Los GDR prescinden de 15 personas y no garantizan la continuidad de toda la plantilla

alcaldesa_asiste_pres_estrategia_desarrollo_local_05.jpg
alcaldesa_asiste_pres_estrategia_desarrollo_local_05.jpg

La disminución de fondos Feader provoca una merma en la estructura de funcionamiento de los Grupos de Desarrollo Rural de la provincia, que podría ir a más si la Junta no busca partidas alternativas.

El Rancho de la Merced acoge la presentación de las Estrategias de Desarrollo Local (EDL) de la provincia de Cádiz, cuya principal finalidad es marcar las líneas a través de las cuales se van a canalizar los 23 millones de euros de Fondos Feader, más los 9,8 millones de la ITI que están destinados a esta región. Ya se han aprobado las estrategias de los grupos de Desarrollo Rural (GDR) de Campiña de Jerez, litoral de La Janda, Sierra y Alcornocales, que tendrán que sacar una convocatoria para que la población pueda acceder a la distintas líneas de subvención, una vez que la Junta de Andalucía saque previamente una convocatoria Marco. De este presupuesto 8,3 millones van para el grupo Campiña de Jerez —3,4 millones de Fondos Feader y el resto de la ITI—.

Al evento, organizado por la delegación territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, asistió el director general de Desarrollo Sostenible de Medio Rural de la Junta de Andalucía, Manuel Gracía; Fernando López Gil, delegado territorial de la Junta en Cádiz; Jose Manuel Miranda, delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Cádiz; Mamen Sánchez, alcaldesa de Jerez, así como los gerentes y la mayoría de presidentes de los Grupos de Desarrollo Rural de la provincia.

Más de 33 millones en total para la provincia de Cádiz, de los cuales se puede beneficiar cualquier agente territorial (empresa, asociación, ayuntamiento, etc.) que presente su proyecto de desarrollo rural ajustándose a dichas líneas estratégicas y cumpliendo sus respectivos requisitos. Una oportunidad de gran importancia, en palabras de López Gil, para impulsar la economía de la provincia aprovechando estos fondos europeos para hacer tejido productivo competitivo y crear empleo. “Es una herramienta fundamental en los territorios porque significa que tiene una ventanilla para obtener fondos”, destaca el delegado provincial.

Tras la mesa inaugural, los gerentes del GDR Campiña de Jerez, GDR Los Alcornocales y GDR La Janda, así como el presidente del GDR de la Sierra desgranaron las líneas principales de sus respectivas EDL, para cuya realización han llevado a cabo un proceso participativo durante el pasado verano con la celebración de entrevistas, análisis y mesas sectoriales en cada territorio. En su intervención, Yolanda Sanz, gerente del grupo Campiña de Jerez, explicó que los tres grandes objetivos que iban a marcar la estrategia para esta comarca serían mejorar la calidad de vida y disminuir las diferencias entre la zona rural y la zona urbana, innovación en sectores económicos y productivos y, por último, potenciar el turismo enológico.

A priori puede parecer diversa la ruralidad existente en la provincia, desde la campiña hasta las dehesas, pasando por la Sierra y los parques naturales, así como diversidad existe dentro de una misma comarca, como por ejemplo el litoral de La Janda cuya extensión de playa le lleva a acaparar el 45% de las plazas hoteleras de la provincia, a la vez que reúne grandes terrenos de agricultura intensiva y gran parte de su superficie es zona protegida. Pese a ello, la exposición pública de sus estrategias acentúan líneas de acción similares como es el fortalecimiento de la identidad territorial, la diversificación económica y la mejora de la empleabilidad así como el desarrollo sociocultural y asistencial, entre otras. A diferencia del anterior Marco, 2007-2013, la zona rural de Costa Noroeste no tendrá grupo propio, aunque sí se beneficiará de una próxima convocatoria extraordinaria para que un grupo limítrofe pueda gestionar los fondos que le correspondería —tal y como recoge la normativa, tal y como señaló Manuel García—. Por proximidad, todo apunta a que el responsable sea el de Campiña de Jerez.

Sin embargo, en los GDR existe preocupación sobre cómo gestionar esa cantidad de dinero tan grande teniendo en cuenta que el gasto de funcionamiento de los mismos sólo puede salir de los Fondos Feader, ya que los fondos ITI son finalistas y se destinan íntegramente en proyectos —enoturismo y empleabilidad de jóvenes y mujeres—, no en gasto de personal. De hecho, en el cierre del Marco anterior las asociaciones que componen cada uno de estos Grupos se vieron obligadas a despedir a personal que trabajaba para este fin —un total de 15 personas según ha podido saber este medio—, e incluso se sometieron a ERTE y estuvieron meses sin cobrar. Y con el presupuesto actual destinado a esta partida, aseguran no poder trabajar todo el periodo que abarca el Marco sin despedir a más gente o reducir su horario.

“El Grupo tiene una financiación, tiene un periodo y punto. Ahora no existe esa ayuda complementaria entre marco y marco de los fondos propios de la Junta de Andalucía —que sí se otorgó entre Marcos anteriores—. De hecho el marco comunitario con el recorte que hemos tenido del Gobierno central, la Junta ha tenido que complementar las ayudas europeas, porque si no sería insuficiente su gestión. Y, es verdad, que este marco al tener menos dinero para la gestión no se necesita tanto personal de estructura en las asociaciones destinadas a los Grupos como tal”, ha justificado Manuel García. Pese a ello, y tras ser cuestionado por falta de recursos para gestionar este montante presupuestario, el director general de Desarrollo Sostenible manifestó estar pensando en una propuesta íntegra que dará a conocer cuando la tenga cerrada al entender lógico que los fondos ITI deben ser dinamizados con más recurso de personal. Además, comentó que el Plan de Desarrollo Rural permite la posibilidad de financiar el gasto de funcionamiento hasta un 25% del Feader, ya que en estos momentos los grupos sólo tiene el 20% del presupuesto para esta partida -lo que deja un colchón que podría hacerlo variar-. Sin embargo, el testimonio de García es contradictorio ya que, tal y como ha podido saber este medio posteriormente, el GDR Campiña de Jerez sólo dispondrá de momento entorno a un 10% del Feader para gasto de personal.

García también hizo hincapié en no confundir a las Asociaciones de Desarrollo con los GDR, aunque éstos últimos estén formados por los primeros. “Las asociaciones que conforman los grupos son asociaciones privadas que han de buscar otro recurso para el mantenimiento del personal que no sea el destinado al grupo de desarrollo rural”, denunciando la posible sobredimensión de algunas estructuras. “La estructura del GDR se financia íntegramente con los recursos que vienen para el Feader y con eso hay suficiente. Y cuando se acaba el marco se acaba. Pero no éste si no todos, tienen un periodo de legitimidad, y cuando se acaba este periodo se cancela el grupo y se cancela su acción”, ha sentenciado. Hay que recordar que cuando dejan de ser GDR, estas asociaciones siguen siendo entes imprescindibles para el desarrollo rural y participan activamente para el mejorar la calidad de vida de estas poblaciones.

Entre las novedades más destacables del Marco 2014-2020, Manuel García señaló tener estrategias más específicas con objetivos cuantificados, mayores exigencias en materia de seguimiento y evaluación de las mismas, la posibilidad de actualizar o modificar las EDL, mayor flexibilidad para diseñar y seleccionar proyectos Leader; apoyar proyectos multisectoriales y aquellos con beneficiarios múltiples y establecer vínculos con el medio urbano, entre otros. Destaca el establecimiento de una reserva de eficacia del 6% —que podría perder un grupo por incumplimiento de plazos o por escasa actividad, en beneficio de aquellos que sí lo cumplan—, y el procedimiento de gestión y control de las solicitudes de ayuda y de las solicitudes de pago. Este último apunte, a diferencia del Marco anterior, hace que los grupos no tengan el dinero adelantado, sino que éste debe proponer el proyecto elegido por concurrencia competitiva —otra novedad—, para que resuelva la Dirección General de Desarrollo Rural -previa fiscalización de la delegación territorial- y pague posteriormente la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. Carga de gran peso de la que se libran los GDR, pero que puede hacer perder frescura al proceso con los agotadores tiempos que maneja la burocracia en las administraciones.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído