podemos_elio_antonio_28octubre_18
podemos_elio_antonio_28octubre_18

Teresa Rodríguez, Diego Cañamero, José María González 'Kichi' y Rafael Mayoral, miembros de Podemos, visitan la ciudad como parte de la 'ruta del cambio' de la formación. Los participantes en el acto apelan al "cambio" que según ellos deben deparar las urnas el próximo 20 de diciembre.

El lugar elegido no es nuevo. De hecho, en el CEIP Elio Antonio de Nebrija tuvo lugar la presentación oficial en la ciudad y se han celebrado muchas asambleas de la formación. Por eso Podemos ha vuelto a elegir este centro para acoger a varios pesos pesados del partido a nivel andaluz como parte de la tercera etapa de la ruta del cambio iniciada como preámbulo de la campaña de las generales.

Apenas se cabía en el salón de actos. Mucha gente de pie y otros tantos, en el gimnasio, sin apenas ver nada. Pero escuchando. Lo que decían los invitados. Como anfitrión, Santiago Sánchez, secretario general de Podemos Jerez. También el mítico sindicalista Diego Cañamero; el alcalde de Cádiz, José María González Kichi; el secretario del consejo ciudadano nacional, Rafael Mayoral; y la secretaria general andaluza, Teresa Rodríguez.

“Necesitamos que el pueblo tome las riendas”, dice un enérgico Cañamero. Prácticamente cada frase suya arranca los entusiastas aplausos de los presentes. El sindicalista llama a “rebelarse en las urnas” para, por ejemplo, “poner a la tierra en manos de las personas”. “Podemos es distinto a los demás”, insiste. Y pide que se luche para que “Andalucía no siga siendo la Cenicienta del Estado español”.

Gritos de “sí se puede” lo despiden para dar paso a Rafael Mayoral, que lo define como “un gigante”. Es una de las bazas con las que cuenta Podemos para convencer al electorado andaluz y lo venden bien. Luego, en su discurso, Mayoral apela a los sentimientos. Alegría, ilusión, esperanza y coraje. Eso deben tener los simpatizantes –y espera que votantes– de Podemos. “Nuestro morado tiene que acabar con el miedo”, dice. Y apela al cambio, como el resto de participantes. “No vamos a olvidar lo que han hecho”, sigue Mayoral, que apunta que los 36.000 millones usados por el Gobierno para rescatar a los bancos son solo “una gota del mar del saqueo en el que hemos vivido”. Para Ciudadanos también tiene recados. Los llama “chicos con cara de vendedores de preferentes” y cree que es “el partido de la impunidad” y ellos “el de la justicia”.

“Hola Jerez, es un orgullo para mí volver a La Granja, al Nebrija, pero ahora vuelvo distinto, vuelvo como alcalde de Cádiz”. José María González comienza así su intervención para dirigirse a "compañeros, no a público comprado con un bocadillo”. Kichi, como se le conoce, saca pecho y asegura que Podemos “ha obligado a cambiar el paso al gobierno xenófobo de Rajoy” en lo que respecta a la acogida de refugiados y llama a “asaltar” las instituciones para “no rescatar nunca más a los bancos”. “El reto es difícil pero inevitable”, dice, y susurra: “Que me lo digan a mí…”

“Somos lo que hacemos”, repite varias veces, y en la última remata: “Y hacemos cuanto podemos”. Kichi también vende su gestión en el tiempo que lleva en la Alcaldía: “En Cádiz ya ningún niño pasa hambre; la televisión local ya no es más maquinaria de propaganda; el Ayuntamiento lució esplendoroso en el Palillero, rindiendo cuentas a sus vecinos”. “Porque nosotros estamos haciendo historia ellos ya son historia”.

La última en intervenir, Teresa Rodríguez, es la que menos tarda en meterse al público en el bolsillo. Comienza teniendo palabras de apoyo para el pueblo saharaui –“está cerca del corazón del pueblo andaluz”, dice–, para los que luchan por la apertura del edificio de Radioterapia en la ciudad y para los monitores de educación especial. Luego, los halagos a Cañamero: “Estoy orgullosa de tenerlo como amigo; no he visto a ningún sindicalista con callos en las manos”. Rodríguez dirige sus dardos hacia Ciudadanos, por su labor en el Parlamento andaluz, y hacia el PSOE, por su pasado frente al Gobierno de España. El objetivo, en parte, ha dejado de ser el PP. Ahora quieren desgastar a los socialistas, más cercanos a Podemos en las encuestas en la lucha por el segundo o tercer puesto en las generales. Ella también apela a los sentimientos: Ánimo, razón, ética y alegría. Y apunta: “Nuestro principal enemigo es el desánimo”.

Al terminar, Santiago Sánchez saca la bandera de Andalucía y suena el himno de la comunidad. Puños en alto para corear la letra. "No hacía tiempo que escuchaba esto...”, dice uno de los asistentes. En la puerta, una señora comenta que el acto "ha estado bien". Su hija le contesta: "Teresa me ha gustado más esta vez". También estuvo en la campaña de las andaluzas en la ciudad. Se van discutiendo hasta el coche sobre quien ha destacado más. Cuestión de gustos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído