Los padres del colegio de Bolonia, en contra de que instalen nuevas aulas prefabricadas en el patio

El colegio de Bolonia Campiña de Tarifa El Lentiscal.
El colegio de Bolonia Campiña de Tarifa El Lentiscal.

Los padres y madres del alumnado del colegio rural Campiña de Tarifa, en su centro de Bolonia-El Lentiscal, se han negado a la instalación de nuevas aulas prefabricadas en el patio. Los camiones y la grúa, de gran tonelaje, se disponían a colocar un total de cinco módulos, tres nuevas aulas y 2 de aseos, sin embargo tuvieron que darse la vuelta sin acabar con su tarea.

La Consejería de Educación les ofrecía o instalarlas en el patio del centro o no hacerlo. En cambio, los padres han insistido en si los módulos no se instalaban en los más de 1000 metros cuadrados que el Ayuntamiento cedió bajo acuerdo plenario adoptado por unanimidad en el 2004, se los llevasen. Además, según el gruista en la ubicación elegida por la Junta era imposible realizar la operación al carecer de plataforma donde asentarla.

Esta decisión afecta al inicio del curso escolar previsto para el día 10 de septiembre ya que este año se han ampliado en dos nuevas líneas la Educación Infantil, por lo que ha aumentado la ratio de alumnado por clase. A su vez, este problema surge en plena pandemia, cuando se persigue la reducción de alumnos en las aulas como medida de seguridad.

La Alcaldía de Miguel Manella acordó en el pleno de 29 de marzo de 2005 de manera unánime la cesión a la Consejería de Educación de unos terrenos de titularidad municipal localizados detrás del colegio de Bolonia con una superficie total de 1.380 metros cuadrados para instalar estos módulos. No obstante, después de 15 años, el terreno está adaptado para su colocación, pero los cambios en las leyes del suelo impiden que la ampliación física del colegio se concrete.

Este terreno cuenta con las condiciones necesarias para hacer las obras eléctricas y saneamientos, al contrario que el patio delantero, donde, además, reduciría el espacio que tienen los alumnos para realizar otras actividades. Por su parte, el colegio está buscando soluciones para integrar en las aulas al alumnado de estas nuevas líneas educativas. Por ejemplo, el uso de otros espacios como la sala de profesores, donde habría que incluir a más de 10 alumnos en 10 metros cuadrados.

Los padres han planteado “si no entran ese alumnado, no entre ninguno” y han mostrado su preocupación ante los hechos. De momento, se mantienen a la espera de una respuesta de la Consejería de Educación y del consistorio que explique el por qué desde que en el 2005 se determinase la cesión de los terrenos, aún no se han concretados los trámites, y cómo van a actuar ante este problema.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído