La Guardia Civil intercepta en Sancti Petri a un coche cargado de bidones de gasolina que se dio a la fuga

"Los malos siguen actuando, les da igual cualquier restricción", denuncian desde la AUGC, que confirma lesiones leves en los agentes que han intervenido esta semana en Chiclana

El vehículo de la Guardia Civil tras impactar con el coche huido.
El vehículo de la Guardia Civil tras impactar con el coche huido.

Vuelcos, intentos de robos, agresiones, bandas organizadas, narcotráfico, contrabando... son actividades que no cesan a pesar del confinamiento que exige el estado de alarma como consecuencia de la pandemia de coronavirus. "Los malos siguen actuando, les da igual cualquier restricción, siguen a lo suyo y aprovechando que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se centran en la asistencia a servicios por la Covid-19. El narcotráfico y el crimen organizado no cesan. Cuidado compañeros".

Es el tuit que ha puesto en la tarde de este miércoles la delegación de Cádiz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), a raíz de la intervención de la madrugada del pasado lunes al martes en la que dos agentes resultaron heridos con lesiones leves al tener que verse forzados a interceptar al conductor de un vehículo que cargaba bidones de gasolina en la zona de Sancti Petri, en Chiclana, y se dio la fuga.

"Seguimos combatiendo contra este gente, ya que obviamente al haber menos movimiento en las carreteras se detecta más fácilmente todo lo relacionado con temas de amigos de lo ajeno o narcotráfico", han señalado a lavozdelsur.es fuentes de la Guardia Civil en una provincia especialmente marcada por los narcos.

"La gente está siendo, en general, respetuosa con la cuarentena y las carreteras están tranquilas, pero siempre siguen los robos o los narcotraficantes. En este caso, esta persona iba cargada con petacas de gasolina y los compañeros lo detectaron en la zona de Sancti Petri. Cuando procedieron a darle el alto, se dio a la fuga haciendo caso omiso de las señales, por lo que tuvieron que interceptarlo para proceder a su detención". En el impacto del todoterreno de la Guardia Civil los miembros de la Benemérita sufrieron heridas leves, aunque lograron dar caza y detener al individuo fugado.

Discriminación en las condiciones laborales de los guardias civiles

En la Guardia Civil, desde el Mando de Operaciones, se emitió orden de servicio con fecha 20 de marzo en la que se suspendían las vacaciones y permisos (salvo el de lactancia), dejando claro que la suspensión no tendría que suponer necesariamente la prestación de servicio, pudiéndose establecerse reservas de personal y ampliando la posibilidad de rebasar las horas de trabajo mensual en casos justificados.

Posteriormente, y con fecha 28 de marzo, desde el Estado Mayor de la Guardia Civil se recomienda el disfrute de determinados descansos compensatorios en aras de dosificar al personal y proteger su salud. Estas instrucciones, según la AUGC, "aunque bien intencionadas, han tenido una interpretación desigual y restrictiva por los respectivos mandos de las unidades".

En la práctica, según han dicho, mayoritariamente la suspensión de los permisos ha supuesto:

  1. El nombramiento inmediato de servicio.
  2. Se han suprimido todos los descansos compensatorios recogidos en nuestra normativa (singularizados, festivos y de superación de jornada).
  3. En algunos casos, hasta los descansos semanales.
  4. No hay noticias sobre los permisos de Semana Santa.

Desde la propia DGGC se constata una significativa disminución de la delincuencia y la conveniencia de crear reservas de personal para futuras situaciones que pudieran derivar en conflictividad social, pero la tónica general en las unidades ha sido el nombramiento masivo de servicios sin una necesidad real y objetiva. Siendo esta una decisión que afecta al potencial de servicio y va en contra de los criterios de expertos sanitarios y epidemiólogos, y por tanto a la salud de los guardias civiles.

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles, "hemos entregado el informe adjunto a este comunicado por el que solicitamos que la Dirección General de instrucciones más concretas y fiscalice su cumplimiento, en la línea de protección de la salud de los guardias civiles y de preservación del personal ante situaciones futuras de mayor demanda de personal"."

Esta permanente discriminación —ha abundado la AUGC— que padecemos los guardias civiles respecto a los policías nacionales también se extiende, y tiene buena parte de su origen en ello, a la limitación de derechos de los representantes de los trabajadores de uno y otro cuerpo. Así, mientras que los policías cuentan con sindicatos, los guardias civiles ven limitado su margen de maniobra al contar únicamente con la figura de las asociaciones profesionales, entidades con un potencial muy recortado".

Esta desigualdad tiene consecuencias inmediatas en la aplicación del actual estado de alarma, ya que en éste las actividades de representación sindical y patronal no están afectadas por las restricciones de movilidad contenidas en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, y en el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, con el fin garantizar la asistencia y asesoramiento a personas trabajadoras y empleadores. Por lo tanto, "al no ser consideradas las asociaciones profesionales como sindicatos, no quedan exentas, como estos, de dichas restricciones. Un agravio más que, como siempre, tienen que padecer los guardias civiles respecto al resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído