Chiclana dice adiós a su plaza de toros

El empresario que la gestionaba decide desmontarla tras no encontrar forma de hacerla rentable

Imagen del desmontaje de la plaza de toros de Chiclana. FOTO: PUENTE CHICO.
Imagen del desmontaje de la plaza de toros de Chiclana. FOTO: PUENTE CHICO.

La plaza de toros de La Longuera, de Chiclana, se desmonta después de que el empresario que la gestionaba después de arrojar pérdidas durante su gestión y de no hacerse con ella el Ayuntamiento chiclanero. En ella brindó su última corrida Emilio Oliva Baro y en los últimos años era lugar de encuentro de los alumnos de la Escuela Taurina Francisco Montes Paquiro, según cuenta la revista digital Puente Chico. Las instalaciones llevaban once años en funcionamiento, aunque con el paso del tiempo se dejaron de celebrar festejos taurinos y acogió otros eventos, como espectáculos musicales.

La asociación medioambiental Toniza se alegra del desmontaje de la plaza de toros. "Así desaparece el mayor símbolo de barbarie de nuestra localidad, que acaba en el mejor de los sitios, en la chatarrería", escriben en redes sociales. La organización medioambiental ya convocó en 2014 la única concentración antitaurina que se ha habido en Chiclana, junto a la plaza de toros en una de las últimas ocasiones en la que se utilizó. "Fue todo un éxito y estábamos dispuestos a seguir convocando cuantas fueran necesarias", señalan.

"Chiclana se queda sin festejos taurinos, y esperamos que sea para siempre en un paso más hacia el fin de la tauromaquia y el maltrato animal, escudado en la tradición y en un arte mal entendido", apuntan desde Toniza-Ecologistas en Acción, que recuerda que el Ayuntamiento se gasta cada año 100.000 euros de los fondos municipales en el fomento de la tauromaquia. "El que haya dejado de subvencionar los festejos taurinos y la plaza de toros se desmonte es una prueba más de que no es un negocio rentable sin la ayuda de dinero público", rematan.

“Me he cansado, en los últimos tiempos los actos que se celebraban eran gratuitos, benéficos, por lo que no les cobraba nada a sus organizadores. Esto es un negocio y si no hay dinero no es rentable, por lo que lo mejor es quitarla”, dice Guillermo Periñán, el empresario que la gestionaba, en declaraciones a Puente Chico. "Ya estaba cansado de echarle dinero, pintarla y mantenerla lo mejor posible”, añade.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído