viudas_05
viudas_05

La Asociación de Viudas Nuestra Señora de La Merced cumple 25 años y está formada por una veintena de jerezanas que renuncian a volver a tener un compañero sentimental. "El lugar de mi marido no lo va a volver a ocupar nadie”, afirma una de ellas.

“Si alguna vez me faltas tú… Resistiré”, dice uno de los versos de la famosa canción del Dúo Dinámico. Este conocido tema musical es el himno la Asociación Viudas Nuestra Señora de La Merced, que cumple su aniversario de plata este año. Y consiguen resistir día tras día. De ellas, quien más y quien menos ha estado casada casi medio siglo, y una vez sufrida la pérdida y superado el duelo han decidido vivir sin un compañero sentimental que supla a su difunto marido. “Aprendemos a vivir en soledad. Intentamos consolarnos”, asegura la presidenta de la asociación local Carmen Valentín, quien también ocupa este cargo en la Federación de Asociaciones de Viudas de Andalucía, FAVA.

Una veintena de mujeres forman parte de este colectivo constituido en Jerez en 1991. Excepcionalmente, admiten a alguna soltera o separada, pero en el caso de que alguna de sus asociadas rehaga sus vidas ya no pueden formar parte de la asociación. “Nunca se ha dado ningún caso en Jerez”, asegura Valentín. Otra de las viudas asegura que ha convivido mucho tiempo con su pareja y padre de sus hijos. Como al resto de las viudas del movimiento, no le apetece iniciar una nueva relación. “No te creas que nuestra vida fue un camino de rosas, discutíamos como todos los matrimonios, pero el lugar de mi marido no lo va a volver a ocupar nadie”, afirma rotunda Lola, con 82 años -aunque aparenta bastante menos- viuda desde hace más de dos décadas.

“Los mismos viudos nos tienen envidia por el buen humor que tenemos, porque no necesitamos a nadie. Tenemos amistades pero somos realistas”

En ciertos encuentros a los que asisten u organizan coinciden con hombres. “Los mismos viudos nos tienen envidia por el buen humor que tenemos, porque no necesitamos a nadie. Tenemos amistades pero somos realistas”, reitera una de las viudas. Ninguna de ellas censura ni critica lo más mínimo a las personas mayores que buscan pareja en los programas de televisión. “A lo mejor lo vemos por oír las historias de sus vidas y también nos alegramos si encuentran lo que quieren, pero eso no va con nosotras”, se apresuran a aclarar.

Hasta marzo de 2010 compartían un local en la calle Santa Clara con otras cinco asociaciones. Entonces, el Ayuntamiento, con Pilar Sánchez al frente, les cedió un local en la calle Visitación. En sus 85 metros cuadrados se reúnen varias tardes a la semana para realizar todo tipo de actividades. Reciben sesiones de autoayuda, ejercitan la memoria, van de excursión a otras ciudades y elaboran manualidades como posavasos, manteles…  “La mayoría de ellos con material reciclado”, destaca una de ellas que mostrando las creaciones.

“Ahora salgo sola, sin tener que quedar con nadie porque sé que me las voy a encontrar aquí o tomando café…”

Uno de los fines primordiales de esta asociación es generar el sentimiento de pertenencia a un grupo afín, el desahogo y la compañía de otras personas que pasan por la misma situación. Loli no salía de casa, pasaba horas sentada hasta que una de sus vecinas la “arrastró” hasta la organización y reconoce que le ha cambiado la vida. “Ahora salgo sola, sin tener que quedar con nadie porque sé que me las voy a encontrar aquí o tomando café…”, cuenta. Además, desempeñan una labor social, ya que los meses de junio exponen y venden todo lo elaborado desde el mes de septiembre. El dinero recaudado lo destinan a diferentes ONG que ayudan a personas con necesidad. 

Las primeras asociaciones de este tipo surgieron en 1959, por un grupo de mujeres viudas, al considerarse desamparadas por las administraciones y la sociedad. En la actualidad este movimiento reúne a más de 20.000 mujeres en 300 asociaciones y grupos. La asociación de viudas Nuestra Señora de La Merced de Jerez forma parte a su vez de la Confederación de Asociaciones de Viudas, Confav. Valentín no desaprovecha la oportunidad de destacar el esfuerzo de estas asociaciones en pro de los derechos de las viudas. Entre otras demandas de mejoras, la Confav reivindica que la pensión mínima de viudedad se equipare realmente al salario mínimo interprofesional. Todo con el fin de resistir, de vivir dignamente.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído