El drama de la inmigración llega al puerto de Cádiz

Agentes de la Guardia Civil, trasladando a algunos migrantes a un centro habilitado para acogerlos, en una imagen retrospectiva. FOTO: MANU GARCÍA
Agentes de la Guardia Civil, trasladando a algunos migrantes a un centro habilitado para acogerlos, en una imagen retrospectiva. FOTO: MANU GARCÍA

Un total de 34 inmigrantes, siete de ellos menores, han sido rescatados por Salvamento Marítimo a trece millas de la Barrosa y trasladados a Puerto América. Cuatro personas han necesitado asistencia hospitalaria.

Como una broma del destino, en el muelle de espera de Puerto América, en Cádiz, un total de 34 inmigrantes esperaban el final de su aventura hacia un futuro fuera de su país. Desde Marruecos, estos hombres de origen magrebí, siete de ellos menores, cruzaron el Estrecho en una neumática que derivó hacia la costa chiclanera, desviándose de la ruta que suele llevarlos habitualmente a Tarifa o Barbate.

A las 15.40 horas la salvamar Suhail, de Salvamento Marítimo, los rescató a trece millas de la playa de la Barrosa, a seis millas de la Punta del Boquerón y, de ahí, los trasladó a Puerto América. Un puerto deportivo donde las embarcaciones de recreo contrastaban con la realidad de estas personas que llegaron en buen estado de salud pero con evidentes signos de cansancio.

En el puerto ya los esparaban efectivos de la Guardia Civil, la Policía Nacional y el Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) de la Cruz Roja que instaló un Puesto de Mando Avanzado (PMA). Previamente, los servicios sanitarios de Cruz Roja trasladaron al Hospital Puerta del Mar a dos de los inmigrantes, exhaustos por la travesía. 

Desde el pantalán, y bajo la atenta mirada de algunos usuarios del puerto, se recomponían del cansancio, las heridas y las quemaduras del sol. Como marca el protocolo, primero fueron identificados y atendidos los menores, que serían trasladados a un centro de menores en Jerez, y luego fueron subiendo por el pantalán el resto de los inmigrantes que además de la asistencia sanitaria, recibieron alimentos, bebida y ropa seca por parte de los voluntarios de Cruz Roja. 

Las horas pasaron durante todo este proceso y mientras algunos descansaban, otros llamaban a sus familias para avisar de que habían llegado sanos y salvos. Uno de ellos, no pudo hacerlo, desfallecido por las náuseas y vómitos. Él y otro de sus compañeros tuvieron que ser finalmente trasladados al hospital gaditano.

Un furgón de la Guardia Civil, trasladó finalmente a los 23 inmigrante restantes a los calabozos de la Comisaría de San Fernando desde donde cursarán las diligencias para ser repatriados a su país de origen.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído