcas de sus clientes, entre los que se encuentran las principales cadenas de distribución, la industria alimentaria, tratamiento de aguas, industria química y deshielo. A su vez, sus productos son exportados a más de una decena de países en diferentes formatos.

Otro de los valores añadidos de esta industria, señala el alcalde de El Puerto, es la conservación ambiental y el desarrollo del medio natural, que han marcado siempre el desarrollo sostenible de esta actividad empresarial,  poniendo “en valor la sal marina gracias, entre otras cosas, a su capacidad inherente para crear ecosistemas naturales y sostenibles, que destacan por su biodiversidad”.

Por tanto, señala Germán Beardo además de generar riqueza y empleo son ejemplo de una industria que está realizando "una importantísima función medioambiental sin la cual no existirían ecosistemas de enorme riqueza, en los que viven y nidifican centenares de especies animales".

De hecho, uno de los proyectos en los que más se está trabajando como reclamo turístico diferenciador son las Salinas, donde se pueden apreciar aves como las garcetas, los característicos flamencos o varias especies de gaviotas protegidas, así como diversas especies de peces y la flora característica de los humedales; “porque nuestras salinas ofrecen al turista la posibilidad de recorrer un entorno biodiverso, pero también ayudan a recuperar la historia de parajes legados por civilizaciones pioneras como los fenicios o a ser punto de referencia en la gastronomía de excelencia con los pescados de estero”.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído