Hallazgo en Barbate: restos de ritos funerarios revelan presencia humana en la época íbera

Los trabajos de excavación junto a la plaza del Faro de Barbate sacan a la luz un muro del Castillo de Santiago, restos prehistóricos y una cista de cremación donde enterraban a los muertos

Hallazgo en Barbate de restos de ritos funerarios que revelan presencia humana en la época íbera.
Hallazgo en Barbate de restos de ritos funerarios que revelan presencia humana en la época íbera.

Las excavaciones que se han realizado en la búsqueda de la fortaleza medieval sepultada junto a la plaza del Faro de Barbate han dado sus frutos. La primera fase de los trabajos ha concluido este mismo viernes, con el hallazgo in extremis -ya que se ha encontrado el penúltimo día de excavación- de un muro correspondiente al baluarte situado en la Edad Media. La aparición de una parte del castillo se completa con otro conjunto que, según los expertos, pudiera tratarse de una torre de la propia fortaleza.

Como consecuencia de la excavación, se ha hallado una cista de cremación, es decir, el lugar donde se depositaba los restos de algún enterramiento, además de una piedra con restos de ceniza, que dan fe de algún tipo de rito funerario que se data de época íbera. Esto constata la presencia de alguna pequeña aldea o grupo de convivientes, antes de la llegada de los fenicios.

Tras tres semanas de trabajo, la arqueóloga Carmen Román ha podido constatar varias cuestiones, que ya apuntaban desde la Universidad de Cádiz, cuando realizaron los sondeos con un georradar. En un principio, según el citado estudio,  dos sombras que pudieran tratarse de piletas de de época romana aparecían en una zona más próxima a la plaza del Faro. Sin embargo, con los trabajos realizados se ha comprobado que no se trataba de estas piezas de grandes dimensiones.

“Concluimos esta primera fase con una sensación muy agradable, ya que se han encontrado muestras de diferentes épocas, desde la prehistoria, mundo íbero y medieval”, ha concluido la responsable de la empresa Arqueoantropo, encargada de la dirección del proyecto.

En la zona, el equipo también ha extraído restos prehistóricos y de unas huellas en el terreno que se identifica con el paso de un río. Según los escritos antiguos, por el Castillo de Santiago transitaba un río, que se entiende como una ramificación del actual río Barbate. Los restos hallados, que demuestran esta teoría, son pequeños cantos rodados, así como la diferente coloración que presentan los perfiles del terreno.

El hallazgo de parte del castillo "es muy importante", pero encontrar "indicios de presencia en Barbate de tantos años atrás es para estar orgullosos del esfuerzo realizado, ahora toca seguir en meses venideros; para ello vamos a sentarnos con las administraciones provincial y regional para que los trabajos se puedan poner en valor”, ha anunciado el alcalde de Barbate, Miguel Molina, que ha estado presente en el cierre de la primera fase de las excavaciones junto a María Engracia Moreno, delegada de Cultura.

La delegada también ha querido mostrar su satisfacción porque “el hallazgo de los restos funerarios le ha dado ya de por sí un valor extraordinario” y ha reconocido que se abre una interesante puerta para la investigación histórica. En futuro “está prevista la presencia del alumnado de distintas universidades para poderse formarse in situ en la materia”, ha anunciado. 

Tanto la arqueóloga, el acalde y la delegada han querido mostrar el agradecimiento a todas las personas que han estado presente en los trabajos, como los operarios y el técnico de Cultura, Antonio Aragón, así como a todas aquellas personas que se han interesado sobre el tema. Para el año próximo, está previsto continuar con las siguientes fases del proyecto, mientras tanto, los restos quedarán tapados nuevamente para que no sufran ningún tipo de deterioro.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído