Derechos Humanos arremete contra Gobierno y Junta por el trato a los menores que llegan en pateras

Inmigrantes rescatados en el Estrecho en una imagen de archivo.
Inmigrantes rescatados en el Estrecho en una imagen de archivo.

A su juicio, las instalaciones para primera atención son inadecuadas, los medios insuficientes y la falta de personal para hacerse cargo es asfixiante.

La llegada masiva de inmigrantes no deja indiferente a nadie. Uno de los colectivos más implicados, concretamente la APDHA, ha denunciado el trato a los menores que llegan en pateras por parte del Gobierno y la Junta. A su juicio es obligación de las diferentes administraciones, cada cual en sus competencias, la protección especial de las personas menores de edad: los menores y niños. Lo establecen taxativamente la Convención de la ONU sobre Derechos del Niño de 1989, la Ley de Protección del Menor de 1996 y la Ley andaluza de derechos y protección del menor de 1998. Incluso la Ley de Extranjería establece una precaución especial a la hora de abordar la actuación respecto a los menores, particularmente en caso de estar desamparados.

Desde su punto de vista estos derechos se han convertido en buena medida en papel mojado, convirtiéndose las actuaciones de las diferentes administraciones en actuaciones de riesgo para la protección de los menores migrantes en España. Por ello han pedido hace un tiempo una entrevista al subdelegado del Gobierno para plantearle las quejas que reciben por el trato recibido por los menores que llegan en patera a nuestras costas. Sin respuesta hasta hoy.

APDHA continúa matizando que las instalaciones para primera atención son inadecuadas, los medios insuficientes y la falta de personal para hacerse cargo de los menores es asfixiante. En muchas comisarías los menores son encerrados junto a los mayores, lo que está expresamente prohibido por la legislación del menor. Y ello porque no hay funcionarios que puedan hacerse cargo de ellos. Esta falta de funcionarios llega al punto de que apenas se pueden atender las peticiones de ir al baño o de darles agua. En ocasiones, los menores son esposados en la vía pública, como ocurrió en Vejer la semana pasada.

La odisea se extiende al traslado a los Centro de Menores a cargo de la Junta. Muchas veces el traslado se hace en vehículos acondicionados para personas detenidas, que no son los reglamentarios para el transporte de menores, recorriendo incluso cientos de kilómetros. Hay una absoluta falta de coordinación entre el servicio de menores de la Junta y la Policía que ha de hacer el traslado. No son pocas las veces que lo menores son trasladados a los centros sin saber previamente si hay plazas vacantes o no, y al llegar tienen que dar la vuelta para buscar otro sito porque ese Centro no tiene plazas libres. Las ordenes de traslado no siguen el protocolo adecuado

Las plazas ofertadas por la Junta son totalmente insuficientes encontrándose con frecuencia los centros saturados, con ocupación muy superior a su capacidad, habiendo tenido que dormir muchas veces los chicos en colchonetas en el suelo por falta de plazas. Sirva de ejemplo el Centro de Protección de Menores de La Línea, que dispone al parecer de 24 plazas y este pasado fin de semana albergó a 68 niños y tuvo que acoger a otros 25 llegados de Barbate. Por ello, como se ha conocido recientemente, tuvieron que derivarse a una ONG para que fueran acogidos en Pisos en Jimena.

APDHA denuncia la carencia de infraestructuras adecuadas, el incumplimiento de los protocolos y la atención muy deficiente que están sufriendo estos menores por las distintas administraciones. Y exige que se tomen de forma inmediata las medidas pertinentes para que la atención responda a lo exigido en la legislación y en las distintas Convenciones de protección y cuidado del menor.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído