Chelsea Anthon es la joven australiana, de sangre española, que crea la International Sherry Week, que concentra más de 1.000 eventos al día en torno a los vinos del Marco en 27 países durante una sola semana.

Chelsea Anthon cumplió su sueño hace cuatro años. Tampoco era de esos deseos inalcanzables u ostentosos. No. Pero quizás era difícil que una chica del continente más pequeño consiguiera vivir en España. Chelsea nace en Sidney en el año 75, de madre australiana y de padre gallego, “aunque no me enseñó ninguna palabra”, dice. Recuerda con cariño la imagen de su padre, cuenta que le prometió que la llevaría a España para conocer su gastronomía, las rías baixas, el olor del mar Atlántico… No obstante, la promesa se trunca cuando fallece en 1996 a causa de un accidente laboral. “En aquel momento cogí su cuerpo y lo llevé a Galicia. De alguna manera ambos fuimos a España y por fin conseguí pisar una tierra que tanto me atraía”.

Expresa en incontables ocasiones su amor por la Península Ibérica y destaca su sueño, un deseo irrefrenable de vivir en la tierra de su padre. Finalmente lo consiguen ella y su pareja Michael Stratton, también australiano, cuando se mudan desde Estocolmo a Vejer en 2012. En esa pequeña localidad gaditana es donde comienza a gestarse el concepto de la International Sherry Week. “El clima de Suecia no va conmigo. No sabía en qué provincia instalarme exactamente, pero el sur es lo más parecido al clima de Australia y decidimos quedarnos en Cádiz”, manifiesta Chelsea.

“Era una bomba en mi boca, y me dije ¿por qué nadie me presentó un vino de Jerez de verdad?”

Relata que tres meses después de formalizar su residencia, le invitan a probar un jerez. Confiesa que en un principio declina la oferta: “No, no me gusta el vino de Jerez, son dulces”, declaró en aquel momento. Sin embargo, días después prueba un fino acompañado de una tapa de queso payoyo con anchoa y su pensamiento cambia radicalmente. “Era una bomba en mi boca, y me dije ¿por qué nadie me presentó un vino de Jerez de verdad?”. Comparte que cuando estaba en Sidney siempre buscó referencias españolas, restaurantes, sitios con luz y un ambiente que le llevase en su imaginación a España. “Es mi cuerpo, es la conexión con mi padre”. Y admite que nadie le había presentado nunca un jerez de verdad. Ella tenía en su mente una etiqueta de los vinos del Marco. Lo relacionaba con el dulce, y se le escapaba el dato de que hay una gran variedad de colores y sabores.Chelsea y Michael trabajan en el mismo sector, ambos se mueven en el mundo del marketing, del diseño gráfico y de las redes sociales. Una vez que satisface su deseo de vivir en España, busca trabajo en lo que ahora construye como su pasión: los vinos de Jerez. Chelsea se enamora de la manzanilla, del brandy y del amontillado, nombre con el que bautiza a su perro Monti. No obstante, detecta un problema en los vinos del Marco. No se trata de su elaboración, de su embotellado… no tiene que ver con el caldo, sino con la manera de vender el producto. Ante la ausencia de una marca bien exprimida y de la poca o mala prensa del jerez, esta joven australiana consigue crear un proyecto que actualmente mueve más de 1.000 eventos al día en 27 países de todos los continentes, se trata de la International Sherry Week.

“Tenemos que recuperar la fama del jerez a través del mundo digital”, expresa Chelsea, la visionaria que ha puesto los vinos del Marco en numerosos restaurantes internacionales gracias a la idea que tuvo en 2014. Su propósito era dar a conocer mundialmente la gran variedad de jereces y eliminar el concepto que se había extendido de que el vino de la comarca era un de vino dulce. “La idea es dar visibilidad a las bodegas, organizar catas simultáneas en distintos puntos del mundo para que la gente deguste lo que es un jerez, ya sea maridado o simplemente a través de una cátedra durante una semana”. Del 7 al 13 de noviembre en Japón, cientos de venenciadores organizan demostraciones para dar a probar palo cortado, en Estados Unidos sirven ostras maridadas con manzanilla, en Jerez y en Bélgica hacen una cata virtual a cargo de sumilleres… Así, hasta más de 1.000 citas en el que el jerez es el protagonista.

El primer año lo realizan en junio. La semana de este certamen va variando, no está anclado a una fecha fija, por lo que los seguidores tienen que estar atentos a la web y sus novedades. La estacionalidad influye muchísimo a la hora de tomar vino en determinados países, ya que como Chelsea cuenta, en junio de 2014 los rusos orquestaron más de 600 eventos a lo largo de la semana. Sin embargo, en esta edición solo hacen siete. En Inglaterra ocurre lo mismo pero al contrario, este año reúnen un mayor número de eventos. El tiempo, el clima, favorece o dificulta la degustación de estos vinos.

Al principio está ella sola con su marido, pero su propuesta tiene tanto éxito en el primer año, que en 2015 le da la campaña al Consejo Regulador con vistas a abarcar todas las bodegas del Marco. A día de hoy no solo dirigen la International Sherry Week, sino que también coordinan la web del Consejo y las redes sociales de la marca Cardenal Mendoza. Y desde entonces cuentan con la jerezana Ana Pérez, una joven de 26 años que se deja seducir por una buena copa de jerez desde pequeña. “Antes de que nosotros empezáramos solo había cuatro o cinco cuentas de marcas de vino en las redes sociales, ahora hay más de 100”, expresa Chelsea. "Es una locura que Jerez no esté llena siempre. Aquí la comida es impresionante, es todo muy fresco", añade mientras suelta un suspiro enrabietado.

Esta joven australiana, pero española de corazón, cumplió un sueño y está viviendo uno. Cuenta que para ella es una verdadera satisfacción ver la cartelería que crean los negocios que participan en la International Sherry Week. No para de sonarle el móvil. Se va aproximando la fecha que abre un gran abanico de nuevas experiencias en las que el jerez es el actor principal, y hay nuevos establecimientos que quieren subirse al evento mundial: Israel, Sudáfrica, Chile, Lituania, República Checa, Brasil, Suiza… En todos estos países hay más de un sherry lover que expresa su pasión a través de Twitter. "En la edición de 2015 llegamos a tener más de 7.000 publicaciones en las redes sociales", asegura Chelsea entusiasmada. La idea que tuvo hace tres años, hoy crece exponencialmente gracias a internet. "Lo que queremos es ayudar a que las firmas de la Comarca mejoren su imagen. Al principio les costó abrirse, pero ahora se prestan a hacer todo tipo de eventos para darse a conocer", concluye.

Sobre el autor:

Claudia González Romero

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído