la_piscina_de_puerto_real.jpg
la_piscina_de_puerto_real.jpg

Arturo Osiel, miembro de la cooperativa que se hará cargo de las instalaciones, señala que “cada año de cierre ha tenido unas pérdidas económicas de más de 750.000 euros".

El sábado día 15 de julio, y tras dos años de cierre, la piscina municipal de Puerto Real volverá a abrir sus instalaciones de cara al público. Aunque en principio la fecha anunciada por el Ayuntamiento era el día 7 de julio, hasta el día 6 no se supo qué empresa sería la que se haría cargo del complejo. Finalmente la elegida, y única candidata que cumplía todos los requisitos era la cooperativa Cooperactiva, conformada por unos 15 miembros, todos ellos pertenecientes a la plantilla que durante más de diez años trabajó en la piscina hasta el día de su cierre.

Arturo Osiel, uno de los miembros de esta cooperativa, recuerda que fue “con la entrada de Tomás Sánchez y la empresa Migym cuando comenzó a agravarse el problema. Esta persona venía con líos judiciales de otros sitios como en Jerez o Granada. Cuando llegaron se complicó todo. Por aquel entonces yo era el delegado de personal, y desde que entraron tuvimos muchísimos conflictos: hicieron cambiar las condiciones salariales, las condiciones de trabajo, querían reducir puestos, etc. Esto fue haciendo que aumentara la presión en la empresa”.

“A medida que pasaba el tiempo, su política era de no pagar a los proveedores. Tuvimos problemas de cortes de luz, no suministraban el gasoil para las calderas, por lo que se iba acumulando una bola de nieve, y Tomás Sánchez dejó de pagar las nóminas. Esperamos el tiempo que nos marcó el juzgado, un par de meses, para comenzar las movilizaciones, y esto acabó en una huelga reclamando los salarios pendientes”.

Los trabajadores, ante el impago de sus nóminas decidieron ponerse en huelga para intentar que su situación mejorase, sin embargo “Tomás Sánchez intentó que la huelga no saliera adelante contratando esquiroles, algo que es delito, y las inspección de trabajo levantó acta recogiendo esa práctica, y cerró la instalación a finales de 2014 y comienzos del 2015”. “Los trabajadores denunciaron ante el juzgado el despido y el impago de las nóminas, entonces a partir de ahí, el concesionario se declaró insolvente, y los trabajadores han cobrado las indemnizaciones a través del Fogasa (fondo de garantía social), y los salarios pendientes también”.

Con las instalaciones totalmente destrozadas, el Ayuntamiento exige a Tomás Sánchez “unos 800.000 euros por destrozo en equipamientos y por la situación en la que ha dejado las instalaciones, por el coste de auditarla y por dejarla como se le entregó a él, pero sinceramente es un dinero que no se va a recuperar ya que se ha declarado insolvente”. A pesar de la reapertura la perdida económica para el municipio por los dos años de cierre es innegable. Arturo señala que “desde el año 2006 se gestiona el complejo entero, y se hace un sumatorio entre ambas instalaciones. La facturación media anual era de unos 750.000-800.000 euros, eso bastaba para mantener el servicio en invierno y en verano y mantener unos 25 puestos de trabajo”.

Se van a mantener los precios de 2014 que son asequibles en comparación con otra piscinas

La cooperativa Cooperactiva será finalmente quien se haga con los servicios de la piscina municipal, para él “es un modelo que intenta solucionar el problema de las multinacionales, que crean muchísimos conflictos nacionales. El Ayuntamiento también cree que se debe dar un cambio en el modelo a la hora de llevar las instalaciones”. “La situación que se nos plantea es que seamos nosotros los que controlemos las instalaciones. ¿Qué ocurre? Nos hemos dado cuenta que éramos los trabajadores los que dirigíamos las instalaciones, que no necesitamos a nadie. Nos hemos dado cuenta que no necesitamos ningún empresario que gestione las instalaciones, que podemos nosotros”.

Sobre las expectativas de cara a los próximos meses, “el plan de viabilidad que tenemos, presenta una gran ventaja, y es que las instalaciones han estado cerradas durante mucho tiempo, y existe una gran demanda en el municipio y de asistir a la piscina cubierta. Se van a mantener los precios del 2014, que son asequibles en comparación a otras piscinas que son más caras. Creemos que va a haber mucha demanda, y al ser un verano de levante se pueden triplicar el número de usuarios”.

El próximo paso será volver a abrir las instalaciones de la piscina cubierta y el gimnasio, “una vez que termine la temporada estival, existen unas auditorias de gastos y de equipamientos para la piscina cubierta que puede llegar al medio millón de euros. Nuestra intención es coger esa financiación e invertirla en la piscina cubierta y dejarlo lo más parecido posible a como estaba. Recuperando a todos los trabajadores con el proyecto de cooperativa. Lo único que queremos es pagar las nóminas, y todo el beneficio puede ir al Ayuntamiento, y quedarse en las propias instalaciones para poder ir mejorándolas. Tenemos una trayectoria importante en estas instalaciones, así que sabemos cómo plantearla, qué es lo que hay que mejorar, qué es lo que solicitan los clientes...”.

Además, “en la zona descubierta en invierno está totalmente sin usar, y podrían hacerse competiciones, darle más vida a la zona del bar, hacer celebraciones... Tenemos un proyecto de explotación que creemos que corrige los déficit”. Finalmente los precios de la piscina serán los mismos que en el verano del 2014, el último en que estuvo abierto. Serán de 2,73 euros de lunes a sábados, y 5,47 domingos y festivos; los niños pagarán 1,42 euros los días laborales y 2,07 euros domingos y festivos. Finalmente, hay que que añadir que en las taquillas de la piscina se venderán los cursos de natación para el verano.

Sobre el autor:

Luismi

Luismi

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído